Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

viernes, 25 de marzo de 2011

Hablemos de Poesía VIII


Esta fotografía, como aquella que ilustra una de mis entradas, pertenece a un gran profesional Indonesio de nombre (disculpen si me equivoco al escribirlo) Raindrha Prakasha, para mí representa la paz que se necesita para reflexionar.


Hubieron de transcurrir 22 años para que volviera a escribir, esto sucedió en noviembre de 2006, sólo dos poemas escribí desde ese mes hasta noviembre de 2007, a partir de esta última fecha con alguna regularidad le dedico un tiempito a garabatear lo que siento. A propósito, la musa de mi época estudiantil esta en la actualidad felizmente casada y  lleva una vida plena en realizaciones.


 ¿Que son las lágrimas?


sino páginas ajadas, perdidas
en el recóndito sendero sin distancia,
o acaso olvidadas en el resquicio más secreto
del viejo arcón de un joven potentado,
ciego de tanto fijar la mirada
en la vía sin retorno que lo
conduce a casa.

¿Que son las oportunidades?


sino páginas blancas muy pesadas,
apenas sostenidas por cansadas y
broncíneas manos de lata que,
allá a lo lejos,
do se confunden los colores del alba,
las cortan níveas
y bien cuidadas dagas.

¿Que son los ancianos?


sino letras góticas orladas de finos
hilos de plata, entre las voces
que murmuran sobre la densa niebla
de una  partida ya jugada,
que la dama de negro
y su innombrable guadaña,
contempla serena,  pues no hay orquídeas,
ni lúgubre copa dorada  que
detenga, como un príncipe encantado,
el largo y estrecho camino de la abundancia.

¿Que son los nietos?


sino el bramido del mar
que llega sin prisa
a la cumbre más alta del
Himalaya.
El suave rumor  del arroyo,
que cristalino recorre
la ubérrima espesura.
La galaxia más cercana,
con el insondable secreto de Dios,
que su estrella  más lejana
no podrá revelar,porque 
le falta la sabiduría del alma.

La constelación de Orión
con su baño de argento
guiando tus pisadas.
Como volver a mirar,
con la misma mirada,
el espejo reflejando tus pupilas
que ya no pueden
derramar más lágrimas.

¿Y que es la mujer amada?,

sino el trino de
un ave enamorada,
el enigma del rocío estival que
como perla sobrehumana,
se posa bienhechor
sobre las hojas de las plantas.

Un faro luminoso
en medio de la nada,
el cadalso isabelino
donde depositas, 
sin saberlo,
tus páginas brunas
y aquellas que por añejas 
                                                 se vuelven más pesadas,                                                                                                            
O acaso  la odalisca 
de tus fantasías más
logradas.

UN PENSAMIENTO FINAL: "ENVEJECER ES OBLIGATORIO, CRECER OPCIONAL"

No hay comentarios: