Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

martes, 15 de marzo de 2016

HONOR y TRAICIÓN

Pienso en el reconocimiento a las calidades, virtudes, influencia del pensamiento, convicciones y capacidad de liderar cambios en las mayorías,  aspiración humana esperada por quien las detenta o piensa ciertamente en ese sentido, en el lado opuesto existen personas que prefieren no asumir la dirección de ningún colectivo pero si prestas a criticar el trabajo de otro.

En la coyuntura actual los hay de uno y otro lado, no obstante entre los críticos debemos agregar los pagados por los adversarios con el objeto de restarle una o más de aquellas virtudes por las cuales es reconocido, una suerte de traición a la ética y al honor.

La traición en el Perú se asienta en la época de la conquista proyectándose a nuestros días, la traición es ausencia de HONOR, de respeto por los derechos propios y ajenos, quien traiciona NO tiene ética, ni sentido de responsabilidad, mucho menos honor, existen a mi juicio niveles de traición, se traiciona a un amigo sea una persona de bien o un criminal, se traiciona al ser querido al buscar contento en otro cuerpo, pero, siempre en mi opinión, NO existe peor traición que la traición a la Patria.

En 1990 el pueblo peruano –por lo menos una mayoría “democrática”- traicionó a sus ancestros, a la tierra de su nacimiento, a la luchas por ser independientes, a la sangre derramada por siglos de abuso, olvido y explotación aun así muy lejos de aquella que entregó el Perú al dominio ibérico.
En 1990 se eligió a un extranjero para la administración de nuestra Nación, ¿recompensó ese extranjero la fe de los millones de traidores?, veamos:

Para cambiar al Perú hay que sentirlo hasta los huesos, escupir sangre de frío o de dolor, hay que beberlo en soledad para intentar comprender el olvido y esencialmente sus perversas consecuencias.
Ese extranjero realizó obras de comunicación importantes, destruyó los sindicatos, creo la más nefasta red de control y dependencia humana al fomentar la informalidad y el individualismo caníbal que en la hora actual no es sino el reflejo de  la mayor traición sufrida por el Perú ¡su entrega al conquistador español ni siquiera por trece monedas!. Dio pase a la creación del ROBO MÁS ASQUEROSO DE NUESTRA HISTORIA al esfuerzo de millones de trabajadores, promulgando la Ley del Sistema Privado de Pensiones y hoy por ese individualismo caníbal NINGÚN candidato a la Presidencia se ocupa de él, salvo su hija  defendiendo a las aseguradoras extranjeras y a las pocas familias peruanas propietarias DE LAS AFP y de un ROBO INSTITUCIONALIZADO CON ARREGLO  A LEY.

Casi 30 años después la hija de ese extranjero por el cual nos encontramos como estamos, con una brecha entre ricos y pobres cada vez mayor y un gringo tan viejo como la hipocresía que ambos trasuntan en cada una de sus presentaciones pretenden gobernar al Perú y existen todavía treinta por ciento de traidores “democráticos” dispuestos a votar por ella y un poco menos los dispuestos a elegir al gringo.

Si decidimos otorgar una vez más a un extranjero la administración del País no nos quejemos de la entrega de nuestros recursos al Capital foráneo, la privatización del agua, de esterilizaciones, ni de ejecuciones extrajudiciales, ni del olvido secular de las necesidades mayores de los peruanos más pobres, NO nos quejemos DEL INDIVIDUALISMO y de todos los males por él prohijados, no tendríamos autoridad moral para hacerlo si por tercera vez un grupo de traidores entrega la Patria por un inexistente plato de lentejas.

No hay comentarios: