Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

jueves, 13 de marzo de 2014

Ítalo Calvino y el aborto ¿Será?

Ítalo Calvino y el aborto

Lunes, 10 de marzo de 2014 | 4:30 am

http://www.larepublica.pe/columnistas/el-factor-humano/italo-calvino-y-el-aborto-10-03-2014

En febrero de 1975, un gran escritor italiano le escribió una carta a otro. Italo Calvino respondió a un artículo de Claudio Magris sobre el aborto, publicado en el Corriere de la Sera del 3 de febrero de 1975. El texto de Magris se titula “Los Engañados” y era lo que hoy se llama pro vida. Calvino le responde con una reflexión más amplia en torno al sentido de la vida, publicada recientemente en su correspondencia 1941-1985. Su argumento central es este:

“Un ser humano se hace humano no a través de la convergencia casual de ciertas condiciones biológicas, sino por medio de un acto de voluntad y amor de parte de otras personas”.

Establece pues, de entrada, una diferencia esencial entre la biología y la humanidad. De no ser el caso arriba expuesto, es decir que en la concepción se encuentren tanto el deseo como el afecto, la vida no es más que una conejera, agrega. De hecho, ese es largamente el caso, sostiene.

“Solo aquellas personas … cien por ciento convencidas de que poseen las posibilidades físicas y morales no solo de criar a un niño sino de recibirlo como una presencia bienvenida y amada, tienen el derecho de procrear. Si no es el caso, deben en primer lugar hacer todo lo posible para no concebir, y si conciben (dado que el margen de impredecibilidad continúa siendo alto) el aborto no es solo una triste necesidad, sino una decisión altamente moral que debe ser tomada con total conciencia. No entiendo cómo puedes asociar el aborto con la idea de hedonismo de la buena vida. El aborto es una cosa aterradora…”.

El otro argumento central de la posición de Calvino es que en esta experiencia dolorosa y compleja, la persona que más sufre, de lejos, es la mujer. Es su cuerpo el que es trajinado. Por eso los hombres debemos tener mucho cuidado antes de meternos a opinar sobre su decisión. Pero esto, en el Perú, es exactamente lo contrario de lo que sucede. Casi 40 años más tarde de este lúcido intercambio (ignoro cómo habrá evolucionado desde entonces la opinión de Claudio Magris, un escritor al cual admiro y he citado en estas notas antes), el Perú sigue en las catacumbas del debate. No solo éste es dominado por hombres, como en cualquier satrapía del Medio Oriente, sino que luchamos para conseguir algo tan elemental como el protocolo para el aborto terapéutico o en casos de violación.

Somos una sociedad atrasadísima, rodeados por el silencio acobardado de autoridades que, con rarísimas excepciones, no se atreven a contradecir los dogmas masculinos de la Iglesia Católica. Esta dominación de facto continúa sometiendo a las mujeres a un régimen patriarcal en el que, como dicen recientes tuits del Ministerio de la Mujer, las mujeres “somos madres por naturaleza, cuidamos a los hijos y luchamos por la paz”. Lo que trasunta terror a la libertad del deseo femenino y su capacidad de elegir (también hipocresía). Conviene citar las palabras con las que Calvino terminó su carta:
“Lamento que una divergencia de opinión tan radical en estas cuestiones éticas básicas haya interrumpido nuestra amistad”.


MI COMENTARIO

El señor Bruce, no sólo con la columna que comparto con ustedes, ha publicado muchas otras, con la  pretensión, es mi opinión, de  ser un abanderado de los "tiempos modernos", pro abortista, contra el racismo y otras cuestiones, nos cita la opinión de un Filósofo italiano, muerto en 1985, sobro el aborto, contenida en una Carta que en su texto completo, la comparto en mi auxilio, contestando la posición de filósofo Claudio Magriss, en la actualidad profesor en una Universidad italiana

He aquí la opinión del desaparecido Italo Calvino (Filósofo) que por si sola merece un comentario.

/ LA CIENCIA DE SER MADRE Publicación: 08 Junio, 2013Autor: RedaccionVisitas | 90903 Share on Tumblr ITALO CALVINO: SU LÚCIDA Y SORPRENDENTE OPINIÓN SOBRE EL ABORTO Carta del escritor italiano Italo Calvino a favor del aborto.

Cuando la segunda ola de feminismo se encontraba en su momento de plenitud, en 1975, el escritor Italo Calvino envió una carta al intelectual Claudio Magris, como respuesta a su artículo en contra del aborto llamado “The Deluded”, publicado en el periódico italiano Corriere Della Sera.

A continuación las palabras de Calvino:

Traer a un niño al mundo tiene sentido sólo si el niño es deseado consciente y libremente por sus padres. Si no, se trata simplemente de comportamiento animal y criminal. Un ser humano se convierte en humano no sólo por la convergencia causal de ciertas condiciones biológicas, sino a través del acto de voluntad y amor de otras personas. Si este no es el caso, la humanidad se vuelve —lo cual ya ocurre— no más que una madriguera de conejos. Una madriguera no libre sino constreñida a las condiciones de artificialidad en las que existe, con luz artificial y alimentos químicos.

Sólo aquellas personas que están 100% convencidas de poseer la capacidad moral y física no sólo de mantener a un hijo sino de acogerlo y amarlo, tienen derecho a procrear. Si no es el caso, deben primeramente hacer todo lo posible para no concebir y si conciben, el aborto no representa sólo una triste necesidad sino una decisión altamente moral que debe ser tomada con completa libertad de conciencia. No entiendo cómo puedes asociar la idea del aborto con el concepto de hedonismo o de la buena vida. El aborto es un hecho espeluznante.

En el aborto la persona que es vulnerada física y moralmente es la mujer. También para cualquier hombre con conciencia cada aborto es dilema moral que deja una marca, pero ciertamente aquí el destino de una mujer se encuentra en una situación desproporcionada de desigualdad con el hombre, que cada hombre debería morderse la lengua tres veces antes de hablar de estas cosas. Justo en el momento en que intentamos hacer menos bárbara una situación en la cual la mujer está verdaderamente aterrada, un intelectual usa su autoridad para que esa mujer permanezca en este infierno. Déjame decirte que eres verdaderamente responsable, por decir lo mínimo. Yo no me burlaría tanto de las “medidas de higiene profiláctica”, ciertamente nunca te has sometido a rasgarte el vientre. Pero me encantaría ver tu cara si te forzaran a una operación en la mugre y sin los recursos que hay en los hospitales.

Lamento que tal divergencia de opiniones en estas cuestiones éticas básicas haya interrumpido nuestra amistad.

 Ahora bien, me permitiré extraer de la epístola anterior, frases u oraciones que me permitirán sustentar mi punto de vista:

“Traer a un niño al mundo tiene sentido sólo si el niño es deseado consciente y libremente por sus padres.  Si no, se trata simplemente de comportamiento animal y criminal".

"El aborto es un hecho espeluznante". 

"Si no es el caso, deben primeramente hacer todo lo posible para no concebir y si conciben, el aborto no representa sólo una triste necesidad sino una decisión altamente moral que debe ser tomada con completa libertad de conciencia".

No es mi aspiración cuestionar el criterio de un Maestro fallecido, en la medida que no puede responder, sin embargo, pienso, que el señor Bruce podría asumir la defensa de Ítalo Calvino, y la suya propia, si lo considera necesario.

El desaparecido Pensador que es autor, entre otras obras,  del "Varón Rampante", dedicó buena parte de su vida a filosofar sobre el ser humano y su problemática, lo señalo tal como he entendido de la breve lectura sobre su vida.

Bien, en los párrafos o frases extraídas del artículo compartido con todos ustedes, encuentro verdaderas contradicciones; fíjense amigos: Traer al mundo es de gran responsabilidad, debe ser deseado conscientemente, nos precisa el desaparecido Filósofo italiano, debo entender, no obstante, que carecía de formación jurídica, pues resulta inexplicable que, quienes traen al mundo un niño no deseado muestran un comportamiento animal y criminal, mas, considera que el producto de esa inconsciencia, de la animalidad sexual de mujeres y hombres, debe terminar con el aborto como una decisión altamente moral y 100% consciente.

Bueno, si el aborto es un hecho espeluznante y aquí, Calvino, además,   victimiza a la mujer, cómo  si esa posibilidad –la de abortar- fuese un tema que la naturaleza olvidó regular,   es insostenible que la incontinencia sexual lo justifique, en pocas palabras el hijo que se forma en el vientre de la mujer que no ha sido deseado es un lastre del que se debe prescindir, ¿como queda entonces el acto criminal?.


No sé, ustedes juzguen, en mi opinión es un dislate enorme, una locura. El señor Bruce con su artículo y más aún, para los que les gusta indagar un poquito más, está promocionando tener sexo a diestra y siniestra que si la mujer queda embarazada a matar se ha dicho, ha eso sí , con 100%  de conciencia al decidir la muerte de un ser indefenso.

Me imagino muy conscientes a dos jóvenes decidiendo matar al producto de su animalidad y criminalidad.

No hay comentarios: