Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

lunes, 19 de diciembre de 2016

Fernando de Trazegnies Granda

El día de hoy,  19 de diciembre de 2016 en la edición digital de El Comercio leemos la columna de opinión del Abogado y “Caballero de la Orden de Malta” (no recuerdo donde lo leí) don Fernando de Trazegnies Granda abordando la actual coyuntura política, empieza el articulista señalando que no es político pero se “despacha” contra el Maestro Héctor Cornejo Chavez líder del Partido Demócrata Cristiano del que se alejó en le época del General Velazco Alvarado por las razones que explica.

Posteriormente, siempre dentro de su opinión, “no siendo político” opera sin bisturí y a la diabla a la “izquierda peruana”  terminó que no comparto pues lo que se necesita son ideas,  como posible beneficiaria del ring de box en el que se ha convertido la política actual, reitero el articulista “no es político” y en la parte final de su comentario escribe lo siguiente:

“Es preciso tomar consciencia de que ya no estamos en un período electoral, donde normalmente destacan los intereses partidarios. Estamos, más bien, en un país y con un Gobierno (incluyo como tal al Poder Ejecutivo, Congreso y Poder Judicial) que se encuentra en un momento muy importante, en el que vencedor y vencido en las elecciones tienen que trabajar en común para levantar al Perú. Si lo logran, ¡enhorabuena!, habrán cumplido con lo que el pueblo esperaba. Si no lo logran, ¡sálvese quien pueda!

Cuando pasen los años, el presente período debería recordarse como una época ejemplar de integración de los diferentes grupos políticos que buscaron, con las mismas perspectivas, el desarrollo del Perú; y que este desarrollo alcance a todos sus habitantes. En cambio, sería muy triste que los futuros historiadores miren hacia atrás y se lamenten al encontrar un Gobierno (en sus tres planos) donde todos chocan contra todos, que ha pasado a la historia como agrupaciones de resentidos, socialmente y personalmente, cuya conducta confusa e irresponsable impidió que el Perú –me refiero a todos los peruanos– creciera como debía ser. 

Esperemos que no sea así y que los historiadores del futuro puedan describir esta época como la del triunfo de la buena razón, que conlleva el trabajo en común, el bienestar popular gracias al desarrollo general de la economía, la comunidad de principios entre los distintos poderes del Estado”.

Don Fernando de Trazegnies Granda “no es político” pero escribe de intereses partidarios antes de las elecciones y que pasadas estas debe trabajarse por el País, olvida el “Caballero de la Orden de  Malta” que en el Perú a lo largo de su historia lo único que ha primado en todos los gobiernos son los intereses de los que apoyaron al ganador sean o no “intereses partidarios” y que si estamos en un ring de box se debe precisamente y en este caso repulsivos, a los intereses personales de la hija del “dictador” para el cual trabajó.

No comparto las ideas de lo que llama “izquierda peruana” no mientras sea liderada por una persona como la bella señora Veronika Mendoza, que como en el “espejo” de la bruja sedienta de poder no vacila en proponer la promiscuidad, usar el hambre del pueblo y de forma selectiva para apoderarse del sillón de la suerte y se pregunta ¿quién es la mejor candidata?, así pues, el caballero Trazegnies desenvaina su espada pero sin subir al caballo, lamentable por toda la hipocresía que irradian cada una de sus letras aprovechando las circunstancias.



No hay comentarios: