Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

Acerca de mí


En esta nueva experiencia de publicación en un blog (la primera fue un intento fallido) deseo contribuir a la difusión del Nuevo Código Procesal Penal Peruano, cuento para ello con 25 años de ejercicio activo en mi profesión, enriquecida en las diferentes áreas del Derecho, la "prima donna" de mi época universitara, fue la inquietud que en mí despertó el Derecho Penal, sin embargo, con el correr del tiempo me desilusionó.

El hacinamiento, la corrupción, el sub mundo en el que sobreviven los internos, dejaron en mí una profunda huella que ni el paso de los años, supremo hacedor del olvido, lograron borrar.

Durante mi ejercicio profesional he debido asumir la defensa de mucho casos penales que, como todo en la vida, se tiñeron de victorias o derrotas.

El novísimo Código Procesal, sin vigencia todavía en algunas Regiones y en la Capital, merece ser difundido mas, nada se avanzaría, independientemente de los aciertos o desaciertos de este instrumento procesal, si la población no se interesa en conocerlo y, para ello, es indispensable la motivación a la lectura. El ciudadano tiene el deber de informarse y una lectura ágil no obstante su extensión aporta un grano de arena a ese objetivo.

Saludo, desde estas líneas el esfuerzo del legislador y debo, como hombre de Derecho, confiar en sus operadores, en especial de los Fiscales, sobre ellos recae la enorme responsabilidad de decidir objetivamente el destino de un ser humano que puede o no ser autor del delito que se le imputa; adicionalmente en los Jueces que en las diversas etapas del proceso deberán conocer y aplicar sus preceptos, recordándoles que su ministerio no es simplemente cumplir la norma, son principalmente creadores del Derecho, pensar lo contrario equivaldría a etiquetarlos como autómatas y nunca sería más cierta, la defensa oral del  Abogado Rumano Viktor Stanciou quien en un formidable alegato ante la Corte Suprema de Bruselas le dijo a los jueces (estas son mis palabras, obviamente) -Son tantos los delincuentes que se presentan ante ustedes que ya se perdió contacto con el ser humano, es como asistir al Circo para ver a los payasos sin preguntarnos si ese hombre que nos hace reir tiene problemas del índole que sea, por lo tanto, presentar una fotografía del acusado cumpliría los mismos fines de esta vista-.

Finalmente el Abogado Stanciou reiteró que los abogados somos colaboradores de la justicia, nada nos separa todo nos une.