Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

domingo, 31 de julio de 2016

LAS DECLARACIONES DEL CARDENAL CIPRIANI Y LAS MUJERES PROVOCADORAS

No es la primera vez que estoy en favor de las declaraciones del Cardenal Cipriani pero sin ánimo de defenderlo y no soy "devoto" de ningún sacerdote, he sufrido en carne propia su indiferencia.


Ningún político o personaje público dirá nada a favor del Cardenal e incluso este debe "retractarse" de sus declaraciones, pero este abogado NO es ni lo uno ni lo otro, luego no tengo porqué estar con el sentimiento de la mayoría.

Por lo anterior y luego de leer las dos primeras líneas de su declaración opiné sobre el tema e inmediatamente encontré  respuestas que he tenido el placer a su vez de contestar.



He aquí el desarrollo del debate en facebook:


"A ver, "no existe palabra mal dicha sino mal entendida" dice un viejo aforismo, traslademos tal dicho al pensamiento y tendremos, según mi opinión, lo siguiente:

En el reino animal del cual la especie humana ocupa el primer lugar, el macho es un "perseguidor" natural de la hembra, así por ejemplo, las ,leonas sólo se dejarán cubrir por el León después que este se deshizo de sus competidores TODOS la perseguían.

La mujer naturalmente, por ser un ser superior conjuntamente con el hombre le agrada ser cortejada es su esencia, NO estoy descubriendo nada a la sazón sea dicho y el hombre intenta "conquistarla", bueno eso era en la época de mis abuelos cuando la ropa de baño parecía una pijama.
Con el tiempo la mujer se fue sofisticando al impulso de la moda, cada vez fueron más pequeños los trajes de baño y hoy lo único que les falta mostrar es lo poco que queda por enseñar de su intimidad.
Ahora bien, hay mujeres -de ninguna manera pocas- que por imponerlo "la moda" se consideran "poco atractivas" sino tienen un gran busto o provocadores glúteos, fatalmente la naturaleza no las dotó de la exuberancia natural de otras, SOLUCIÓN ayudar a la naturaleza para que puedan tener de lo que carecen, ¿pero cual es el objetivo de ese afán? SER MÁS ATRACTIVAS a los ojos del hombre, como si lo que Dios les dio fuera insuficiente. ¿Que supone ello? que el hombre encantando con cortejar a la dama de sus sueños, NO necesariamente una mujer de turgentes senos y de un talento inapreciable en sus glúteos, de pronto se queda bizco al ver el monumento que tiene delante que ya no es la dama de sus sueños sino un apetecible "bocatto di cardinale" Y SE TRANSFORMA ya no en el galante caballero que debiera ser sino en un perseguidor salvaje que desea hacer suyo ese apetitoso pedazo de carne que cruza coqueto o con el ceño fruncido, más ni los senos ni los glúteos se enteran de tal seriedad.

Así las cosas, NO anda descaminado el Cardenal Cipriani, las mujeres exigen respeto pero no se respetan a si mismas, si un salvaje perseguidor la dice una grosería o toma la vía de los hechos la mujer huye temerosa o denuncia al salvaje y este si es capturado se presenta a la sociedad como un ser repugnante, mañoso, depravado y cuantos epítetos se le puedan endilgar si toca la exhuberancia trasera o delantera de la "agraviada" o le dice un horrendo piropo que resalta las bondades implantadas en su cuerpo en el peor de los casos.

Corolario: "No hay que escupir al cielo porqué en la cara nos cae",una mujer que por naturaleza le gusta que le digan que es hermosa, bellísima, con su profana actitud de lucir lo que no tiene, tampoco tiene derecho a cuestionar a un salvaje al que se ha reducido el hombre por los estímulos femeninos.


 El señor Edgardo Ganoza Cisneros, contesta: TE INVITO VUELVAS A ESCUCHAR EL VÍDEO Y TE DES CUENTA QUE SACASTE DE TODO CONCEPTO LO EXPRESADO POR EL CARDENAL EL CUAL SE REFIRIÓ AL TEMA DE GENERO EN QUE SE HABÍA CONVERTIDO LA SOCIEDAD. Aun así expreso que es una lástima el repugnante criterio o concepto que tienes de las mujeres porque escribes irresponsablemente. Si el Cardenal Cipriani dijo un dislate ( o disparate) ya nadie toma en cuenta sus comentarios acá el tema es que lo escrito en este repugnante comentario denigrando a la mujer e indicando que por hacerse cambios en el físico -lo cual es su opción y nadie se lo puede prohibir ni impedir- se convierta en un "bocado di carnale" y que no tiene derecho a denunciar a un salvaje que la viola porque la ve como un objeto sexual. Yo creo que en vez de denunciarlo tomaría la justicia con mis propias manos porque nací de una mujer y tengo hermana, esposa e hijas y daría la vida por ellas NADIE ABSOLUTAMENTE NADIE TIENE EL DERECHO DE VIOLENTARLAS solo un malnacido que no quiere a su madre y a las mujeres que le rodean puede avalar semejante salvajada.

Guillermo Anderson Anderson "sino porqué muchas veces la mujer se pone como en un....", no tenía que leer más.

Ahora, usted señor Ganoza Cisneros se permite darme clases de decencia cómo sí, a diferencia suya, no hubiera nacido de una mujer con la participación ineludible de mi padre y adorna su comentario con insultos propios de su linaje y me acusa de denigrar a la mujer porqué sostengo, por ejemplo: "hoy lo único que les falta mostrar es lo poco que queda por enseñar de su intimidad". o el párrafo final de mi OPINIÓN, (si no le gusta vaya usted con toda su patética defensa, a llorar al Muro de los Lamentos) tampoco comparte, como es obvio, esta otra ",una mujer que por naturaleza le gusta que le digan que es hermosa, bellísima, con su profana actitud de lucir lo que no tiene, tampoco tiene derecho a cuestionar a un salvaje al que se ha reducido el hombre por los estímulos femeninos", NO he escrito de violación alguna, sino de "tocamientos" (está mal sí, NO puedo negarlo), pero se olvida usted en su pobre alegato de la naturaleza humana a la que con énfasis me he referido, por tanto, no pretenda tapar con un dedo el sol, todos podemos hacer con nuestro cuerpo lo que deseemos, también podemos robar si nos dicen "ahí tiene la plata" e incluso matar para completar el delito, mas ningún ser humano es una isla y se debe conducir asumiendo los riesgos de una sociedad putrefacta en todos los órdenes de la vida, si me da la gana de entrar desnudo a la Plaza de Toros me van a arrestar, si una mujer camina media vestida en esta época en la que se protege la unión entre personas del mismo sexo, donde hombres se visten de mujer porqué es lo que desea ser u homosexuales barbados que se fotografían como si fuera la noticia del momento o lo que se ha hecho costumbre últimamente, ciertas personas mediáticas confiesan que fueron víctima de violación, DEBE ASUMIR LOS RIESGOS que la libertad que tiene de vestir y andar como le da la gana origina. 

Vaya usted con su estúpida hipocresía a la Polinesia y cuénteles a los naturales lo abochornado que está, incluso podría matarme por quitarle la venda de los ojos.


César Peralta Guillermo, gran abogado, ahora estás ejerciendo gratuitamente a favor de Cipriani. (Es un caso difícil y perdedor.) Y para hacerlo has dicho sofisticadamente lo mismo que dijo este polémico Cardenal que tal vez le hubiera ido bien como mecánico de coches. En ese caso, con menos prensa, hubiera soltado sus perlas sin la trascendencia que tienen las que ahora suelta y que de inmediato lo llevan a decir que no dijo lo que dijo, que la culpa de lo que dijo está en quienes lo esucharon decirlo, y si dijo niña no se refería a una niña, que si dijo mujer no se refería a todas las mujeres sino a una que representaba a todas las mujeres. De esos casos que nos lleva a decirle que mejor se defiende callado.

Pero lo que dice la Ministra sigue estando ahí: la víctima no puede asumir la responsabilidad del delito. Si te asaltaron, te pegaron y te quitaron tu dinero, las autoridades te pueden decir que fuiste tonto por llevar el dinero contigo y por no tomar un taxi en lugar de caminar


Guillermo Anderson Anderson. No, no defiendo al Cardenal. Dejemos un momento el tema de acoso o tocamientos indebidos, repasemos la publicidad especialmente la de la televisión, un altísimo porcentaje está destinado a la mujer en variadisimas formas y, si hay un negocio en el consumismo la lidera sin lugar a dudas la mujer quién, además, participa activamente en la propaganda exhibiendo su figura y la capacidad de vender lo que se ofrece.

Ello estimado César contradice en su esencia la reclamación del acoso, no soy un puritano pero a mi edad ni soñaría con decirle una sandez a una chica medio vestida o medio desnuda según sea la óptica del observador, pero de ahí a ser un hipócrita me separa una distancia sideral, si las mujeres no quieren ver ello nada se puede hacer, son libres de vestirse como lo prefieran, usar toda clase de menjunges que pronostican que no van envejecer, se arreglan los ojos para que se vean más grandes, la nariz para que se parezca a la de tal o cual referente al que aspiran y los consabidos implantes, todo ello, como ya lo he señalado es con el objeto de verse más atractivas, despertar la envidia de sus semejantes y provocar EXPRESAMENTE al hombre a perseguirla, la cuestión amigo es el pecado de no comprender el mandato natural al que distorsionan con apetitosos cuerpor, ah..soy viejo pero todavía funciono y nada que provoque lujuria me es ajeno, menos si se trata de una joven; en consecuencia, al haber perdido la perspectiva respecto de su atractivo natural para convertirlo en un pedazo de carne (la señora Mercedes Araoz declaró recientemente que son mucho más que un pedazo de carne, siendo ella misma un ejemplo de esa declaración sin dejar de mencionar que es hermosa y de muchos talentos físicos)elevan la temperatura de por si caliente de los hombres y del cortejo de la época de nuestros abuelos con "Pierrot y Colombina incluidos, se ha pasado a la agresión verbal y física sin sonrojo alguno, pero las mujeres siguen hipócritamente exigiendo un respeto que han ido perdiendo por si mismas sin prisa pero también sin pausa.

Empecemos por prohibir calatas promocionando lo que sea, que las mujeres recuperen el respeto perdido, no estoy pidiendo que usen una "burka" pero al menos que reconozcan lo insensato que es andar "medio vestida" en un sociedad que se ha corrompido tanto.



César Peralta.  Lo equilibrado es sostener dos cosas: 
a)una RECOMENDACIÓN a vestir con prudencia de parte de las mujeres, a la vez que respetando su derecho a vestir como deseen vestirse.
b) Castigar sin ninguna duda e independiente de la supuesta justificación de como se vistan las mujeres, a todo tocamiento, acoso y ultraje a las mujeres de todas las edades y mucho más si se hace una niña.

Criticar como se vistan las mujeres, en un contexto de violaciones, de hecho transfiere la responsabilidad del hecho a las víctimas y esto es absurdo. Y este es el tema principal. Por lo tanto el Cardenal debió haber hecho un llamado a los tocadores y acosadores a no ver a las mujeres que no son nuestra pareja como fuente de su placer, con independencia de su opinión. Claro, el llamado no servirá para nada, pero es lo que se supone debe hacer este Cardenal en lugar de ir al otro lado del mostrador.


Guillermo Anderson Anderson En un proceso judicial la "sentencia castigar sin ninguna duda" no es admisible por mucho que las apariencias nos lo aconseje, No debemos olvidar que vivimos en una sociedad donde prácticamente todo está permitido y discusiones recientes así lo confirman. La perversión parece ser el signo de los tiempos de la velocidad y el frenesí.

Jeannot Mavhier CG . Hay una obsesión enfermiza por decirle a la mujer cómo debe vestirse. Como si fuese una niña. Unos que si llevar escote o shorts cortos es de puta, otros que si enseñar poco es de monja, otros que si las gordas no deberían poder llevar leggins o prendas cortas en verano (¿deben entonces morirse de calor?).

Pues bien, el feminismo combate toda esta basura. Toda esta sociedad machista asquerosa, a la que nos hemos acostumbrado y que ya percibimos como natural, se basa en gran medida en no dejar que la mujer decida.

Vale, entonces tenemos que uno de los fundamentos del feminismo es que la mujer tenga libertad de elección. Esto queda claro. Lo que no está tan claro es hasta dónde llega esta libertad de elección. 

En primer lugar, ¿las mujeres pueden ser realmente libres? A primera vista la respuesta es un sí rotundo. Pero si nos paramos a mirar nuestra sociedad, nos daremos cuenta de que ni las mujeres ni los hombres somos totalmente libres. Hay usos sociales, costumbres, formas de pensar... que nos coaccionan a la hora de actuar. Por ejemplo, es difícil que una mujer, por muy empoderada que esté, vaya por ahí con los sobacos sin depilar. O que se deje bigote. Estaría haciendo un acto libre y feminista, pero choca tanto con los estándares de belleza socialmente aceptados que es poco probable que lo haga.

O, ¿podemos dejar que una mujer machista lo sea? ¿Podemos recriminarla por ello? ¿o eso sería caer en el paternalismo? Imaginemos una mujer que nos dice que a ella le gusta pasarse el día encerrada en casa mientras su marido trabaja, que comprende que este último sea posesivo y celoso. Aunque le digamos que eso es machismo y es malo, quizás a ella le importe una mierda. Muchas veces les he comentado a amigas cosas machistas y me han dicho sin tapujos que no les importaban lo más mínimo, que son "tonterías". ¿Qué hacemos? ¿dentro de la libertad de elección está el elegir aceptar el machismo?


Guillermo Anderson Anderson Es un problema mayor el que refiere amigo Mavhier en una sociedad MUNDIAL que ha llegado a consagrar aberraciones en homenaje a la libertad.


3 comentarios:

miryan urday torres dijo...

Hola Willy te estuve llamando. Dónde te ubico? Miryan
7

José Guillermo dijo...

Hola Miryamcita, estoy en Cieneguilla, mis teléfonos son: 981 570078 Entel y 952345152 Claro
fatalmente la señal es pésima en el caso de Claro y regular con Entel, por eso no oí el timbrado, pero estaré atento hoy para poder contestarte.
Saludos
Guillermo

miryan urday torres dijo...

Holaaaaa, menos mal me contestaste. Te acabo de llamar. Vas a tu oficina en Lima?. Tengo que hablar contigo urgente.