Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

miércoles, 24 de septiembre de 2014

DEROGUEMOS LA LEY DEL SISTEMA PRIVADO DE PENSIONES

Comparto con ustedes un artículo de Blog del Diario Gestión que acabo de leer, hoy 24 de setiembre de 2014 y les adjunto mi comentario. El autor, es el señor Luís Ramirez y el Blog se llama "Smart Money".


"

Unas cuantas verdades…

A raíz del artículo anterior pude notar que muchos la tiene clara, es decir, casi todos coincidieron en la importancia de ahorrar e invertir para la vejez. Entonces me preguntaba yo, porque tanto alboroto con la ley de retención para los independientes. No sé, tal vez lo que no gustó fue la forma y no el fondo. No voy a buscar explicaciones políticas pues no es lo mío, pero si deseo darles algún alcance desde el punto de vista de las Finanzas Personales, que sí es lo mío, y en el camino aclarar dudas y aterrizar algunas ideas.
Primero dividamos la vida de las personas en tres etapas, la primera de “Crecimiento y Educación” que abarcaría hasta los 24 años en promedio, la segunda etapa corresponde a la del “Trabajo y Acumulación” que correría hasta los 65 años, a partir de entonces viene la etapa del “Retiro o Jubilación”.
Pregunta sencilla. ¿En qué etapa creen ustedes que empezamos a construir nuestra riqueza? Si su respuesta fue en la etapa del “Trabajo y Acumulación”, se equivocaron. Es en la etapa de “Crecimiento y Educación”, cuando la persona estudia, se prepara, adquiere habilidades y experiencias que más adelante le permitirán trabajar y generar un flujo de sueldos y/o salarios que empezamos a construir nuestra riqueza. El valor actual de todos los flujos de sueldos y/o salarios que recibiremos a lo largo de nuestra vida lo llamamos “Capital Humano” y es la parte mas importante de nuestra riqueza a los 24 años, cuando salimos a la cancha como se dice. A esa edad generalmente no tenemos cuentas de ahorros o depósitos a plazo, no tenemos inversiones en acciones o bonos, no tenemos bienes inmuebles u otro tipo de inversiones. Solo tenemos nuestra habilidad para desempeñarnos en determinados trabajos y generar nuestro ingreso por sueldos.
Y acá está lo importante. El capital humano decrecerá en el tiempo simplemente porque cada año que pasa mientras nos acercamos a la jubilación, es un año menos de sueldos por recibir. Pero si durante la etapa de “Trabajo y Acumulación”, nosotros tenemos la prudencia de ahorrar parte del sueldo que podemos generar e invertirlo adecuadamente, poco a poco iremos construyendo el otro componente de nuestra riqueza, me refiero al “Capital Financiero”. Este Capital Financiero es el que nos permitirá vivir una jubilación decente. Se dan cuenta que mientras el capital humano va decreciendo, el capital financiero DEBERIA ir creciendo. Claro esto solo sucederá si hacemos lo correcto: ahorrar parte del sueldo, e INVIERTIRLO!
Teniendo claro la base conceptual que creo subyace la norma, me gustaría abordar los temas relacionados a la misma a partir de los comentarios que muy gentilmente hicieron al post anterior. En primer lugar se dio una serie de calificativos a la ley pues de golpe “recortaba” parte del ingreso disponible de los independientes. Para este punto voy a limitarme a quienes solamente perciben renta como independientes, y no otro tipo de rentas. Tal vez una de las críticas que se puede hacer a la norma es que no contempló dicha posibilidad y trataba a todos por igual, pero ese es otro tema. Quiero pensar que la retención buscaba generar de manera forzosa el hábito de ahorrar, resulta que no todos lo tienen. Tal vez voy a chocar con muchos, pero como yo lo veo, para ahorrar no se necesita ganar mucho, se necesita saber gastar. El que no sabe gastar nunca ahorrará, no importa cuánto gane, pues mientras más gane, mas gastará.
También se ha dicho, y creo que muchos ya se dieron cuenta, que la pensión que les proveerá el Fondo Previsional que vienen acumulando a través del “ahorro forzoso” será insuficiente al momento de la jubilación. Por ello es necesario ahorrar y formar un patrimonio complementario, el cual debe invertirse adecuadamente. Este es el punto central, como invertimos nuestros ahorros “adecuadamente”.
Vamos por partes, para invertir adecuadamente debemos tener claro el objetivo que perseguimos. En el caso que nos ocupa hoy, se trata de hacer que nuestro patrimonio crezca a lo largo de todos los años que abarca la etapa de “Trabajo y Acumulación”. Para ello debemos entender que el capital crecerá a partir de dos componentes: la renta (intereses) y la ganancia de capital (diferencial entre precio de compra y venta de las inversiones).
Los Depósitos a Plazo que han sido propuestos en algunos comentarios como una alternativa de inversión, solamente generan renta. El capital crecerá a partir de la capitalización de los intereses ganados, pero al ser una alternativa de bajo riesgo, el rendimiento (tasa de interés) también será bajo y el crecimiento del capital será modesto. No se confundan, una cosa es ahorrar (Depósitos a plazo) y otra cosa es invertir. En el marco de la gestión de inversiones, el ahorro provee liquidez y preservación, la inversión genera crecimiento y acumulación. Es verdad que quien invierte asume mayor riesgo, pero también es verdad que debido a ello puede esperar un mayor retorno. Lo que si les recomiendo es que no asuman riesgos innecesarios, lo cual hacen cuando se lanzan a hacer cosas para las que no están preparados o formados, o sea gestionar ustedes mismos sus inversiones sin la debida preparación (estudios) o asesoría. Y solo para que quede claro, un Ejecutivo Comercial no es un asesor, es un trabajador que busca vender un producto.
Otro punto para mencionar. Por algunos comentarios que he leído me parece que se desnaturaliza el concepto del Fondo Previsional. A algunos les incomoda no poder disponer de dicho Fondo en caso de emergencias médicas, u otras necesidades que pudieran surgir. Señores, para una emergencia médica inviertan en un seguro médico, un seguro de invalidez, seguro de vida, etc. Para fines de educación pueden constituir un fondo específico para tal fin, y tal vez sería interesante contar con un fondo para contingencias que cubra imprevistos menores. Pero el fondo previsional es para su retiro, si lo gastan ahora para cubrir “emergencias varias” no tendrán fondo de jubilación. Deben empezar a gestionar sus riesgos personales sin distraer recursos que tienen otros fines.
También observo un descontento casi unánime sobre la gestión de las AFP´s. Se quejan del cobro de comisiones, de los retornos, en fin de todo. Primero quiero aclarar que yo no estoy acá para defender a las AFP’s, no trabajo en AFP, no soy socio de AFP alguna, en general no tengo vínculo alguno con estas empresas, así que creo que puedo intentar ser objetivo en mis comentarios. Con relación al tema de las comisiones, mi punto es que estas empresas brindan un servicio (administran su fondo previsional) por el cual lógicamente deben cobrar. Puedo estar de acuerdo con ustedes en que algunos criterios con relación al cobro se pueden mejorar. Por ejemplo, se podría implementar lo que en la industria de administración de patrimonios se conoce como “comisión de éxito”. Entonces la comisión total vigente se podría desdoblar en un porcentaje fijo que siempre se cobre (hay que cubrir costos fijos), y una parte variable que se cobraría si y solo si se hace una buena gestión de inversiones, entendiendo como buena gestión ganar mas que el mercado (benchmark), o perder menos que el mercado en caso éste sea adverso. Bajo este esquema el cobro de la comisión se relativiza a la calidad de la gestión, pero noten que aún bajo esta modalidad, el cobro no estaría condicionado a un resultado positivo. Seamos claros, tampoco se puede hacer magia, si el mercado cae 50%, es muy probable que el Fondo se vea afectado. Lo que el gestor de portafolio buscará en este caso será perder menos que el mercado, y si limitó la pérdida a solo 35% por ejemplo, ya lo logró y protegió el patrimonio de una pérdida mayor, y ese esfuerzo merece una retribución. Acaso cuando a un médico se le muere el paciente deja de cobrar, mas allá del resultado hubo un esfuerzo por salvar la vida del enfermo, pero tampoco es Dios, y ese esfuerzo hay que remunerarlo. Los apoyo en exigir un cobro justo, pero dejemos la criollada atrás y acostumbrémonos a pagar por los servicios que consumimos.
También tenemos que ser consecuentes con relación a los retornos. Solo para exponer mi punto voy a referirme a uno de los tipos de activos en que están invertidos los Fondos Previsionales. Las acciones en la BVL han perdido poco más de 23% en 2013 (medido por el IGBVL). En el mismo año el S&P500 de EEUU rentó aproximadamente +29%, el STOXX600 de la zona Euro ganó +17.4%, y ya ni les digo cuanto ganó el Nikkei de Japón porque se van de espaldas. Que interesante hubiera sido tener mas grados de libertad para una diversificación global, no les parece. La diversificación global no solo facilita una asignación del capital mas eficiente en los mercados y activos donde las perspectivas se ven mejor, también ayuda en las gestión de riesgos al evitar concentraciones peligrosas.
Sería bueno que todos tengamos claro que invertir supone riesgos. Siendo así, no pretendan que las AFP’s les garanticen retornos mínimos, eso no se puede hacer, y en serio me parece que una exigencia de ese tipo solo demuestra un desconocimiento total del mercado. El gestor de portafolios solamente puede ofrecer hacer su mejor esfuerzo, y los resultados de dicho esfuerzo estarán restringidos por las condiciones que le imponen. Si lo limitan a un mercado ilíquido, poco profundo, estructuralmente concentrado, y con poca oferta de instrumentos, tal vez el malestar y las quejas están mal direccionadas, no creen.
Ya para terminar. Si no les gusta la AFP en la que esta su Fondo Previsional, siempre pueden pasar su cuenta a otra en la que las ustedes vean mejores resultados o en la que consideren que el tratamiento de costos y comisiones es mejor, el mercado es libre y la competencia es sana. Con relación a la norma, tal vez lo que no gustó fue la obligación de asignar ese ahorro forzoso a las AFP’s, lo supongo por el grado de insatisfacción que percibo. Bueno, la norma supuestamente será derogada, pero independientemente de ello, hagan el esfuerzo por ir formando un patrimonio paralelo, y procuren darle a este patrimonio un tratamiento profesional, ya sea que lo inviertan en el Fondo no Previsional de la AFP, en Fondos Mutuos, en acciones o bonos directamente, en inmuebles o en el activo que sea, pero insisto, háganlo y sobre todo sean muy disciplinados. Es su futuro, y con eso no se juega.
MI COMENTARIO
"verdades", el autor parte, en mi concepto de un error, "verdades" y no una, varias, de suerte que, opinar resultaría ocioso; más allá de este hecho, enfoca el problema del ahorro "para la vejez" de manera didáctica, reflexionando sobre las diversas etapas de la vida y concluye, para continuar su análisis  y no me cabe duda alguna, que el futuro de las personas comienza en nuestra preparación para enfrentar los retos que la vida nos irá imponiendo mientras, claro está, tengamos vida. Sin embargo, incurre en un grave error al centrar sus ideas en la "realidad peruana", perdonen que sea específico, pues, da por sentada que la educación es igual para todos y que gozamos de las mismas oportunidades, ello es absolutamente falso en un País tan desigual como el nuestro, por tanto, sin educación por lo menos de calidad sólo le queda a una inmensa mayoría de peruanos, ingresar al raquítico mercado laboral, asediado por una masa de gente no calificada y aun siéndolo, la competencia es tan cruel que  resulta indispensable para sobrevivir, cobrar cada vez menos por el servicio requerido, so pena de perderlo pues, en la puerta de entrada de la empresa o industria hay muchos que trabajarían por un sueldo menor.

En consecuencia, si sólo se gana para sobrevivir la capacidad de ahorro es nula, ahora, el bloguero dejó claramente establecido que, su preocupación eran "los independientes" y estos, en principio, cobijan los mismos problemas, es decir falta de educación, pero les sobra la viveza aprehendida en la lucha por sobrevivir, y es posible que sus ingresos superen en mucho a los de un trabajador formal y asalariado, mas siempre  estará lamentándose de su pauperrima condición (en muchos casos tienen casas de material noble y de más de un piso) y usa para su provecho la filosofía del pobrecito, pretenden que todo se lo den gratis, estas personas NO les interesa ahorrar, -tal como lo expone el autor del artículo-, compran bienes que, en buen romance son una forma de ahorro y que en último estado, recomienda la nota.

También escribe el bloger que el no tiene ninguna relación con las AFP y que por ello puede opinar con toda libertad, sin encasillamientos, bueno debo dudar de esa declaración, ¿por qué?, veamos:

Recomienda que nos asesoremos para invertir, cuestión que el sabe es una falacia, que no podemos exigir nos aseguren una rentabilidad mínima porque las inversiones implican riesgo, sin embargo la Ley exige tal aseguramiento, pero a las AFP les importa un conejo lo que la norma ordene, a mayor riesgo el retorno es mayor, una simple y contundente relación lógica, PERO NO ES CIERTA si la pretendemos aplicar a los que menos tienen, peor aún si los ahorros son en cuenta gotas y podrían desaparecer de un plumazo, es más, no es consultado cuando y como se invierte su dinero, este bloger piensa que deben liberalizarse todas las trabas y que las AFP puedan invertir en el exterior sin ninguna restricción, pero no dice, por ejemplo, que las AFP no han incorporado en su Directorio a un representante de los clientes y si el Mercado entra en crisis y se pierde por la misma que pena, pierde el cliente y además, debe pagar porqué la AFP hizo su mejor esfuerzo, poniendo de ejemplo -una gran pendejada.- al paciente que muere a pesar de los esfuerzos por salvarle la vida, de todas maneras hay que pagar los honorarios al galeno.

No importa, amigos lo que escriban los defensores de los "mercaderes de la miseria" (léase AFPs), sus argumentos hacen agua por todos los lados.

¡¡DEROGUEMOS LA LEY DEL SISTEMA PRIVADO DE PENSIONES!!.



No hay comentarios: