Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

domingo, 20 de marzo de 2011

Hablemos de Poesía IV


Describir quisiera la belleza de  mi amada
mas, ni el canto del ruiseñor al despuntar el alba,
ni el rocío matinal posado en purpúrea rosa
su hermosura igualan.

Escribir quisiera mi pasión pagana
mas, un insufrible dolor mi pensamiento calma.

Describir quisiera sus primorosas pupilas
intensas, serenas, diáfanas, cual vaporoso organdí
mas, ni el camafeo opalino ni la bruñida esmeralda
su resplandor alcanzan

Escribir quisiera mi inefable amor 
mas, en esta clara mañana, 
mis ideas, cual nudo gordiano
no se desatan.

No hay comentarios: