Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

sábado, 27 de mayo de 2017

LA ECONOMÍA, PIKETTY E IVÁN ALONSO

LA ECONOMÍA

El señor Iván Alonso el día de ayer 26 de mayo de 2017 en “El Comercio” escribe sobre la economía y la desmitificación del análisis que sobre ella realizó un economista francés el año 2014, reitero una vez más mi desconocimiento en una disciplina tan compleja en la hora actual debido a la globalización mundial y la que está unida indisolublemente, es el sentido común el fundamento de mis opiniones.

“Piketty intenta demostrar, como quien no quiere la cosa, que “la dinámica de la acumulación del capital privado lleva inevitablemente a la concentración de la riqueza en cada vez menos manos”.

Thomas Piketty (nombre del estudioso francés) concluye lo que toda la humanidad sabe, un grupo muy pero muy pequeño de humanos posee más del 50% de la totalidad de la riqueza existente (sólo dinero, todo lo demás se consigue con él), el resto se distribuye de manera tan desigual entre miles de millones de mujeres y hombres.

La fortuna de los  más ricos del planeta, digamos los cinco primeros, les permitiría a cada uno comprar un País como el nuestro, ¿valdrá el Perú Cien mil millones de Dólares?.

Contra esta conclusión tan primaria han surgido voces autorizadas en el mundo económico cuya aspiración es demostrar la equivocación del economista galo. Así el señor Iván Alonso nos explica lo que los “anti.piketty” sostienen:

Antes que afirma Piketty: “no hay ningún proceso natural, espontáneo para prevenir que las fuerzas desestabilizadoras, desigualitarias prevalezcan permanentemente”

Contra esta afirmación el señor Alonso o la de los autores que le sirven de fundamento concluye:

Lo que con esto quiere decir es que la rentabilidad del capital (r) es mayor que el crecimiento económico (g, por “growth”). Y lo que insinúa es que la riqueza que se transmite por herencia de generación en generación crece más rápido que la producción y los ingresos del común de los mortales.

En principio el señor Alonso o en quienes se apoya NO está seguro de nada, el término “insinúa” es incompatible para  demostrar la equivocación de la teoría de Thomas Piketty o de cualquier teoría.

Por otro lado, es altamente probable que la riqueza se trasmita de padres a hijos y poco probable que los hijos sean espejo de sus padres, son seres humanos y como tales poseen un cúmulo de experiencias determinantes de su comportamiento futuro, es decir, repetirán la conducta del padre, serán más benévolos y compartirán de forma más equitativa con quienes colaboran en sus empresas o inversiones y por tanto lo hacen más rico ó pueden ser peores que el padre y aquí no interesa comentario alguno.

El señor Alonso continúa: En primer lugar, su continuidad en el tiempo es un imposible matemático. La rentabilidad del capital es sólo una parte del ingreso nacional. Y una parte no puede crecer indefinidamente más rápido que el todo sin llegar a ser eventualmente más grande que el todo. Para que las utilidades empresariales sean mayores que el ingreso nacional, las rentas del trabajo tendrían que ser negativas. Los trabajadores tendrían que pagar por trabajar, en lugar de recibir un pago.

La selección del negocio futbolero “matemáticamente” se puede clasificar al Mundial de Rusia 2018, jejejje!!, 

LA RENTABILIDAD DEL CAPITAL es el nombre del juego, en mi concepto la rentabilidad del capital a la que alude el señor  Alonso según entiendo es la generada por el simple transcurso del tiempo depositada para ganar intereses, pero el CAPITAL está presente EN TODA ACTIVIDAD RENTISTA, las acciones de las empresas de la que forma parte o las que se crean directamente por quien invierte, por lo tanto, siempre en mi concepto, el CAPITAL no se puede dividir en partes dentro de la economía de un País, se pueden diversificar las inversiones por sectores por ejemplo, pero el resultado siempre comprenderá al todo, además medir el crecimiento nacional reposa en las inversiones su resultado y la recaudación tributaria que forma parte del CAPITAL destinado a fortalecer al Estado, no es posible matar al caballo y pretender seguir galopando.

La realidad nos muestra lo contrario a la posición ambigua del señor Alonso, si el Perú crece este año por decir 2.5% la fortuna de empresarios de primera línea crecerá muchísimo más, en lo que si acerca un poco –aspiración sin duda de satrapías como la que lidera la japonesa K. Fujimori- es la cita que hace de  los trabajadores en un escenario que el señor Alonso desconoce como posible, falta muy poco para que un trabajador pague por trabajar, sólo deben remitirse a los índices de pobreza publicado no sé por qué institución (BM me parece) existen más de seis millones de peruanos que viven con ingresos mensuales inferiores a S/. 350.00, menos de Cien Dólares por mes al día de hoy.

El señor Alonso continúa tratando de demostrar una realidad que para él o en quienes se respalda, sólo es una “insinuación” de Thomas Piketty, finalizando su artículo de la siguiente manera:

Por último, la fórmula r > g no implica nada acerca de la concentración de la riqueza en pocas manos. Piketty asume que los “ricos” son los únicos que tienen capital. Pero mire usted a su alrededor. Vaya a la bodega o súbase a una combi, y pregúntese quién es el dueño del negocio y dónde vive. El capital en el siglo XXI está más difundido, más desconcentrado de lo que Piketty parece dispuesto a admitir. Gracias, precisamente, al capitalismo.

Bueno, después de este párrafo pienso que he perdido mi tiempo en comentar su artículo, añadiré sí que la parte de la población que trabaja de manera informal, estafando, falsificando, sin respetar reglas, explotando con tanta o superior crueldad que los ricos de siempre sólo siguen el ejemplo de éstos.

En resumen, EL CAPITAL crea tanta riqueza como sangre y dolor genera a quienes contribuyen a crearlo sin percibir casi nada de esos beneficios.





No hay comentarios: