Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

miércoles, 1 de febrero de 2017

CESAR HILDEBRANDT Y LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL



César Hildebrandt Pérez Treviño ha demostrado a propios y extraños sus calidades intelectuales, demás está lisonjearlo con ellas.

Hoy,  01 de febrero de 2017,  en Radio San Borja entre las 08 y 09 de la mañana Glatzer Tuesta lo ha entrevistado y conversado sobre la actualidad política;  Poco antes de finalizar le pide su opinión sobre el tema de la identidad de género, no sin antes dejar sentada su posición a favor de la curricula escolar.

Hildebrandt responde “hay que ser muy imbécil para no aceptar que el género –hembra y macho agrego- es una construcción social” en decidido apoyo al fundamento expuesto por el MINEDU respecto de que el sexo biológico  es distinto del que se construye con el paso de los años y las experiencias vividas, de suerte que es posible haber nacido macho y sentir como hembra.

Hildebrandt tiene razón el género –hembra/macho- es una construcción social, tanto varones como mujeres van definiendo su participación en este Mundo conforme a sus aspiraciones sean estas producto de su educación o de la influencia familiar siendo la familia el núcleo más importante que, deseándolo o no, señala o aconseja  el camino que deben seguir los hijos (as).

Esta estructura se puede romper y de hecho se rompe cuando los hijos (as) deciden emprender su propio destino desembarazándose de los estereotipos familiares, el hijo NO quiere ser Médico como su padre o la hija desea ser profesional y no atarse a las responsabilidades hogareñas ni tener esposo ejemplos recibidos de su progenitora, las razones pueden ser variadas no me corresponde opinar pues no reúno las condiciones profesionales para analizarlas.

Un homosexual NO es una construcción social es el desarrollo de determinada conducta porque eso es lo que le gusta a quién nació varón pero piensa o desea como mujer.

Aceptar que es una construcción social sólo sería admisible si la estructura de la sociedad permite elegir esta conducta, lo que en puridad significaría dos cosas, la primera que la homosexualidad es vista como normal y que tal conducta conforma un amplio sector de la sociedad revelándose contra el mandato natural de perpetuación de la especie y las obligaciones que ellas imponen.

Tal cuestión NO encaja en la sociedad peruana pero podría, si desde muy niños se les enseña que es posible y no condenable optar por la homosexualidad. “ME VISTO COMO QUIERO Y CON QUIEN QUIERO ME DESVISTO” es el lema de una defensora de esta tendencia y pregunta: ¿Por qué se hacen tantos problemas?.

La segunda si es una construcción social colegiríamos que la sociedad, cualquier sociedad, rompe cualquier paradigma natural y alienta una revolución de la satisfacción sexual absolutamente libertaria incluyendo la satisfacción con animales.

Por lo expuesto estoy de acuerdo con Hildebrandt si la “construcción social del género” sólo está referida  al varón o la mujer como tales y en total desacuerdo si su pensamiento incorpora a las conductas homosexuales como “construcción social”.




No hay comentarios: