Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

jueves, 29 de diciembre de 2016

Alfonso Grados - Ministro de Trabajo y la eliminación de todos los beneficios laborales

“Sobre costos buenos y muy buenos, sobre costos malos y muy malos”, tiene el título que en este blog he compartido con todos ustedes el día de ayer 28 de diciembre de 2016.

El fondo era, es y será, la fórmula mágica que utilizará el gobierno actual  para eliminar las gratificaciones, indemnización, goce vacacional y el pago de la contribución para la salud en estos momentos a cargo del patrón que será en adelante pagará el trabajador.

En el artículo de ayer, comentando la noticia de reducir los sobre costos  al 10% hoy, según dicen es del 40%, intenté  explicar el engaño, el fraude que utilizarán, les explico: si pagan un sol por hora de trabajo, deben aumentar cuarenta céntimos de Sol por cada esclavo a su servicio, es decir, por cada sol que percibe un obrero o empleado (colaboradores se dice ahora)  sus amos deben pagar S/. 0.40 adicionales constituidos por todos los beneficios que he mencionado, algunos como la CTS constituyen un pasivo para las empresa y un activo semi disponible para el trabajador mientras dure la relación laboral, pasivo que se desembolsa cada seis meses en la cuenta bancaria indicada por el obrero o empleado.

El señor Alfonso Grados – Ministro de Trabajo en el artículo que en instantes podrán leer,   narra el cuento de siempre como si fuera una mazamorra utilizado por todos los ministros de trabajo y por gobiernos corruptos que administran para los amos sin importarles los esclavos, mucho menos los viejos que deberían estar muertos, para eso crearon las AFP,…ah suena duro, esquizofrénico dirán los sicólogos o los que fungen como tales.

Como el Ministro en ese pandemónium recetario escribe sobre la necesidad de mejorar el salario y todos paran las orejas, en especial los jóvenes  para quienes el futuro no pasa del año si son solteros y unos pocos más si son padres, en cualquier caso no están capacitados para proyectarse 40 o más años en su vida, ¿porqué? Pues porque vivimos la era de la velocidad.

Estando a lo anterior les narraré lo que hará PPK es más, ya lo hice el día de ayer al opinar sobre los “sobre costos…….”

El 28 de julio del 2017 anunciará el aumento de la Remuneración Mínima Vital y un aumento general  para todos los trabajadores que se yo, entre 10 y 50% -estoy de buen ánimo- fijando escalas remunerativas a las cuales se les aplicará tal porcentaje, de pronto ni siquiera aumentan el mínimo, en contraprestación anunciarán la desaparición de todos los beneficios actuales y se soldará la infamia impidiendo la posibilidad de su retorno y como figura en su plan de gobierno crearán el seguro de desempleo –cubierto por el empleador en no más del 10% de la remuneración de su esclavo- y el engaño quedará consumado y dirán poniendo la cabeza del ministro en el cadalso que es una magnífica decisión porque ahora el 70% sin beneficios trabajara sin la desigualdad actual y los emprendedores (explotadores de lo peor peleándose el puesto del mas  indigno ser humano con los blanquitos de siempre) se formalizarán, jejeje!! Los explotadores no estarán conformes, actualmente las obligaciones  laborales  que no cumplen ni respetan, son inferiores al aporte de 10% de un probable seguro de desempleo y naturalmente rechazará cualquier aumento de sueldo, el hambre y la necesidad son sus mejores argumentos para quedarse no con la parte del león sino con todo.

Pero el “milagro peruano es peor”, en los años posteriores ni sueñen con aumentos y el famoso “consejo nacional del trabajo” estará pintado y las protestas sociales más temprano que tarde se dejará sentir y estaremos peor que en la actualidad.

A todo ello, el gobierno mediante el Decreto Legislativo 1272º que modifica la Ley 27444 le otorga facultades peligrosísimas a la Presidencia del Consejo de Ministros para sacarle la vuelta a las comunidades campesinas y nativas, revisen esas facultades en relación con los TUPAS artículos 30 y siguientes.

El Ministro escribe sobre la productividad y la falta de tecnología para los emprendedores, no imagino que harán al respecto, de pronto regalar la tecnología para la producción porque si es cobrada ningún emprendedor la requerirá.

Lo que debe hacerse es diversificar la producción y que no sean sólo textiles pues el resultado indiscriminado de su crecimiento y la falta de control ha dado origen a que las prendas de vestir tengan un costo irrisorio y aun así están más caras que las importaciones chinas jejejej!!!.
Terminando el tema, si a este gobierno no lo sacan las botas antes que se incendie la pradera el pueblo tendrá que hacerlo.

“SI NO HAY JUSTICIA PARA EL PUEBLO QUE NO HAYA PAZ PARA EL Gobierno” Emiliano Zapata.

HE AQUÍ LA OPINIÓN DEL MINISTRO DE TRABAJO.

Una impostergable necesidad, por Alfonso Grados
“Si bien las reformas son urgentes, se deben validar mediante el diálogo social y la búsqueda del mayor consenso”.
El Comercio – Edición digital 29-12 2016
Ministro de Trabajo
Para que la revolución social presentada por el presidente Pedro Pablo Kuczynski como el principal eje del desarrollo inclusivo de su mandato perdure, debe sustentarse obligatoriamente en la generación de empleo sostenible y de calidad, minimizando el riesgo de que quienes logren salir de la pobreza recaigan en ella. Esto nos obliga a enfrentar con creatividad y decisión la impostergable reforma laboral que nuestro país requiere.
La estructura de nuestro mercado laboral hace que la continuidad del empleo sea un reto particularmente complejo. La generación de nuevos puestos cayó en 50% en la última década, no cubriéndose siquiera el ingreso de los jóvenes a la búsqueda de trabajo. Enfrentamos un mercado altamente informal (el 70% de trabajadores no accede regularmente a los sistemas de seguridad social ni a una adecuada protección legal), con limitaciones para atender a las poblaciones más vulnerables (como son las mujeres, los jóvenes, las personas con discapacidad o el poblador rural). En consecuencia, los niveles de productividad se mantienen bajos (el 65% de trabajos se ubica en unidades productivas muy pequeñas o carentes de tecnología), impidiendo que las remuneraciones alcancen los niveles esperados por la población. 
Esta realidad se inserta en un marco jurídico que no cuenta con una legislación laboral integrada y moderna, en el cual coexisten diversos regímenes de trabajo desconectados entre sí y en donde el ciclo laboral de contratación, desarrollo y finalización es rígido. También es uno en el que se han debilitado tanto la negociación colectiva como la sindicalización, y el proceso inspectivo, por estar fragmentado y carecer de predictibilidad, no promueve la formalización. Así también, el alineamiento eficiente de oferta y demanda de trabajo se ha deteriorado, afectando la empleabilidad. 
Desde el Ministerio de Trabajo venimos revitalizando el acercamiento con los actores involucrados (trabajadores, empleadores, sociedad civil, interlocutores políticos), compartiendo investigaciones, escuchando propuestas, confrontando ideas y planteando acciones. El relanzamiento del Consejo Nacional del Trabajo, la activación de mesas técnicas de trabajo, el continuo recorrer por las regiones, la participación en foros especializados, la constitución de un consejo consultivo de alto nivel, entre otras iniciativas, apuntan a la convicción de que, si bien las reformas laborales son urgentes, se deben construir y validar mediante el diálogo social y la búsqueda del mayor consenso, no imponiéndolas forzada o apresuradamente.  
En estos meses hemos destrabado exigencias burocráticas que dificultaban las contrataciones y generaban costos inútiles. Hemos fortalecido los servicios que brindamos en los centros de empleo para los ciudadanos y presentado al Consejo de Trabajo una veintena de cambios normativos buscando simplificar o equilibrar la relación laboral en negociación y ceses colectivos, la escala de sanciones en la inspección laboral y las exigencias de la ley de seguridad y salud en el trabajo, todas para su pronta promulgación.
En paralelo, estamos abocados al diseño de reformas estructurales de fondo que incluyen la simplificación de los regímenes laborales, la racionalización de los sobrecostos, los incentivos a la formalización, la debida protección ante la desvinculación laboral y la definición del instrumento jurídico que integrará y modernizará nuestra legislación: Ley General o Código Laboral. 
La tarea descrita no es fácil ni cortoplacista pero es sin duda prioritaria si queremos ser consecuentes con la política de protección y desarrollo social que nos rige. Por ello, es imprescindible incorporar al debate ideas frescas que permitan superar aquellos prejuicios y discursos trillados que, al bloquear ideológicamente soluciones novedosas, impiden el despegue laboral. Justamente, esa línea transformadora es la que guía nuestra gestión, para así cumplir con el principal compromiso que tenemos por el país: garantizar empleo digno para cada vez más peruanos.

No hay comentarios: