Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

lunes, 19 de diciembre de 2016

11-12-2010


De pronto se encontró con un hombre desconocido que no le quitaba la mirada, ¿quién podrá ser esta persona?, cuyos escasos cabellos enmarañados caprichosamente formaban lenguas de fuego cristalizadas.

¿Será un filósofo del Siglo de las Luces?, ¿un aedo del amor y la tertulia?, ¿un bolchevique de las palabras sin tiempo?, ¿un Casanova enamorado del misterio?, ¿una copia de Einstein?, ese hombre extraño, no bajaba la mirada y no expresaba sentimiento alguno.

¿Acaso es un mensajero impenitente? ó ¿un viajero que llegó al fin de su aventura sin encontrar a la mujer ideal?, ¿un ludópata que perdió el camino a casa?, ¿El buen Geppeto?, ¿Un Ángel sin alas? ¿Un Fantasma que no inspira miedo?,…… María Jesús….., ¡retira el espejo del baño no quiero verlo nunca más!.

Guillermo Anderson

No hay comentarios: