Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

lunes, 6 de junio de 2016

¿Bajó la tensión?

¿Bajó la tensión?

La fiebre ha disminuido, es lo que diría el Dr. Luís Bedoya Reyes, ante ello y sin el apasionamiento previo deseo escribirles algunas de mis impresiones del proceso electoral que concluyó ayer 05 de junio de 2016.

No voy a comentar el resultado pues mi voto  fue contra un clan mafioso,  además no he abrigado esperanza alguna respecto del gobierno del gringo,  he preferido abrir la puerta  del Palacio de Gobierno DE MI PATRIA  para que, por espacio de cinco años, la  administre  una familia norteamericana  en lugar de un clan conformado por distintas nacionalidades  unidos por   fines protervos  ante la inexistencia de  alternativa nacional.

Cambiando continuamente de Canal pude recorrer todos los canales nacionales y reparar en singulares conductas, no es necesario para mí (pienso que la mayoría también) ver completa una entrevista o apreciar reacciones para darme  la idea más precisa del evento.

Así pude visualizar en el Canal de Estado las opiniones de  destacados hombres de prensa   en un panel desarrollado después del resultado a “boca de urna”, observé a un compungido Ricardo Vásquez Kunze, perplejo, anonadado, como una estatua, incapaz de asumir el eventual –hoy confirmado- triunfo del gringo Kuczynski, le desconoció dotes de gobernantes y que el plan de gobierno no valía nada, corolario un  fujimorista en su hora más aciaga.

Luego en Latina pude ver a una soberbia y autoritaria Luz Salgado  debatiendo con  el abogado Alvizuri, pensé “gracias a Dios que la japonesa no ha ganado”.

Luego nada interesante que destacar más allá de los análisis de porqué perdió la japonesa y comentarios de todo orden sobre la gobernabilidad del País por los próximos cinco años y desde el 28 de Julio de 2016.

Estuvo muy bien la japonesa en su breve presentación ante sus seguidores, personalmente no le creo nada; en fin se está ya, preparando para el 2021 un tema ajeno a la democracia partidaría pues se supone que él o la candidata de “x” partido para candidatear dentro de cinco años saldrá de sus elecciones  internas, fatalmente lo único que NO existe al interior de estos partidos es democracia y su reforma con la actual conformación del Congreso son “sueños de opio”, por tanto,  dentro de un lustro tendremos a los Guzmán, al o a la japonés o a la japonesa, probablemente a Verónika Mendoza más cuajada y peruana hasta la última lágrima, ojalá presente un plan de gobierno menos clientelista y se desprenda de gente como Pedro Francke y Humberto Campodónico dos profesionales que se equivocan a propósito y de bastantes viejos ansiosos de respirar los aromas del poder y pensar en el dinero hasta en su último aliento.

Tienen dinero suficiente para vivir sin trabajar sabrá Dios por cuantas generaciones sin contar la holganza del quinquenio que empieza el 28 de julio de 2016, NO deben volver a postular porqué perderán tantas veces como lo hagan y no es odio ni antis de clase alguna, no puede existir antis sino existe una doctrina a la que oponerse con la furia de un tigre hambriento, lo que existe son recuerdos de inconductas que no permitiremos que se vuelvan a repetir.

Lo dejo aquí pues en el próximo artículo me ocuparé de fundamentar por qué no tengo la menor esperanza en la familia norteamericana que administrará el Perú.

No hay comentarios: