Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

sábado, 8 de febrero de 2014

La ONU y El Vaticano

No podemos decir que es el crimen mayor de la humanidad, sin embargo, la "pederastia" o simplemente la "violación de niños y niñas" es un delito mayor que se agrava cuando el sujeto activo del mismo lo realiza bajo la protección, NO de la Iglesia, sino del concepto y valores que se supone abrazan, como el amor, la fe, la solidaridad, la lealtad y otros.

Los que pasan de las seis décadas, recordarán,   los años 50 hasta fines de los 70 y  la importancia del sacerdote y el respeto a los principios y amor que trasmitían; Sí un Cura nos visitaba en el seno de nuestro hogar era todo un acontecimiento, hasta "bendecidos" nos sentíamos, la asistencia los fines de semana al Catecismo. La Semana Santa era un rendido homenaje al sacrificio de Jesús para salvarnos del pecado.
Inclusive, hoy en día los bodríos mexicanos no olvidan en sus repetitivos argumentos la presencia del "curita del barrio".

Lentamente, pero sin pausa la Iglesia se fue desprestigiando no sólo por actos tan horrendos como la violación de niños, la indiferencia al dolor, sentir como sus "feudos" las parroquias o diocesis que tienen bajo su responsabilidad, he sufrido en carne propia esa indiferencia de los curas en Yurimaguas, cuando un inmenso dolor afectó mi hogar, he  podido ver como esos curas y sus acólitos contribuyen para mantener en la ignorancia a los indígenas y orientar a la población en temas que deben ser analizados a la luz de la ciencia, específicamente a la explotación de nuestros recursos renovables;  también por la aparición hasta nuestros días de diferentes interpretes de la Biblia que, a mi modo de ver y entender son  mercachifles de la religión, cuyos discursos son tan provocadores y poderosos que podrían desencadenar una guerra, todos estos fariseos trabajan "pro bolsillo" y a no pocos se les ha descubierto traicionando los principios que con tanto ardor difunden en sus conferencias diezmales.

Naturalmente la muerte de millones de niños DE HAMBRE, para este Abogado el mayor e incalificable crimen de la especie humana, logrando que me preguntara si realmente Dios existe,  y sobre el cual, nada se ha hecho y, que sepa, la ONU sólo ha llamado la atención sobre el asunto, pero nada concreto para evitar esas muertes tiene su correlato en la realidad.

Bien, ¿necesitaba la Iglesia que la ONU le enrostrara su desprestigio, que se lo ganó ha pulso?

La respuesta es NO, ¿porqué entonces este súbito interés por lo niños violados EXIGIENDO remedios YA?, inclusive ha dado y dará origen a muchos debates, como el que pude ver y oir ayer - viernes 07 de febrero de 2014-  en NTN 24. En  éste programa, se entrevistó a un sacerdote mexicano, al representante de la ONU miembro de la oFicina por la defensa de los derechos de los infantes, también a un representante de USA de apellido Flores que apenas podía articular algunas ideas y finalmente a un escritor colombiano quie sostuvo que la Iglesia había encubierto tan bestiales atentados -trasladando a los culpables a otras parroquias- para no pagar millonarias indemnizaciones y que en seis meses el Papa Francisco tendría una solución.

¿Recuerdan a Juan Pablo II? fue a mi modo de ver el más admirado de todos, viajó a todos los continentes con su mensaje de paz, contra la desigualdad o la explotación. "QUE CUBA SE ABRA AL MUNDO Y QUE EL MUNDO SE ABRA A CUBA", ¿recuerdan esa frase?, no obstante, ni en su pontificado ni en el de sus antecesores, como Juan XXIII (el Papa bueno) la ONU le prestó atención, por lo menos pública, al tema de las violaciones que hoy denuncia y pide desterrar.

¿Porqué? tengo una idea y la deseo compartir:

Desde la Rerum Novarun, pasando por Mather y Maghister" o la "Populorum Progressio", la Iglesia ha abogado por desterrar la desigualdad, sin embargo el "poder" de las encíclicas no llega al pueblo, muy pocos en el Mundo pueden jactarse (es lo que pienso) de haber leído el texto íntegro de todas ellas, este Abogado sólo unas líneas de no más de dos de ellas.

Sucede que con la elección del primer Papa latinoamericano de la Historia, las cosas han cambiado bastante, de las encíclicas que sin duda escribirá o ya ha escrito, Francisco I es parte del pueblo, quien trasmite un mensaje idéntico que sus antecesores pero de modo distinto, los católicos nos hemos identificado con él, seguro estoy que, incluso sus detractores cuando asumió el pontificado deben haber cambiado de opinión o albergar una vena de esperanza para la humanidad.

El Papa es un humano muy influyente, mil docientos millones de católicos están dispuestos a seguirlo, por tanto, el poder, que se ve amenazado (el gran titiritero lanzó la piedra pero ha escondido la mano) está tomando medidas, si refregamos las inconductas aterradoras de los curas, el manejo mafiosos de algunas cuentas o la vida de boato de otros, todo el empeño de Francisco I se puede ir por el desagüe, la alcantarilla, las exclusas y sin moros en la costa la destrucción puede continuar.




No hay comentarios: