Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

jueves, 1 de diciembre de 2016

La ideología de género en las Escuelas

Para una sola persona resulta abrumador analizar en pocos días los cuatro últimos Decretos Legislativos, del 1249 (lo he comentado íntegramente) el 1250, 1251 (las autoridades deben revisar bien esta norma,estoy en el artículo 9º y encuentro la redacción de las modificaciones además de la inconstitucionalidad del numeral 5.2 del artículo 5º que sustituye íntegramente al anterior cardinal del también Decreto Legislativo 1224,   demasiado complejas con aparentes contradicciones sobre las atribuciones de Pro inversión y como quiera que las normas no son islas dentro del orden jurídico, deben tener  perfecta concordancia con el resto del articulado del Decreto Legislativo 1224  y la Constitución) y recientemente el 1252 publicado hoy 01 de diciembre de 2016.que todavía no he leído. Deseaba hacerlo pero al leer el artículo del día de hoy de la señora Patricia del Río, como padre, como abuelo y como hombre no puedo dejar de opinar.
Imagino que la señora del Río es madre y si no lo es realmente preocupa su opinión, así que, compartiré su pensamiento:
Patricia del Río
Me escriben unas madres de familia preocupadas por un vídeo que les han pasado a sus hijos en un colegio particular. Se trata de un material en el que se les enseña a los chicos cómo autoexaminarse para saber si tienen cáncer a los testículos. La intención del profesor es llamar la atención de muchachos de 14 y 15 años sobre un tema del que nadie les habla. El problema: en el video aparece una chica muy sensual, en ropa interior, que con la promesa de “vas a ver cómo me toco”, se saca unos testículos peludos del calzón y empieza la demostración.
Obviamente el video busca captar la atención de los hombres apelando al morbo y a la curiosidad, y funciona. Pero claro, cuando tu hijo te cuenta que le han pasado un material en el que hay una chica muy hot que se toca los huevos, lo menos que puedes hacer es preocuparte. Las preguntas que se hacían las madres son: ¿puede el colegio autorizar ese video sin consultar a los padres?, ¿es apropiado para adolescentes?
No tengo una respuesta para estas interrogantes. Pero la experiencia me ha hecho reflexionar sobre el debate que se ha armado en torno a la supuesta ideología de género que se incluye en el currículo escolar. Al igual que las mamás de los chicos expuestos al video testicular, hay un grupo de padres aterrorizados con que sus hijos aprendan conceptos equivocados o contrarios a sus creencias sobre el sexo biológico, la identidad, la opción sexual, etc. 
¿Tienen razón para estar preocupados? Partamos del principio de que todo padre tiene el derecho y el deber de preocuparse por sus hijos. Sin embargo, al igual que las madres del video hot, tal vez la clave está en asumir esta preocupación como una oportunidad de generar debates más amplios sobre los contenidos que reciben nuestros hijos. ¿Los adolescentes tienen testículos?, sí. ¿El cáncer a los testículos existe?, sí. Es obvio entonces que un profesor que busca enseñarles cómo detectarlo no quiere perjudicarlos. Tras el susto inicial, las madres comprendieron que en lugar de exigir la expulsión del profesor lo más sensato era debatir ampliamente sobre la pertinencia del material.
Del mismo modo, nuestros hijos viven en un mundo en el que hay homosexuales, transexuales, hay mujeres que deben tener los mismos derechos de los hombres, hay problemas de discriminación y hay miles de circunstancias que necesitan una explicación que los ayude a vivir de una manera más justa. ¿Tienen los padres derecho a participar en este debate? Indudablemente que sí, pero debemos preguntarnos cuál es la mejor forma de que esos contenidos lleguen a nuestros hijos y no desecharlos de plano. Porque si insistimos en no hablar de aquello que nos incomoda, si negamos que existen realidades que debemos abordar sin prejuicios, entonces estaremos exponiendo a nuestros hijos al peor de los cánceres: al de la ignorancia y la discriminación.

MI COMENTARIO

En este contexto y con el mismo objeto de debatir ampliamente  "la ideología de género" propuesto no sólo por la señora en mención antes ya un par  de congresistas, con ocasión de presentar un proyecto conjunto sobre la homosexualidad han manifestado la misma intención.

Cuando era niño el tema del sexo era "tabú" tanto que entre el trompo, las bolitas, el lingo, paso gigante, chanca la lata, la botella borracha y otros juegos,  en los momentos de descanso nos preguntábamos ¿por donde se le hace a la mujer?, las respuestas que hoy recuerdo, de haberlas oído un adulto pensante le hubiera causado inmensa preocupación, por tanto, enseñar sexualidad en las escuelas era y es una necesidad, no sé con que profundidad se aborda el tema hoy en día en los colegios, lo concreto y correcto es desarrollar conceptos en el entendimiento de la sexualidad de la mujer y el hombre, enseñarles, por ejemplo, que los hijos son producto de la unión de un hombre con una mujer, en la que cada quién aporta el 50% del producto final (un bebé) y que el embarazo es un regalo de Dios y si por ahí son ateos un premio glorioso con el que la naturaleza ha dotado a la mujer, esta cuestión NO es asumida por las mujeres, piensan que como la nueva vida  crece en su vientre disponer de ella es un derecho inalienable y pueden matarlo o tenerlo según sea como lo concibieron o si va a nacer deforme igual, "nos despachamos a este monstrito y el futuro otra vez es nuestro".

Ahora bien, como vivimos en un País en el que una nada despreciable masa de votantes entre homosexuales y derivados,  los políticos no han dudado en "luchar por sus derechos", la señora del Río considera que los niños y adolescentes deben saber de su existencia, imagino que ha considerado que la homosexualidad y derivados son GUSTOS y CONDUCTAS y que se puede nacer con cierta predisposición  o se va adquiriendo poco a poco, tema de suyo muy difícil porque la ciencia no se ha puesto de acuerdo si es una enfermedad o gustos y conductas adquiridos.

Los niños y los jóvenes ven -como negarlo- a diario a los homosexuales, es indispensable abrirle los ojos, la pregunta es ¿para que?, les van a decir que a un hombre le gusta otro hombre porque "le gusta lo que le hace", porqué es muy inteligente, porqué tiene muchos bellos o porqué tiene un pene africano, ¿que le van a decir a un niño cuando empiece a preguntar?, no saber porqué un señor se disfraza de mujer o dos hombres se besan en la calle, en fin, quien tiene una tribuna como la que brinda "El Comercio" puede escribir lo le sale de los forros o de las enaguas y colocarse el traje oscuro y maloliente de la  modernidad.




No hay comentarios: