Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

martes, 30 de mayo de 2017

Nelson Manrique y el Capital en el Siglo XXI



MI COMENTARIO 

He leído el artículo del Historiador peruano, nunca antes de este instante había interiorizado sobre el dinero y su oscuro poder, siempre lo he asimilado a la explotación y el confort que les asegura a sus poseedores convirtiendo el Mundo en una pequeña casa de la que están cansados de dar vueltas.

Sin embargo, la estadística a la que se remite el señor Manrique nos dice quiénes son las más grandes, entiendo con ello las más ricas, siendo los servicios los que predominan en las ocho primeras clasificadas, servicios como el que estoy utilizando y también industria o el de la moda o el de la información sin trascendencia como el anterior que lejos está de enriquecer al ser humano, la del placer una poderosa arma de consumo, el de la manipulación de la que forman parte  las anteriores, no nos dice o explica el señor Nelson Manrique porqué de su influencia y éxito; Pienso que algunos de los sectores ya mencionados forman parte del mayor apetito del poder EL CONSUMO, no existe en mi concepto nada que explique el avance de las nuevas tecnologías, los vídeo juegos son a mi modo de ver el ingreso desde muy niños al mundo al que se enfrentarán en el futuro, una preparación del bien contra el mal sin que en honor a la verdad se puedan diferenciar con nitidez hasta que uno de ellos desaparece (muere).

Ahora el nivel de consumo y la permanencia en los primeros lugares de la Estadística que le sirve de inspiración a su artículo, demanda que la acelerada y dinámica oferta de servicios tenga respuesta en los consumidores aun en países como el nuestro donde reina el hambre, la desnutrición y el olvido secular, es decir las técnicas para que el humano más pobre piense que puede comprar tal o cual cosa, por ejemplo, una Computadora de nivel “C” (permítanme inventar esta clasificación) desechada en el País de origen por haber sido desplazada por los modelos “B”, “A” y “A+” pero con gran demanda en el Perú por la capacidad de compra para ponernos de ejemplo, y con esa adquisición a la que se incorpora Internet –muy caro en nuestro País incluso diría que su costo para el usuario está pagado como la Radio o la Televisión desde su aparición con la compra del artefacto- bien, pero consumir demanda dinero y éste trabajo DIGNO, no tendría sentido alguno la existencia de fábricas de bicicletas si los padres –por su proporción- no están en condiciones de satisfacer la demanda de sus hijos, tampoco es lógico pensar que todo ser humano trabajara en las empresas de servicios pues no existirían las fabricantes a cuya existencia se deben Facebook, Apple o Google, por tanto, las de servicios promueven el consumo cada vez más sofisticado en tecnología, por ejemplo,  de los autos para que la gente del primer mundo si algún confort aun hoy es un reto es  actualizar anualmente o quizás en menos tiempo todo aquello que lo mantiene en el “status” que ocupa en esa sociedad.

Consumo es el nombre de nuestra realidad y por tener una casa PROPIA jejeje!! en el Perú se es capaz de robar, estafar, falsificar, engañar y aplastar a quien por sus condiciones materiales  no necesariamente intelectuales, está por debajo de aquellos y cuya existencia se justifica en la medida que permita la compra de la casa PROPIA jajaja!!!.

Replique usted amable lector en cualquier bien material siguiendo las mundanas aspiraciones del humano consumista y obtendrá la misma respuesta que se agrava cada vez que se sube un peldaño en la escala social que el propio consumismo ha inventado.


No hay comentarios: