Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

domingo, 4 de diciembre de 2016

Esther Vargas, Perú 21 y la homosexualidad

Nuevamente debo opinar, no voy a aceptar que pretendan vende cebo de culebra en este tema de la "ideología de género", esta vez la señora Esther Vargas columnista de Perú 21 de grupo El Comercio que con enorme tiraje y copamento de la información, escrita, hablada y televisiva, da tribuna a gente que por encargo estaría encantada que el Perú se convierta en un burdel de degenetrados.

Reproduzco la nota de la señora Esther Vargas:

El día que en Perú era trending topic #ConMisHijosNoTeMetas, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara realizaba dos eventos sobre la comunidad de gays, lesbianas, trans y bisexuales (GLTB). En una esquina, cuatro escritores debatían en la mesa “Latinoamérica, ¿sale del clóset?”. En la otra, la psicóloga Rinna Riesenfeldpresentaba su ya famoso libro “Papá, mamá, soy gay” (editorial Raya en el Agua).
El hashtag del odio retumbaba en mi cabeza. No me sorprende que en el Perú se aliente la homofobia. No me llama la atención el ataque cavernario. No me inquieta que se tergiverse la información para impulsar –una y otra vez– marchas de intolerancia. Así es el Perú, y ya sabemos quiénes mueven sus fichas contra la igualdad. Sin embargo, repasar cada mensaje era ver el peor rostro del país, un país donde ciertos iluminados agreden no a activistas –que ya tienen el cuero duro para resistir–, sino a adolescentes y jóvenes.
Los escritores Alberto Fuguet (Chile), Edson Hurtado (Bolivia), Mauricio Orellana (El Salvador) y Mayra Montero (La Habana, Puerto Rico) debatían sobre esa frase tan usada: salir del clóset. Palabras más o palabras menos, el grupo coincidió en que lo que estaba saliendo del clóset, y ferozmente, era la homofobia, la intolerancia y el odio. Lo que pasa en Perú es un triste y doloroso ejemplo. Muchos casos quedan en la sombra y el olvido. Mencionaré dos:
1. En febrero de 2015, un chico de 12 años se suicidó en Iquitos porque su padre odiaba su cabello largo, su andar delicado, su sensibilidad. Los insultos de ‘chivo’, ‘maricón’ o ‘rosquete’ al parecer herían más al padre que al hijo. El padre agredió al hijo silencioso y sumiso. El hijo se mató.
2. En noviembre, cuatro alumnas de un colegio de Arequipa intentaron suicidarse. Según los medios locales, a las chicas les hacían bullying. Una de ellas, se informó, es lesbiana. La sola ‘sospecha’ –como si de delito habláramos– generó desprecio. Ellas sobrevivieron, pero el colegio decidió expulsarlas y bajar el ruido. Calladitos todos. Se callaron los padres, se callaron los profesores y una protesta de grupos LGBT contra el acoso escolar fue minimizada.
EVITA TRAGEDIAS, INFÓRMATE
Rinna Risenfeld es especialista en sensibilización educativa, dirige en Ciudad de México El Armario Abierto –una librería especializada en sexualidad– y ha escrito un libro fundamental para padres y educadores. “Papá, mamá, soy gay” es un libro imprescindible para todos aquellos que piensan que un chico gay o una chica lesbiana es una maldición o un castigo. Es clave para que los profesores eviten el
acoso escolar. Es oportuno para entender e informarse. Es una herramienta para vencer el odio.
No es raro que un chico gay o una chica lesbiana se encuentre con una gran barrera en la familia y en la escuela cuando da a conocer su orientación sexual.
-Muchas veces, los papás y las mamás, también profesores y me atrevería a decir que hasta terapeutas, desde una ignorancia profunda sobre qué es la orientación sexual obligan a los chicos y chicas de orientación sexual diferente a vivir unas depresiones horribles. Las personas no comprendidas de la diversidad sexual, según un estudio de la doctora Caitlin Ryan, afrontan ocho veces más probabilidades de cometer suicidio, seis veces más probabilidades de tener niveles de depresión, tres veces más posibilidades de consumir drogas y alcohol. Esas son tragedias que la gente no tendría por qué vivir de haber información.
Pero en México como en Perú sigue pasando.
- La orientación sexual es la atracción, tanto erótica como afectiva hacia algo. Es como la gente descubre quién le gusta. Cuando le preguntas a la mayoría de personas qué edad tenían la primera vez que alguien les generó algo (una sonrisa o una emoción), la respuesta es que en kinder o en primaria. Y es que es algo instintivo, no es algo aprendido. Este libro ha acompañado a los grupos de familias, a los maestros y terapeutas. Es una guía para entender este tema. Empieza cuando oyes un ‘papá, mamá, soy gay’, y viene el susto, y preguntas si se quita o no, si hay que hacer algo, o si esto solo les pasa a las familias de dudosa procedencia. La gente poco a poco entiende que es como ser diestro y ser zurdo.
¿Cuál es el papel que debe tener la escuela para frenar el bullying?
- La gran mayoría de la gente homosexual ha vivido un bullying importante en la escuela. Incluso, ni siquiera por la orientación. Las cosas de género causan mucho bullying. Un hombre que no es tan masculino como se esperaría o una mujer que es más masculina de lo que se esperaría son blanco perfecto del bullying per se. No hay una educación que señale que los hombres y las mujeres vienen en muchos estilos.
En Perú se anuncia una marcha contra la llamada ideología de género del Ministerio de Educación. Se ha dicho que se busca promover la homosexualidad y que se quiere difundir ideas nocivas sobre la sexualidad a los chicos en el plan curricular escolar. ¿Qué opinas?
- Lo primero que se debe entender es que no se puede promover la homosexualidad. Es una fantasía. Es como ser diestra o zurda. Si yo soy diestra y me junto con muchos zurdos, me puede dar curiosidad, pero si agarro un lápiz y empiezo con la izquierda, no puedo, no sé. La gente que no es homosexual y ha tenido una experiencia homosexual pasa de largo. Lo mismo con los homosexuales, lo gay no se quita. Es falso que se promueva. La escuela debe partir de que no es una elección y de que muchos chicos se han suicidado, deprimido o intentado matarse por el bullying. Los peruanos deberían investigar qué pasa en otros lugares, donde hace rato hay una educación inclusiva. ¿Se les volvió gay todo el mundo? Lo que hay es menos bullying. Los libros que han ocupado el tema lo hacen desde primaria cuando hablan de enamoramiento, amor y pareja. Este es un tema de amor, no es una maldición.
¿Qué te hace pensar el hashtag #ConMisHijosNoteMetas?
-Pensaría en alguien que abusa. La educación que habla de igualdad no es una agresión. La diversidad es parte del mundo. Negar a los homosexuales no los desaparece. Mucha gente ha crecido con la idea de príncipe y princesa, y nunca se le quitó lo gay, pero la pasó mal por ser diferente. Lo ven como una plaga que contamina y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya borró que es una enfermedad de todos lados.
En México y Perú hay un movimiento contra las familias diversas. Es una ola que no para de crecer.
-Se dice que solo el 40% de familias son familias nucleares. No es un tema de la heterosexualidad contra el mundo gay. Esta gente está tachando a madres solteras, a hogares donde papá y mamá ya se separaron, a familias formadas por abuelos. Están escupiendo al 60% de familias que no es parte de una familia nuclear.

MI COMENTARIO


La articulista tiene un enfoque distinto a las anteriores posiciones va directo al corazón de sus circunstanciales lectores pero la finalidad es la misma, informar a niños sobre la homosexualidad que es la misma “cortesana con plumaje de pueblo vestida” con la que nos abruman las personas pagadas por el poder.

La información se debe dar en el hogar si el hijo pregunta o si tiene conductas del sexo opuesto con el que llegó al mundo y si no se está preparado ir donde un especialista para enterarse de lo que sucede y las acciones que deben tomar.

La señora Vargas pretende confundir a sus lectores comparando la homosexualidad con ser zurdo o diestro, es decir asume sin ningún conocimiento científico y citando las decisiones de la OMS sin precisar donde y cuando “se borró el concepto de enfermedad” que se nace homosexual, sin embargo, aceptemos que no es una enfermedad para complacer a la señora Vargas y a la OMS si es verdad lo escrito por ella, si se nace homosexual debe tener una causa, razón o fundamento científico, mas, cualquiera sea el soporte para probar la teoría –NO descubierto hasta la fecha- pues existe un vasto sector que piensa en conductas y gustos adquiridos, el que a un niño o a una niña le guste a aquel jugar con muñequitas y a ésta patear una pelota no le cambia el pene ni la vagina respectivamente, a lo que voy, el niño o niña que “nace homosexual” simplemente no lo sabe actúa donde se siente más a gusto y los otros niños y niñas no comprenden ese comportamiento y reaccionan burlándose, en nuestro país y en muchos donde el negocio del fútbol es práctica común, que a un niño no le guste el fútbol aunque no sea homosexual es una barbaridad y  será víctima de las burlas de sus compañeros lo era en mi época y lo es también hoy casi 60 años después con  diferencia en la denominación “bulying” (para idiotas, copiones e imitadores nadie nos gana) antes se arreglaban las burlas en “chócala para la salida” y fin, si el perdedor era el “antisistema” pues le quedaban muchas “córtala para la salida” o se unía a la mayoría.

Muy bien, nadie en su sano juicio y por ello insultante, es  la  práctica mal sana de señalar que “por mucho que ignoremos la homosexualidad esta no va a desaparecer”, obvio, por Dios,  las personas que afirman tal cosa deben tener reservada en la leyenda de su lápida la frase “bruto manipulador”, no pues, no desaparece ni desaparecerá, el punto, manga de privilegiados con los que no se puede debatir, es que la información de la homosexualidad NO se le puede dar a un niño en formación démosla a los adultos a todos, si es necesario obligarlos, pero a un niño, en un mundo moderno pecaminoso, cruel, ajustable, promiscuo, oscuro y pervertido no sólo en la sexualidad,  se encuentra a diario toda clase de desviaciones que no puede entender y la escuela NO es el lugar donde se le debe informar, ES EL HOGAR y sólo si el niño pregunta pues, siendo la educación sexual necesaria, indispensable (para redundar con la que estoy en absoluto acuerdo) presenta al niño un panorama muy amplio de dudas y son los padres los que deben aclararlas o los profesores cuando de mujer u hombre se trata, la homosexualidad y sus múltiples variedades NO se le puede encargar a un profesor.

La señora Vargas en auxilio de su posición cita el conversatorio entre tres escritores sobre el tema “salir del closet”, una pobre manera de manipular pero inteligente para una sociedad ignara, inculta, olvidada, explotada, siendo a su vez exactamente lo mismo (cavernarios, explotadores de la peor clase) con quienes están en peores condiciones que ellos, ¿Nos debe importar la opinión de tres personas, aunque estas fueran las únicas tres sabias existentes sobre la tierra?, no pues, no joda, no manipule y no se meta con los hijos de las personas ni  con mis nietos con su pobrísima visión de la vida y de sus complejidades hoy más notorias que hace 50  o 60 años señora Esther Vargas.

Sabe porque su posición no resiste ningún análisis señora Esther Vargas se lo escribiré, un zurdo nace zurdo y un diestro también exactamente como hembra y macho con la única diferencia que en el segundo caso el que prueba sin ser hembra sus gustos sexuales puede muy bien  quedarse como hembra siendo macho y no pasar de largo como lo haría un diestro que admira al zurdo pero no puede trasladar sus brazos de un lugar a otro.

No hay comentarios: