Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

miércoles, 18 de enero de 2017

Entrevista a Angélica Montané - Asesora Viceministerio de Gestión Pedagógica.

En el Diario Oficial El Peruano se publica la siguiente entrevista, NO voy a opinar, ustedes deberán después de leerla si lo que se propone es correcto y si están en condiciones de argumentar porqué están de acuerdo.

18/1/2017

Karina Garay R
ANGÉLICA MONTANÉ. ASESORA DEL VICEMINISTERIO DE GESTIÓN PEDAGÓGICA DEL MINEDU responde:

¿A qué se debe el desencuentro entre grupos de familia y el ministerio, pese a toda la información existente sobre el tema?
–Es una pregunta que no es fácil de responder. Estamos tratando de entender cuáles son las motivaciones de estos grupos. No quiero especular, pero sí hay un par de temas de preocupación expresados por ellos mismos.
–¿Cómo cuáles?
-Uno de esos temas es que el que el currículo promueve la homosexualidad. Es una mala interpretación de lo que el currículo promueve, que es la igualdad de género, que se refiere a la igual valoración de hombres y mujeres, de sus necesidades, derechos y responsabilidades. Indican que con este concepto una mujer podría asumir el rol de un hombre y no estamos diciendo eso. Hablamos de roles sociales, donde, por ejemplo, se ubica a la mujer en una situación de desventaja. No hablamos de roles que obedecen a su condición de hombre o mujer.
–¿Qué otro tema?
–Dicen que se enseña la orientación sexual y se promueve el inicio de las relaciones a temprana edad. Eso no es verdad. La educación sexual que promueve el currículo está concebida en su aspecto biológico, reproductivo, pero también social, afectivo y ético. Los estudiantes tienen que conocer y valorar su cuerpo, saber cuidarlo, entran hasta temas de higiene…
–¿Cuál es la razón de una protesta tan encendida si el enfoque de igualdad de género está en el currículo desde hace 12 años?
–Tienes razón y además es política de Estado y no solo para el sector Educación. Siento que se está configurando un escenario de preocupación exacerbado por algunos movimientos que no están promoviendo la reflexión de los aspectos formativos que convienen a nuestros hijos.
–Este currículo ha demandado cuatro años de trabajo, durante los cuales se consultó a más de 50, 000 personas, entre padres de familia y expertos ¿En ese proceso surgieron voces de protesta?
–No. Lo que hubo son precisiones y aportes a diferentes partes del currículo.
–¿Se han reunido con el representante del grupo Con mis hijos no te metas?

–Hay reuniones desde el año pasado. Tenemos dos tipos de audiencias. Una que recurre a nosotros para recibir información de primera mano, como padres de familia o un grupo de directores laicos y religiosos. Pero también nos hemos reunido con la organización Provalores, que representa a un grupo de las iglesias evangélicas. Lamentablemente en las reuniones se les piden que ubiquen dónde dice lo que afirman, pero nunca se llega a ese nivel. Este año estamos dispuestos a seguir escuchando opiniones. Como dice la ministra, el currículo no está escrito en piedra; sin embargo, eso no implica ceder en lo que no es negociable.
–¿Y qué no es negociable?
–El enfoque de igualdad de género. Es una política de Estado. El enfoque de la no discriminación a nadie por ningún motivo: de raza, características físicas, ni discapacidad física, ni orientación sexual, porque eso está dicho en nuestra Constitución Política. No es negociable tampoco la educación sexual integral.
Lo que se enseña en educación sexual no es muy distinto a lo que se enseñaba en el currículo anterior, pero hay una competencia que alude a la construcción de la identidad y consideran que es la puerta para pensar ‘vas a construirte como hombre o como mujer’. Uno nace como hombre o mujer y va construyendo la noción de identidad como madre de familia, perteneciente a un grupo, a un país, etc.
–Finalmente, los estudiantes que se sintieran fastidiados por la forma en que se desarrollan estas competencias tienen derecho a quedarse
–Claro que sí. En nuestra página web tenemos la sección preguntas frecuentes y, además, hay una línea a la que pueden llamar. No olvidar que existen las escuelas de padres de familia o el Consejo Educativo Institucional, integrado por directores, padres de familia y representantes de los estudiantes. Lo que no debe ocurrir es que se queden callados si algo no les agrada.
Se editará un glosario de términos
–¿El currículo peruano es muy distinto al de otros países de avanzada?
-El currículo es la visión del ciudadano que queremos formar y este no es muy distinto al que encontramos en otras países y sociedades. Queremos un ciudadano competitivo, formado para salir a un mundo global, donde sabemos que existen muchas desigualdades y discriminaciones. La escuela los forma para no seguir reproduciendo estos modelos.
-En lo inmediato, ¿qué piensan hacer para que el mensaje llegue mejor al grupo de padres que tiene dudas?
–Primero, continuar reuniéndonos con los padres de familia. Esta semana tenemos otra cita. Además, estamos pensando sacar un glosario de términos para evitar malos entendidos, para saber de qué hablamos cuando nos referimos al género, ciudadanía y otros términos.
Estamos preparando infografías. Si logramos cerrar este tema a fines de enero, podríamos hacer el glosario en febrero para que esté listo en marzo. Es una alternativa y no la descartamos.


No debemos olvidar que la educación se construye sobre la base de principios compartidos, de equidad, de respeto, de tolerancia. Entonces, la escuela lo que está haciendo es responder a esos acuerdos sociales y si hay que explicar algo más, lo haremos. 

No hay comentarios: