Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

sábado, 6 de mayo de 2017

Carmen Mcevoy y Venezuela


Es característica de las personas que disfrutan de una columna en los medios como lo hace la  señora McEvoy, Alfredo Bullard, Jorge Bruce (La República) y muchos otros del lodazal en el que han convertido la  “libertad de expresión” defendido con uñas y dientes por ellas mismas, anteponer sus dotes intelectuales y sus viajes por el Mundo como la carta de presentación de sus comentarios en una suerte de “después de mi el diluvio”.

En lugar de escribir con sujeción absoluta a la verdad y explicar un antes y sus consecuencias derraman veneno pretendiendo inocularlo a la muchedumbre ignara de países como el Perú que no pueden creer tanta maldad de manera que, los cambios producidos por cualquier revolución nacida al calor de la desigualdad terrorista que fueron su origen, sean vistos como hechos demoníacos que hay que evitar como a un perro sarnoso.

¿Quién fue Carlos Andrés Perez?, ¿Cómo estaba el pueblo venezolano bajo sus tres mandatos o sólo dos no recuerdo este detalle?, Como carecen de argumentos solo dicterios leemos en sus escritos distantes de su reclamada intelectualidad, ¿Qué decisiones del Gobierno Revolucionario de Venezuela ha tomado  contra su pueblo?, ahhh sí, son narcotraficantes y demás porquerías que en el Perú son pan de cada día.

¿Fue Hugo Chávez un loco, un infeliz que sólo quería enriquecerse con el poder?

Todas las respuestas son políticas, los cambios asustan, sólo a los ricos agrego, no solucionan los problemas presentes y la prueba más evidente es la actitud de la oposición venezolana o  de la señora Mcevoy que no dudaría un segundo en fusilar a la gente del Movadef como no dudaría ninguno de su calaña.


De lo que he leído hasta el momento sobre la situación en la República bolivariana de Venezuela, considero un error no permitir que el encarcelado Leopoldo López sea visitado por sus familiares.  Por lo demás, estoy con la Revolución y las enseñanzas que dejan en mi sus opositores.

No hay comentarios: