Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Deroguemos la Ley de creación del Sistema Privado de Pensiones


He tenido la oportunidad, gracias a la lectura de un enlace, ubicar el comentario que a continuación comparto con todos ustedes amigos; lo pueden encontrar en la siguiente dirección de Internet:
http://www.lampadia.com/economia/cuidado-no-destruyamos-las-afp-mejoremos-el-sistema

Cuidado, no destruyamos las AFP, mejoremos el Sistema

Un reciente debate en redes sociales entre el reconocido economista y catedrático de la Universidad de Columbia, Xavier Sala í Martín (XSM) y el periodista encargado de la sección catalana de El País de España, Oriol Güell, nos permite:
- Entender mejor la naturaleza de los sistemas de seguridad social de reparto o solidaria, en la que se basan los esquemas pensionarios estatales, tal y como funciona el sistema público en el Perú (ONP).
- Enriquecer el debate sobre el tema de las pensiones y promover la participación de los afiliados al sistema y de la ciudadanía en general. Hay que ilustrar a la población a qué se enfrentan, especialmente a los más jóvenes, y analizar el tema con seriedad y sin facilismos populistas.
- Dejar en evidencia la pobreza de la argumentación de la izquierda tradicional, sus prejuicios, la carga de su ideología y el escaso compromiso con la realidad.

Lampadia contribuirá al debate sobre el sistema pensionario porque considera que es un tema crucial para el presente y futuro de los peruanos. En especial, ahora que en el Congreso se discuten varios proyectos de Ley para modificar el Sistema Privado de Pensiones (AFPs).

Líneas abajo, Lampadia traduce, compendia, resume y adapta lo más significativo del debate entre Xavier Sala i Martín y Oriol Güell:
Oriol Güell ha escrito un tweet irritado por una afirmación mía que aparece en el tráiler de la nueva película de Isona Passola. En esta frase digo que en la actual seguridad social española, las pensiones de los jubilados no se pagan con los ahorros que los contribuyentes hicieron cuando eran jóvenes, sino con las contribuciones que hoy hacen los más jóvenes. Es decir, que en el sistema de reparto como el que hay en España [como en la ONP en el Perú], las pensiones de una generación se pagan con las contribuciones de la siguiente generación, y los de la siguiente generación se pagan con las de la siguiente y así hasta el infinito.
Tras escuchar esta afirmación, Güell ha buscado un videoblog mío donde hablo de los negocios piramidales (o esquemas Ponzi, por el nombre del estafador italiano que los hizo famosos a principios del siglo XX: Carlo Ponzi. [El caso más notorio de aplicación de este sistema fraudulento en el Perú fue el de CLAE]). Los negocios piramidales consisten en pagar a los primeros inversores del negocio con el dinero que aporta la segunda ronda de inversores y éstos, a su vez, son pagados con el dinero de la tercera ronda y así sucesivamente hasta el infinito. Al final del videoblog, digo que la seguridad social hecha por el Estado, es un sistema piramidal, porque tiene exactamente esta característica: cada ronda de pensiones es pagada con el dinero de la siguiente ronda. Nunca me refiero a la seguridad social como una "estafa". Esto no impidió que Oriol Güell (que como periodista tiene un compromiso con la verdad) haya twitteado varias veces que yo digo que la seguridad social es una estafa piramidal y sugiere que es una vergüenza que este tipo de afirmaciones se hagan a una película del Isona Passola "sin que haya el contrapunto de un economista comunista” (¡Sic!).
En lugar de debatir por qué [la seguridad social española] no es un esquema piramidal o esquema Ponzi, Oriol Güell se dedica a descalificarme histéricamente. También me acusa de defender sistemas de seguridad social privados y de capitalización [tipo AFPs].
Finalmente, Oriol me hace un reto: que encuentre dos catedráticos "que no estén untados" [pagados] que digan que el sistema de seguridad social es una estafa piramidal.
“Yo no he utilizado la palabra estafa piramidal para describir la seguridad social y que en la película de la Isona Passola NO HABLO de negocios piramidales ni nada por el estilo. Es cierto que en el videoblog (no en la película) utilizo la expresión ´negocio piramidal´ o ´esquema piramidal´ o ´esquema Ponzi´. ¡Pero no digo nunca que la Seguridad Social sea una estafa! He utilizado esta expresión porque eso es exactamente lo que es un ´esquema Ponzi´: se paga a unos con el dinero de los demás y se paga a los otros con el dinero de terceros. Esto es lo que son los esquemas Ponzi y la seguridad social. Y si no lo es, estaría bien que Oriol Güell nos lo explicara. Es más, he dicho (lo digo al vídeoblog y lo he dicho en otros lugares) que como la seguridad social necesita de las nuevas generaciones para pagar las anteriores, en situaciones de generaciones pequeñas acabará pasando lo mismo que ocurre con las estafas piramidales: que la última generación NO recupera el dinero que aportó”.
Citaré a dos catedráticos. Ya sé que Oriol Guell dirá que son neocons untados por las multinacionales y que tienen intereses. La gente de izquierda que no tiene argumentos siempre dice que los que no están de acuerdo con ellos están "untados". Ellos hablan desde una supuesta superioridad moral y quien no está de acuerdo con ellos es un inmoral, insolidario y cobra de lobbies multinacionales. Ellos nunca están “untados”. Por ejemplo, él no está untado por el grupo mediático que le paga el salario. ¡No! Él es puro e intelectualmente neutral. ¡Son los demás los que cobran por escribir! Pero aunque ya sé que los dos ejemplos que le daré son untados e indignos, se los daré igualmente.
El primero es el del padre intelectual de las teorías de generaciones solapadas (modelo que se utiliza para estudiar la seguridad social desde el 1958) y premio Nobel de Economía Paul Samuelson en un artículo de [la revista] Newsweek de 1967.
“La belleza de la seguridad social es que no tiene fundamentos actuariales. Todos los que llegan a la edad de jubilación reciben beneficios que exceden largamente lo que han contribuido – exceden sus contribuciones en más de diez veces (o cinco veces, contando los pagos del empleador). ¿Cómo es posible? Viene del hecho que el producto nacional crece a una tasa de interés compuesto y puede esperarse que lo haga más allá de lo que ve el ojo. Siempre hay más jóvenes que viejos en una población creciente. Más importante, con el ingreso real creciendo hasta 3% al año, la base imponible sobre la cual se cargan los beneficios siempre será mayor que los impuestos que pagó históricamente la generación ya jubilada. …Una nación creciente es el esquema Ponzi más grande jamás diseñado”
Resumiendo, Paul Samuelson dice que, gracias a que la población aumenta y la renta per cápita crece, cada generación tiene más dinero que la anterior y esto convierte a la seguridad social en el "sistema Ponzi más grande jamás concebido". Lo que Samuelson no sabía en 1967 es que la población estaba a punto de empezar a decrecer y que las tasas de crecimiento del 3% estaban a punto de desaparecer para siempre. Y eso acabaría, dando los problemas de los que hablo al final de mi videoblog.
La segunda cita es de otro “neocon radical ultraliberal salvaje” (no se olvide nunca esto de salvaje), de extrema derecha y seguramente untado por el Tea Party y alguna multinacional de los seguros privados, aunque también tiene el premio Nobel. Se llama Paul Krugman quien [publicó] en el Boston Review de 1996:
“La Seguridad Social está estructurada desde el punto de vista de los beneficiarios como si fuera un plan de jubilación ordinario: lo que sacas depende de lo que pones. Así no parece un esquema redistribucionista. En la práctica ha resultado ser fuertemente redistribucionista, pero solo por su aspecto de juego Ponzi, en el que cada generación saca más de lo que puso. Bueno, el juego Ponzi pronto se acabará gracias a cambios demográficos, de tal forma que el beneficiario típico solo recibirá, de hoy en adelante, tanto como lo que haya puesto (y los jóvenes de hoy en día puede que reciban menos de lo que contribuyeron)”.
Naturalmente, cuando digo que Samuelson y Krugman son “neocons ultraliberales de extrema derecha” es sarcasmo: todo el mundo sabe que son los economistas más de izquierda de los Estados Unidos. Sin embargo, esto no les impide reconocer que, tal y como está montada la seguridad social, parece un esquema piramidal o Ponzi.
La conclusión a la que llegan tanto Samuelson como Krugman (y a la que llego yo también) es que cuando la demografía no acompaña, este esquema de pagar a cada generación con el dinero de la siguiente, la seguridad social puede terminar colapsando en el sentido de que habrá generaciones que cobrarán menos de lo que aportaron al sistema. ¡Al igual que la última ronda de inversores de un negocio piramidal! Cuando vienen generaciones pequeñas con pocos contribuyentes que deben pagar pensiones a generaciones enormes que ya se han jubilado.
Si [Oriol] quiere, puedo citar otros premios Nobel: Milton Friedman, Bob Lucas o incluso el último, Bob Shiller, que se han referido a la seguridad social en términos de equema Ponzi o esquema piramidal. Si tiene que haber una discusión, debe ser seria. Las discusiones intelectuales me interesan todas. Las peleas de bar no me interesan lo más mínimo.
Como señala, el economista catalán Albert Bertran, en su Facebook, sobre esta polémica: “Oriol Güell es una muestra de porque no lograremos nunca que España sea como Dinamarca, Suecia o Finlandia. Porque en lugar de preocuparles [a la izquierda] la productividad, la eficiencia y la competitividad, lo único que les preocupa, es si los servicios los presta el sector privado o el público. A diferencia de los liberales, [a los] que sólo nos preocupa la productividad, la eficiencia y la competitividad y no nos importa que sean prestados por el sector público si los presta más eficientemente que el privado. A ellos sólo les preocupa que sean prestados por el sector público, aunque supongan unos servicios más caros para los contribuyentes y de menor calidad para los usuarios. Y además utilizan malas artes para defender sus objetivos, como decir que lo hacemos para favorecer determinados intereses económicos, cuando es mentira. A nosotros, como los daneses, suecos o finlandeses, lo único que nos interesa, es que los ciudadanos puedan disponer de servicios públicos de más calidad y a costos inferiores”.
Bertran termina su comentario con la siguiente afirmación. “Nota: en Suecia se está privatizando la enseñanza y, nadie tiene la mente tan retorcida, como para pensar que se hace para beneficiar intereses económicos privados”. La cita cae como anillo al dedo para el otro debate ideologizado que se vive en país: la reforma de la Ley Universitaria. Lampadia


MI OPINIÓN

Si lo que precisa la nota es cierto, es necesario que los detentadores del "poder" repiensen el Sistema Privado de Pensiones (SPP), pues la aplicación del SPP, está muy lejos de asegurar a los jubilados una pensión digna y probar con ello que, la administración privada de tal servicio es mejor que el Sistema de Reparto utilizado por la ONP.

Debo recordar además que, en España se ha hablado del SPP desde hace por lo menos 20 o 25 años, vaticinando la desaparición del Sistema Nacional de Pensiones (SNP), sin embargo como pueden colegir este goza de una espléndida vida.

Me reafirmo en las ideas que tengo sobre ambos sistemas e incluso la derogatoria del SPP, aumento inmediato de las mismas y la creación de un Banco de Pensiones que pague un interés superior en un punto, por lo menos, sobre la Tasa más alta que paga el Sistema Financiero para los ahorros.

Respecto a la efectividad del Sector Privado, al que alude la nota compartida, me permito extraer un párrafo de un artículo reciente aparecido en El Comercio firmado por el señor Luis Carranza:

"
Finalmente, el presidente Ollanta Humala debería asumir como tarea restablecer la confianza de los agentes económicos. En momentos en que se cuestiona a sus ministros por la gestión de intereses privados, lo cual genera efectos contraproducentes en la relación sector público-sector privado con impacto inmediato en retrasos de inversión privada, el propio presidente debería reunirse con el sector empresarial representado por sus gremios y trabajar una agenda de competitividad para el país. 
Seguir con la confrontación política o querer demostrar fuerza solo llevará a posiciones antagónicas con la oposición en el Congreso y quien perderá en el largo plazo será el país".
Tengan en cuenta que el señor Carranza fue Ministro de Economía en la administración de Alan García Pérez.
No escribe sobre eficiencia sino "devolverles la confianza", ¿que ha querido decir el señor Carranza?,
Sí esta opinión da por sentado que el sector privado es eficiente, bueno, entonces ustedes amigos juzguen lo que le esperará al Perú, a los jóvenes de hoy que serán viejos mañana, porque eficiente en el campo que les da ingentes cantidades de dinero sin mover un músculo y engañando sin piedad, es lo ÚNICO QUE NO TIENE. ¿Que dice el señor Carranza de la estafa que se cernía sobre los independientes, obligados desde agosto de este año a aportar a un Sistema Previsional, y en el caso de las AFP sólo a Habitat?
"Este escenario económico se complica con el escenario político. Por un lado, en el Congreso la oposición se está enfrentando abiertamente al Ejecutivo, derogando una reforma importante".
En principio no la da por sentada y le está pidiendo al Ejecutivo que la OBSERVE, ¿les parece poca cosa?





sábado, 16 de agosto de 2014

Ampliando la idea anterior señor Luís Castilla

A lo expuesto, garantizar una pensión mínima o la devolución de lo aportado cuando el cliente cumple los 65 años, es necesario incorporar dos temas que, no son idea de este Abogado, sin mandato de la Ley, ¿Cuales?, veamos:
 
1) Garantizar una rentabilidad mínima que no sea inferior en ningún caso a un punto por encima de la inflación anual o anualizada, ¿Por qué? , es la única manera que los clientes tengan la seguridad que sus fondos no desaparecerán por efecto de crisis financieras globales o interna.
 
2) Que se nombre ya, los Directores en cada AFP que representen a los clientes, que debe ser obligatoriamente independiente sin vínculo alguna con los dueños de las AFP o cualquiera de sus miembros, tanto ejecutivo como de operación.
 
Si las AFP, como hasta ahora se niegan a realizar estos cambios, TAMPOCO deben tener derecho a solicitarle al gobierno que los autorice a invertir el dinero que ADMINISTRAN en los Mercados globales que por su alta volatilidad, pues si las inversiones no son las adecuadas los únicos que pierden SON LOS DUEÑOS de ese dinero, es decir los clientes. Las AFP dejarán de ganar, pero jamás perderán porque NO es su plata y sus gerentes y colaboradores tampoco dejarán de cobrar.
 
Si tampoco le gusta la idea señor Luís Castilla, existen dos alternativas más:
 
a) Derogar la Ley de creación de las AFP, que el Estado asuma el control total de las inversiones actuales, que de inmediato DUPLIQUE las pensiones en la ONP y ajuste a los nuevos montos a los jubilados de las AFP.
 
Que se cree un Banco de Pensiones, donde cualquier ciudadano podrá aportar libremente NO pudiendo retirar ese dinero BAJO NINGÚN CONCEPTO hasta que cumpla los 65 años, momento en el que puede optar por retirarlo todo o sólo cobrar los intereses dejando el Capital para cuando lo  necesite. Este Banco DEBERÁ pagar como interés Pasivo un punto más que el promedio de la Banca paga para sus cuentas de ahorros, ajustándose el interés cada vez que los bancos lo hagan, salvo que reduzcan los mismos. Naturalmente este Banco velará por las inversiones recibidas de las AFP y propondrá y ejecutará otras.
 
 
b) Que se dicte una ley sencilla para sustituir a la maraña actual, que no se le diga a los potenciales clientes que cuando se jubilen podrán ir de Crucero por el Caribe y cuando se pide que la pensión lo asegure, le dicen, "en efecto no hemos mentido, pero si usted lee la resolución tal de la SBS que modifica la número que a su vez se dictó por mandato del DS tal que modificó el DS cual, reglamento de la Ley tal que modificó la Ley de creación de las AFP o Sistema Privado de Pensiones, lo sentimos pero no tiene usted derecho a lo que le ofrecimos".
 
Amigos, es absolutamente cierto lo que he escrito y entrecomillado, para entender la trampa actual se debe seguir un curso especializado. 

viernes, 15 de agosto de 2014

Propuesta para el señor Luís Castilla sobre el Sistema Privado de Pensiones

Roberto Rosado
Periodista
@RobertoRosado

El ministro de Economía, Luis Castilla, arremetió hoy contra los críticos del Sistema Privado de Pensiones (SPP), retándolos a plantear un esquema previsional que sea mejor que el de las AFP.

“Personalmente no conozco otro sistema sostenible que pueda permitir ahorros para la vejez. Y qué bueno que se dé el debate, porque si hay uno mejor que lo planteen y digan cuál es, pero que sea sostenible”, manifestó el ministro Castilla durante el  IV Seminario Internacional Perú Capital Markets Day 2014, que reunió a ejecutivos del mercado de capitales y de las AFP.

“Quisiera acá públicamente declarar mi apuesta personal por el Sistema Privado de Pensiones, que ha sido tan vapuleado últimamente sin ningún tipo de sustento en mi opinión, respetando a las críticas que se han planteado”, anotó.

Como se recuerda, el economista Richard Webb sostiene que en el país el sistema de AFP ha fracasado en su objetivo principal de asegurar la vejez del trabajador. Además algunos congresistas cuestionan el aporte previsional obligatorio de los trabajadores independientes.

Castilla pidió a los críticos que propongan un sistema previsional sostenible, en el sentido de que “no implique que el Estado una vez más tenga que bancar la vejez de aquellos que no lo tienen, pero hay muchos con capacidad adquisitiva en este país que pueden definitivamente volcar parte de su ahorro pensando en el futuro”.

“Una vez más quiero ratificar que el Sistema Privado de Pensiones es el mejor esquema, que por lo menos hemos encontrado nosotros hace más de 20 años, en lograr sostenibilidad en nuestra seguridad social, en lo referido a la pensión para la vejez”, aseveró.

No obstante, consideró que “obviamente hay mucho que hacer. Tenemos a la ONP, y hay espacio de mejora, pero es un tema de debate hoy en día, y qué bueno que eso suceda, pero que sea un debate propositivo, que piense en la sostenibilidad”.

Tags relacionados

ONP

AFP

Sistema Privado de Pensiones
Oficina de Normalización Previsional (ONP)

Luis Castilla
Luis Miguel Castilla

Muy bien, esta es mi opinión:

Primero.- Estoy convencido que debemos ahorrar para nuestra vejez, el tema es ¿Cómo?, empecemos:

1)      Ahorrar voluntariamente, puede ser, es más, existen estudios que dan cuenta que las familias peruanas tienen un alto índice de ahorro, no estoy en condiciones de afirmar o negar este hecho, no obstante, si realmente fuese cierto ¡Qué bueno!, partiendo de esta capacidad el Estado no tendría que preocuparse por los jóvenes de hoy que serán viejos en no menos de 30 años.
2)      Ahorrar obligados por la Ley, sea en el Sistema Privado o en Sistema Público de Pensiones, en mi opinión es la mejor opción, la cuestión que se deriva de estas alternativas es: ¿Cuál  conviene más?, veamos:

Sistema Público de Pensiones

En la actualidad es indispensable aportar como mínimo 20 años para tener derecho a gozar de una pensión, si se aportan 19 años NO se tiene derecho a una Pensión, mas, esta afirmación no es del todo correcta, ¿por qué?, simplemente porqué los aportes que faltan se pueden completar, lo mismo si se aportan 15 años, la dificultad radica en: a mayor cantidad de años faltantes, el ciudadano deberá retrasar la pensión tantos años como años sin aportes tuviera.

Una vez completado el período mínimo, el Pensionista tendrá derecho, llueva o truene en los Mercados Financieros internacionales o nacionales, a una Pensión que NO será menor en ninguna circunstancia a S/. 415.00 (Cuatrocientos quince y 00/100 Nuevos Soles), pensión que a mi juicio es un atentado a la condición humana y lo que es peor NO se incrementa desde hace TRECE años.

Sin perjuicio de lo anterior, el aportante a este sistema INCREMENTARA por cada año adicional a los aportes de los primeros 20 años, un 4% de su Remuneración de Referencia que se calcula por los aportes, inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de jubilación, en 36, 48 y 60  meses, prefiriéndose, cuando corresponda, el período que más le favorezca, pudiendo alcanzar una Pensión máxima de S/. 857.00 (Ochocientos cincuentisiete y 00/100 Nuevos Soles).

Obviamente, existen otros beneficios, como el de percibir una remuneración mensual más si el pensionista debe ser cuidado por un tercero que se aplica también para sus deudos que estuvieran en la condición de discapacidad.

Sistema Privado de Pensiones

Este sistema ingresa al Mercado Nacional ofreciendo una PENSIÓN DIGNA acompañando en su marketeo, una serie de beneficios producto de sus aportes, como que tendremos oportunidad de descansar en Playas del Caribe y otras que persiguen los mismos objetivos, bastará que nos acerquemos a cualquier AFP para “conocerlos”, entre ellos, puedo citar, la constante declaración de que los aportes son propiedad del aportante. Otra ventaja es que el cliente de las AFP se puede jubilar con cualquier número de años de aportes – como es mi caso- lo que no le dicen a sus clientes es que a menor años de aportes y por tanto menos soles o Dólares en la cuenta individual, la pensión puede ser de S/. 50.00 (Cincuenta y 00/100 Nuevos Soles) o quizás menos.

Tampoco le dicen  a sus clientes que, siendo propietarios, NO pueden ejercer los derechos que la Constitución del Estado establece para la propiedad , esto obviamente entendido al momento de jubilarse, pues retirar antes de los 65 años contraviene el principio que informa cualquier sistema pensionario.  Sólo le devuelven a los clientes cuando llega a la edad de jubilación, los aportes, cuando estos NO superan los S/. 5810.00 (Cinco Mil ochocientos diez y 00/100 Nuevos Soles), si se  tienen S/. 6,000.00 (Seis Mil y 00/100 Nuevos Soles) se  lo devuelven en cuotas mensuales que si llegan a S/. 40.00 ya es un éxito y en la modalidad de “Retiro Programado” hasta que los S/. 6,000.00 duren, luego el jubilado dejó de serlo y deberá ver como soluciona sus problemas.

Este procedimiento de pagar  sumas inferiores a la “pensión mínima que abona la ONP” se mantiene si tiene usted 20, 30, 40, 50 o 60 Mil Nuevos Soles (este último es mi caso), en ninguno de ellos, la pensión alcanza los S/. 400.00 (Cuatrocientos y 00/100 Nuevos Soles) que de los conocimientos que tengo son la MAYORÍA.

No puedo negar que existen pensiones que superan la pensión máxima pagada por la ONP, lo que no se dice es que esos jubilados en su vida laboral tenían ingresos superiores a los S/. 500,000.00 (Quinientos Mil y 00/100 Nuevos Soles)  anuales y son estas las que distorsionan las estadísticas que se les da a conocer a los ciudadanos.

QUE PROPONGO

Que las AFP GARANTIZEN a sus clientes que, al cumplir 65 años recibirán la suma que este fijada como mínima (para la ONP) por el Estado en el momento de su otorgamiento, de no ser así, SE LES DEVOLVERÁ el íntegro de lo aportado, descontando únicamente el porcentaje para la Seguridad en Salud.

¿Sería atractiva esta fórmula para los potenciales clientes de las AFP?

Pensemos, si un ciudadano de 20 años y menos de 40, le dan a escoger ambos sistemas en las condiciones expuestas con la mejora que propongo para el Sistema Privado, pensará:

¿No sé qué pasará dentro de 40 años?, ¿No puedo asegurar que podré aportar 20 años a la ONP, menos cuando sea un viejo? Perderé en consecuencia lo que aporté al fondo común; en cambio, sí aporto a la AFP, por ejemplo 15 años, cuando cumpla los 65 años, tendré dos alternativas, por un lado, percibir el mínimo fijado para la ONP si mis aportes lo permiten, si no fuese así, me devolverán todo lo ahorrado menos el descuento para ESSALUD, ¿Por qué sistema se inclinaría este ciudadano?.

El señor Castilla pedía ideas, ya tiene la mía y desde hace mucho tiempo la vengo proponiendo, sólo tienen que leer mi blog.













jueves, 14 de agosto de 2014

Meter mano a los fondos que administran las AFP

Hoy 14 de agosto de 2014, en el Diario Gestión se publicó una nota sobre las AFP, la compartiré como siempre hago si mi opción es comentarla, cuando no criticarla y las más de las veces contradecirla.

En esta ocasión comenzaré por mi comentario:

COMENTARIO

Previamente he extraído el párrafo que me interesa contradecir.

"Todos quieren disponer de esos fondos, pese a que el único fin de este dinero es asegurar la pensión para la jubilación de los afiliados, alerta Jorge Ramos, gerente general de AFP Integra".

NO es verdad este dislate, son los que han cumplido la edad de jubilación y tienen, como este Abogado, una pensión de espanto (Ciento cincuenta y 00/100 Nuevos Soles), los que estamos exigiendo se nos devuelvan lo que tenemos acumulado en la Cuenta Individual de Capitalización (CIC), pues vivir con menos de la Pensión Mínima fijada por el Gobierno, para ser abonada por la ONP (S/. 415.00) que, por si misma es una vergüenza y atentado contra un ser humano Y QUE NO ES MODIFICADA DESDE HACE TRECE AÑOS, es imposible, imaginemos hacerlo con una suma inferior a ella.

Por supuesto, que el fin primero de CUALQUIER sistema pensionario es asegurar los años de las vacas flacas, pues seremos viejos, sin capacidad coercitiva para exigir LO QUE COMO HOMBRES JÓVENES DEBIMOS HACER.

¿Acaso no es mejor devolver a los que han cumplido los 65 años todo el fondo acumulado sin con él NO se logra alcanzar ni siquiera la Pensión Mínima a la que me he referido en el párrafo anterior?,

¿Con que derecho las AFP, que hoy como ayer y cuando empezaron a robar a los más pobres, se otorga la facultad de MATAR en cómodas cuotas mensuales?

¿Es un minusvalido mental un humano de 65 años? y si lo fuera, ¿No es cierto que sus hijos podrían invertir ese dinero para otorgarle a su ascendiente una vida sin privaciones?.

"Miente, siempre miente que algo queda", decía Goebbles, y eso es lo que hacen los millonarios que controlan las AFP y sus funcionarios con Remuneraciones del orden de las Tres millones de Nuevos Soles Anuales, PAGADOS  con la plata de los pobres. Ejemplo:

"“Hay países que tienen pocos recursos que han dado marcha atrás (en su reforma de sistemas de pensiones) para meterle mano a esos fondos. El caso más notorio es el de Argentina, que ahora está en default, y se llevó los fondos de pensiones, pero nuestra realidad es distinta”, dijo.

Esta turbia y malintencionada mentira busca confundir, Argentina, primero NO está de "default", segundo NO se debe a lo que CON TODA JUSTICIA REALIZÓ, quitarle la Administración a quienes se beneficiaban con el trabajo de los más pobres y hoy LAS PENSIONES realmente han mejorado NOTABLEMENTE, y NO ha dado marcha atrás.

El "default" que NO existe, es la negativa de la Presidente de pagar préstamos comprados a precio vil actualizados a los números vigentes.

He aquí la nota:

Crece la tentación por ‘meter mano’ a los fondos que administran las AFP
Jueves, 14 de agosto del 2014

ECONOMÍA07:18

Todos quieren disponer de esos fondos, pese a que el único fin de este dinero es asegurar la pensión para la jubilación de los afiliados, alerta Jorge Ramos, gerente general de AFP Integra.

omanrique@diariogestion.com.pe

Los S/. 108,000 millones de soles que hasta hoy acumulan los afiliados de las AFP en sus fondos previsionales se han convertido en un bocado tentador para muchos, en un contexto en el que algunos sectores vienen cuestionando la viabilidad del Sistema Privado de Pensiones.

“Hay mucho interés en meterle la mano a los fondos de los afiliados de las AFP. Es algo que debemos cuidar”, advirtió el gerente general de AFP Integra, Jorge Ramos.

Ello en respuesta a propuestas esbozadas en las últimas semanas sobre la mejor utilización que hoy se le podría dar a los fondos de los afiliados, en lugar de esperar a la jubilación para recién gozar de estos recursos.

“Cada día que pasa crece la tentación. Es más grande a medida que aumenta el fondo (administrado por las AFP), que hoy está en S/. 108,000 millones, pero en poco tiempo llegará a S/. 300,000 millones. Va a haber una tentación muy grande para agarrar ese dinero”, alertó el también CEO del Grupo Sura en Perú.

Marcha atrás
Se refirió a la experiencia argentina, donde el Estado echó mano de los fondos previsionales privados durante la década pasada.

“Hay países que tienen pocos recursos que han dado marcha atrás (en su reforma de sistemas de pensiones) para meterle mano a esos fondos. El caso más notorio es el de Argentina, que ahora está en default, y se llevó los fondos de pensiones, pero nuestra realidad es distinta”, dijo.

Además, Ramos hizo hincapié en el interés de los propios afiliados peruanos por gastar hoy mismo parte del dinero correspondiente a sus aportes al Sistema Privado de Pensiones.

“Hoy el fenómeno que sucede es que con esos S/ 108,000 millones, la gente quiere esa plata. Hay personas que tienen S/. 50,000, S/. 100,000, S/. 200,000 y más de S/. 1 millón en su fondo de pensiones, y quieren la plata ahora”, recalcó.

Sin embargo, puntualizó que el dinero ahorrado en las cuentas individuales de capitalización de los afiliados a las AFP tiene un fin, que es asegurar una pensión para la vejez de los 5.5 millones de personas adscritas a ese sistema previsional.

Transparencia
“La discusión hoy es sobre cómo acceder a todo ese dinero lo antes posible. Esto se da justamente porque el Sistema (Privado de Pensiones) es visible, transparente, y todos los afiliados de las AFP pueden ver cuánto dinero tienen (en su fondo)”, manifestó.

“Todos quieren la disponibilidad de esos fondos, pero es un ahorro para la jubilación, que se ha podido acumular gracias al éxito del Sistema Privado de Pensiones”, subrayó.

El mayor reto para el Sistema Privado de Pensiones es superar la fuerte desinformación
El mayor reto para las AFP es superar la fuerte desinformación que existe sobre el Sistema Privado de Pensiones, la misma que conduce a una falta de confianza, sostuvo el CEO de Sura, Jorge Ramos.

Citó, por ejemplo, la polémica generada en torno a las tablas de mortalidad utilizadas para el cálculo de pensiones en el sistema privado.

Sin embargo, sostuvo que las AFP han tenido éxito, pues la mitad de los S/. 108,000 millones de los fondos que administran provienen de la rentabilidad obtenida con el manejo de los aportes de los afiliados. Además, afirmó que es contradictorio que se diga que la escasa cobertura del sistema de pensiones es una muestra de su fracaso, cuando al mismo tiempo se pide detener la obligación de los independientes a aportar"

TAGS: AFP Integra, Sistema privado de pensiones, Afiliados a las AFP, Argentina, Grupo Sura , Jorge Ramos



miércoles, 6 de agosto de 2014

LA INCREIBLE ESTAFA DE LAS AFP

La increíble estafa de las AFP explicada paso a paso


· 7 MARCH 11:03
ECONOMÍ­AENTREVISTASPORTADA

IMAGEN: Harol Bustos / El Ciudadano
IMAGEN: Harol Bustos / El Ciudadano
Un equipo de CENDA, liderado por el economista Manuel Riesco, acaba de publicar el estudio Resultados para sus Afiliados de las AFP y Compañías de Seguros Relacionadas con la Previsión:1982-2012, en rigor el retrato más certero que se le haya hecho al sistema de privado pensiones, como lo demuestra el espeso silencio del sistema mediático, a pesar de la enorme relevancia de sus conclusiones.
Demuestra, para empezar, que de cada tres pesos que recauda el sistema, tanto por la vía de la cotización de los afiliados como de subsidios del Estado, dos se quedan enredados entre los administradores y los grandes grupos financieros, que en la práctica son los mismos, precisamente el principal de los motivos por los cuales el sistema paga pensiones tan bajas.
Enseguida, el estudio comprueba que en 2012, las cotizaciones más que duplicaron el monto de las pensiones pagadas por las AFP y compañías de seguros, y el Estado aportó adicionalmente, subsidios equivalentes a dos tercios de éstas. A pesar de ello, o más bien por lo mismo, los montos de las pensiones son inciertos, pues dependen de las veleidades de los mercados financieros, que en los últimos seis años han generado más pérdidas que ganancias al fondo de pensiones. Además, éste se reduce en razón inversamente proporcional al aumento de la expectativa de vida de la población.
En tercer lugar, el estudio traza una síntesis magistral de la naturaleza y la lógica interna del sistema privado de pensiones: un sistema de ahorro forzoso concebido para extraer recursos del factor trabajo, y transferirlos directamente a los propietarios del capital.
Sin embargo, tal vez la conclusión más importante del estudio consiste en la demostración de que si se devuelve el sistema previsión a la administración del Estado, no sólo se podría duplicar el monto de las pensiones, hasta igualar las pensiones que actualmente paga el sistema público, sino que incluso en ese caso, habría un considerable ahorro en el gasto fiscal.
Del desarrollo de esas conclusiones del estudio versa la siguiente entrevista a su autor, el economista Manuel Riesco.
- ¿Qué metodología utilizó en el estudio?
“Lo que hace el estudio es visualizar el sistema en su conjunto, incluyendo AFP’s y compañías de seguros que lo conforman, y analizarlo como si fuera una gran alcancía, que por otra parte, es lo que el sistema dice ser, a la cual los afiliados entregan aportes todos los meses y el fisco entrega subsidios, ambos en dinero efectivo; y por otro lado, de esta alcancía se sacan todos los meses, pensiones y beneficios que el sistema paga a través de las AFP, o las compañías de seguros, en forma de rentas vitalicias. Lo que hace el estudio es analizar cuánto dinero entra, y cuánto sale, y por esa vía, llega a la asombrosa conclusión que los aportes triplican las pensiones que se pagan. En otras palabras, los aportes de los afiliados y los subsidios del fisco son tres veces mayores a las pensiones que paga el sistema”.
- ¿Determina el estudio donde se van los dos tercios restantes?
“Bueno, a alguna parte tendrá que ir, porque esta alcancía debería estar repleta de dinero, en el símil de la bóveda de Tío Rico. Sin embargo, tú abres la alcancía y encuentras que no hay un solo pesos de dinero en efectivo. Sin embargo, entran todos los meses, miles de millones de pesos, y sale una tercera parte en pensiones. Por tanto, la cantidad de dinero que debería haber adentro, es gigantesca. En consecuencia, alguien lo está sacando, porque adentro no hay plata”.
- Lo que hay son títulos de deuda, imagino…
“Lo que tu encuentras adentro, son papeles. Abres la caja que dice La Polar, y encuentras una serie de papeles firmados por los ejecutivos de La Polar, que dicen que ellos han recibido préstamos de las AFP, o sea pagarés, y que lo van a devolver con gigantescos intereses. O son acciones de La Polar, que la AFP compró a buen precio. Bueno, hoy los pagarés y las acciones de La Polar no valen nada, porque como sabemos, La Polar era un gigantesco fraude”.
- Y la pérdida la hacen los afiliados…
“Por supuesto. El dinero contante y sonante fue a La Polar, y lo que queda son estos papeles que no valen nada. Soquimich, por ejemplo, es una de las cajas más grandes que hay adentro. Ha recibido cualquier cantidad de dinero de las AFP. Con eso, Ponce Lerou tomó control de la empresa estatal. Hoy sabemos que el valor de las acciones de Soquimich ha sido inflado. Enersis era la caja más grande, porque a través de este dinero contante y sonante, Yurasczek tomó el control de Endesa, de Chilectra y formó un imperio, que después vendió a Endesa España, con un gigantesco beneficio para él. Lo que quiero decir, es que son cajas con papeles. Hay alguna caja que dice Estado de Chile, que contiene bonos de Estado, que dicen que Estado va a devolver esta plata que les prestaron las AFP, con el correspondiente interés. Esa caja es alrededor de un quinto del fondo. Hay otra caja más chiquitita, equivalente más o menos a un 2%, que son bonos hipotecarios”.
- Con la desvalorización de los títulos de deuda o las acciones, ¿podría hipotéticamente el sistema entrar en default, o crisis de pagos?
“Difícilmente va a entrar en crisis de pagos, si todos los meses está entrando el triple de lo que sale. Lo que puede suceder, y de hecho sucede, es que lo que está acumulado teóricamente ahí, no vale lo que dicen que vale. Así pasó, por ejemplo, en 2008. La suma de todos estos papeles es el fondo de pensiones, que tiene un valor. Pero ese valor es una idea abstracta, porque no es dinero. Es lo que valen hoy esas acciones y esos bonos. Pero eso depende de muchas cosas. En 2008, esos papeles perdieron un tercio de su valor…
- Quedó pendiente la respuesta acerca de dónde se quedan los dos tercios de lo que recauda el sistema, que no van a pensiones…
“Voy a eso. pero primero quiero completar las cifras gruesas de lo que entra y lo que sale, porque son muy significativas. El total de lo que entra, triplica lo que sale. Pues bien, sólo lo que ha puesto el fisco, equivale a las tres cuartas partes de las pensiones que se han pagado. Es decir, el fisco ha financiado con subsidios, y con dinero contante y sonante, tres cuartas partes de las pensiones que ha pagado el sistema AFP. Si hacemos la comparación de las cotizaciones de los afiliados con las pensiones que se pagan, veremos que las cotizaciones de los afiliados -sólo las obligatorias- duplican las pensiones que se pagan. Ese es el cuadro. Tú preguntas dónde se va el dinero. Hay un chorro grande que se va a los grupos financieros que emiten estos pagarés y estas acciones. La alcancía está llena de estos papeles que emiten los grupos financieros, que han recibido a cambio, dinero contante y sonante. Hay otra manguera que sale de este chanchito, y va a los administradores del sistema, es decir, las AFP y las compañías de seguros.
- Recuerdo que en un estudio anterior, ustedes precisaban que uno de cada tres pesos recaudados por el sistema, iban a las AFP y compañías de seguros…
“Exactamente…y ahora lo confirmamos. Incluso más de uno de cada tres pesos que ponen los afiliados se va para allá. Otra comparación interesante es que lo que han sacado en primas y comisiones las AFP y compañías de seguros, equivale, o se acerca mucho, a lo que han pagado en pensiones. En otras palabras, el chanchito tiene, por una parte, lo que le ponen los afiliados y el fisco todos los meses, y por otra, una tetita no muy grande que va a los pensionados, en pensiones muy magras y miserables, como reconoció incluso uno de los panegiristas del sistema. Resulta que las AFP y compañías de seguro, que son en el fondo cinco empresas, se llevan tanto dinero como el millón de afiliados que hoy cobran pensiones”.
- A la luz de esas cifras, el sistema es un verdadero escándalo…
“Es un sistema de ahorro forzoso, en que se saca dinero del bolsillo de los afiliados, equivalente al 13% del sueldo, y se saca, por otro lado, una parte significativa de los ingresos fiscales, es decir, del IVA y los excedentes de Codelco, y se traspasa directamente a los bolsillos de las AFP y compañías de seguros y a los grandes grupos financieros”.
- ¿Ese era el sentido último de la reforma de 1981 que privatizó el sistema de pensiones; es decir, crear un mecanismo para trasferir renta del trabajo al capital?
“Evidentemente. Ese era el sentido: echarle el guante a las cotizaciones previsionales. Eso es el sistema”.
- Después de treinta años de experiencia ¿lo calificaría como un fracaso total?
“Hay que calificarlo como lo que es: un sistema de ahorro forzoso, porque esto va a continuar así para siempre, salvo, naturalmente, que lo cambiemos. Está diseñado para esto. No es que en algún momento el chanchito empiece a desinflarse, y estos papeles se vayan a transformar en dinero en efectivo, que se pague en pensiones, que por otro lado, sería lo lógico, ¿cierto? No. El chanchito va a seguir engordando de papeles, porque siempre los aportes de los afiliados y el fisco van a ser mucho mayores que las pensiones que paga el sistema. Por tanto, siempre el dinero cotizado por los afiliados y contribuido por el fisco se va a ir a los grandes grupos financieros, y una parte equivalente a las pensiones se va a ir a los administradores del sistema, o sea, AFP y compañías de seguros”.
-Por la vía de la reforma, pero sin alterar su lógica y su esencia de acumulación individual ¿se pueden mejorar las pensiones?
“No, porque lo que está ocurriendo es que constantemente se está yendo el dinero para otro lado. El dinero de las pensiones, el dinero que se contribuye para pagar pensiones, en realidad no se usa para pagar pensiones, sino en una pequeña parte. Dos tercios de la recaudación se usan para otros fines: traspasar recursos de los trabajadores a los grupos financieros, y remunerar a los administradores, vale decir, AFP y compañías de seguros”.
- Siempre dentro del sistema, y por la vía de la regulación ¿se podrían cambiar las proporciones?
“Dentro de la lógica de ahorro forzoso del actual sistema, no. Lo que hay que hacer es taponar el sistema, de forma que el dinero que se contribuye para financiar pensiones, se ocupe para pagar pensiones. Así de simple. En otras palabras, hay que ponerle un tapón a lo que se está yendo hacia los grupos financieros, y otro tapón para lo que se están llevando los administradores, porque todo esto lo puede administrar el INP o el IPS, sin mayor costo. Y eso lo transforma en un sistema de reparto”.
- Una de las partes que me llamó la atención del estudio, remite a los cálculos acerca del cambio de sistema, a la modalidad de reparto. Según el estudio, al Estado le sale mucho más barato hacerse cargo de la administración del sistema, y de pagar las pensiones, en esencia, un sistema de reparto, lo cual permitiría, además de mejorar las pensiones, un enorme ahorro fiscal. Quisiera que desarrollara este punto…
“Es fácil. Si se termina el sistema, se ponen estos dos tapones, y se transforma en un sistema de reparto, en que el dinero que entre se use para pagar pensiones, cuál sería el balance. Anualmente están entrando 5,8 billones de pesos (millones de millones, n. de la r.), entre aportes de los afiliados y el fisco, que son como 4,4 billones, y subsidios fiscales, que suman 1,4 billones más. Total, 5,8 billones. Esos recursos ya no a irían a parar a los grupos financieros o a los administradores del sistema, sino quedarían en la alcancía, en el chanchito, y serían administrados por el fisco. El fisco recuperaría estos 5,8 billones de pesos, y por supuesto tendría que hacerse cargo de pagar las pensiones que pagan las AFP, y seguiría pagando los subsidios que reciben esas personas. Pero tendría que pagar sólo las pensiones que pagan las AFP, puesto que las rentas vitalicias que pagan las compañías de seguros, tienen que seguir pagándolas las compañías de seguros, porque se quedaron con todos los fondos de los afiliados. Si no, tendrían que devolverlos. El Estado tendría que hacerse cargo de las pensiones que pagan las AFP, y los subsidios que reciben unas y otras, o sea, los que pagan las AFP y las compañías de seguros. Eso sumó 1,1 billones de pesos, el año pasado. Por lo tanto, el balance neto sería un excedente de 4,7 billones de pesos anuales, que equivalen al 3,6% del Producto Interno Bruto de 2012. Eso permitiría duplicar todas las pensiones que paga el sistema de AFP, para igualarlas con las que paga el sistema público. El resultado es que el Estado recibiría un 3,6% del PIB, lo que equivale a aumentar en 10% los ingresos fiscales generales. Con esto, el Estado podría duplicar las pensiones, que es hoy una demanda masiva del millón de personas que hoy reciben pensiones del sistema de AFP. Tú no puedes tener un país sin pensiones. Esto es insostenible”.
- En 2016 jubila la primera cohorte de los trabajadores que se cambiaron al sistema de AFP, en 1981. Cuando sean no un millón, sino tres o cuatro millones de trabajadores que comprueben en carne propia lo que aquí estamos hablando ¿Cree que el peso de la crisis política que eso implica obligará a cambiar el sistema?
“Sin la menor duda. Hay que arreglar esto, y no se puede arreglar sin terminar con este escándalo. El sistema ya tiene un millón de jubilados, es decir, empezó a jubilar gente desde los años ochenta, con gravísimo perjuicio para todos ellos. Lo que sucederá a partir de algunos años más es que se sumarán a ellos los que no tienen bono de reconocimiento, porque sólo han cotizado en este sistema. Pero la crisis ya existe y desde hace tiempo. Lo que hará es agravarse”.
- Para decirlo sin ambages ¿cree que la única solución es volver al sistema de reparto?
“Pero, obvio. Sin la menor duda. Si no, cómo vamos a aumentar al doble las pensiones. Porque si realmente queremos resolver el problema, tenemos que duplicar el monto de las pensiones, como mínimo, para igualar las pensiones del sistema público. Y la única fuente de dinero para eso, es lo que los administradores y los grupos económicos se están embolsando todos los meses. Cómo va a ser presentable que la gente no tenga pensiones, mientras doce grupos económicos, entre ellos cinco que son dueños de las AFP, se embolsan anualmente, en dinero contante y sonante, puesto por los afiliados y el fisco, el 3,6% del PIB. Es un escándalo. Y más encima, quieren más aportes. Quieren que los afiliados y el fisco pongan más dinero, y que se aumente la edad de jubilación”.
-¿Usted los ve preocupados?
“Ellos piensan que tienen el sartén por el mango, pero evidentemente no las tienen todas consigo. Ellos saben que si cambia la situación política, y hay una nueva Constitución, esto, junto con el cobre, son las primeras cosas que se van a terminar, porque son tan escandalosas, que se tienen que terminar, como ya las terminaron en Polonia, Hungría, Argentina y Bolivia”.
- Sin embargo, para que ello ocurra en Chile, se requiere mayor presión social, y con esto quiere decir que el problema, en último término, es político…
“Bueno, la resistencia en esto es muy grande, porque la cantidad de dinero que se están llevando, es descomunal”.
- Tan descomunal como la falta de información. De hecho, no he visto ninguna referencia a este estudio en los medios…¿Qué se debe hacer, a su juicio, para instalar el problema en el ámbito político?
“Desde luego, hacerlo parte de todo programa político. En el programa de la CUT, por ejemplo, este es uno de los puntos. Esto no entró en el programa del próximo Gobierno, y esa es una de las razones por las cuales la CUT no adhirió formalmente a la candidatura de Bachelet, porque este problema, y los derechos laborales, no están incluidos en el programa. Pero la CUT va a seguir presionando. Y como el problema es mucho, y la paciencia es poca, lo que puede ocurrir aquí es que o se le da curso a esto mediante una discusión constitucional que abra la llave para que estas cosas se resuelvan, o el problema asumirá contornos impredecibles”.
- El sistema se implantó por medio del Decreto Ley 3.500. ¿La solución no es tan simple como cambiar un decreto ley?.
“No porque tiene rango de ley orgánica constitucional, y por tanto, exige quorum calificado, lo mismo que para cambiar la propia Constitución”.
- Esto me hace pensar que resolver esto, como la renacionalización del cobre y la reforma a la educación, implica cambiar el paradigma o modelo de desarrollo…
“Resolver esto es lo más fácil que hay, porque la cantidad de dinero es tan enorme, que bastaría que si siquiera se le ponga el tapón completo a lo que se están llevando ellos, sino que se cerrara un poco el espiche. Bastaría que se terminara con las AFP, y el Estado, a través de una AFP estatal, se hiciera cargo de la administración de todo esto, y ya se cerraría el espiche que equivale al monto del fondo de pensiones; o sea, con cerrar las AFP, ya se podría duplicar el monto de las pensiones, dejando todavía un chorro que yaya a los mercados financieros, cosa que también debería taponarse”.
- ¿Y qué sensación tiene respecto a la viabilidad del cambio de sistema?
“Creo que no sólo es inevitable, sino que tiene que resolverse luego. Un país no puede tener a sus profesores a sus jueces o a sus trabajadores calificados sin pensiones. No puede discriminar a las mujeres y darles menores pensiones que a los hombres. Las mujeres son el único grupo que se le discrimina por sus expectativas de vida distinta. Si fuera por eso, las pensiones de los sectores de altos ingresos deberían ser menores, porque su expectativa de vida es mucho mayor que la que tienen las mujeres en relación a los hombres, o respecto al promedio de la población”.
- ¿En qué fuentes se fundamentó el estudio?
“En las cifras oficiales. Lo único bueno que tiene este sistema son las estadísticas, que son maravillosas, porque es un sistema que permite hacer un censo mensual de la fuerza de trabajo real. El estudio tiene la siguiente metodología: son planillas de cálculo que están en la red, y están enlazadas directamente a la fuente, de manera que cualquier dato, por ejemplo que los subsidios público son tres cuartas partes las pensiones pagadas, es posible rastrearlo hasta llegar a las fuentes directas y públicas, principalmente la Superintendencia de Pensiones, que tiene muy buenas estadísticas, magníficas. Tanto es así que esas ´lanillas se actualizan en forma automática, porque tenemos el vínculo directo. Es decir, google va a mirar la página de la superintendencia, saca el dato, lo elabora con las fórmulas que le pusimos a esas planillas de cálculo y finalmente entrega el dato, como el que acabo de mencionar”.
- ¿Y no le llama la atención que nadie debata ni refute los datos del estudio?
“No, para nada. El silencio representa la línea de menor costo y el mejor expediente para no difundir más estos resultados. Ellos se mueven en esto de una manera completamente inmoral. Por ejemplo, contratan “expertos” que hacen estudios que demuestran teóricamente que las pensiones chilenas serías las que tiene las tasa de reemplazo más altas del mundo, respecto del sueldo último, mejores que las pensiones alemanas”. }
- Pero eso es ridículo…
“Ridículo. Las cifras reales muestran que una jueza que gana tres millones de pesos, a pesar de haber cotizado toda su vida por el tope, sin fallar un solo mes, saca una pensión de 330 mil pesos, menos de la décima parte de lo que ganaba como activa. Esa es la realidad. Ellos concluyen que la tasa de reemplazo es de un 80%. Y cómo lo hacen: sacan un promedio de lo que saca la gente y lo comparan con lo que ha aportado en los últimos diez años. Como es tan precario el empleo, y los dos tercios de los chilenos cotiza un mes de cada dos, el promedio es inevitablemente bajo, y eso lo comparan con la pensión que sacan. Y en la pensión que sacan, incluyen los subsidios públicos. Y resulta que los subsidios públicos para la mitad de las pensiones, representan el 73% de las pensiones que reciben los afiliados. Esa es la seriedad con que se maneja esta gente. Comparan subsidios públicos con contribuciones que on un mes sí y el otro no”.
- Me resulta difícil encontrar una lógica detrás de este sistema, y más difícil aún explicarme como se sostiene…
“La lógica es la de un sistema de ahorro forzoso, que le saca dinero a los afiliados y al Estado, y lo inyecta a los mercados financieros, los que se hinchan de plata, y algo de eso chorrean. Algo de eso le llega a las empresas, y las empresas con eso invierten”.
- O sea, un autorretrato del modelo…
“Pero, claro. Esta es una de las principales fuentes de la desigualdad del ingreso. En rigor, son tres las principales fuentes de desigualdad. La primera, es el cobre, por supuesto. Lo que se llevan las transnacionales en renta equivale, más o menos, al 9% del PIB. Esas son las utilidades antes de impuestos. Esas son rentas, es decir, dinero que nos pertenece a todos, porque proviene de un mineral que de acuerdo a la Constitución, nos pertenece a nosotros. Después, vienen los intereses de las tarjetas de crédito, los intereses de los créditos de consumo y los intereses de las tarjetas de las casas comerciales, que en conjunto, representa el 4,5% del PIB. Y la tercera fuente de desigualdad del ingreso es esta, porque se lleva el 3,6% del PIB. Si sumas esos tres conceptos, tienes el 18% del Producto Interno Bruto, que se está sacando a los trabajadores, y pasando a los empresarios. Si ese 18% lo recuperas, la porción de la torta que hoy reciben los trabajadores, que es 35%, según el Banco Central, subiría automáticamente a 53%, con lo cual la distribución del ingreso se normaliza, porque en los países desarrollados esa proporción es del 60%”.
- Eso me parece promisorio, desde el punto de vista de un nuevo modelo de desarrollo…
“Por supuesto. Basta resolver estas tres cosas, y estás listo.
- O sea, en qué topamos…
“Exactamente”.
Fuente: Clarin