Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

viernes, 20 de enero de 2017

NADIE SABE PARA QUIÉN TRABAJA

“Nadie sabe para quién trabaja”

Los defensores de la identidad de género, “matrimionio” igualitario, y posibles demás peticiones, por ejemplo, el solicitar al Reniec que otorgue el DNI de un bebé consignando que  tiene  dos madres (homosexuales casadas en México) ver Diario UNO, identifican a los que se oponen agrupándolos en un reclamo EXCLUSIVAMENTE RELIGIOSO  en el que participan católicos y todas las demás interpretaciones de la Biblia.

¿Por qué, si el asunto es estrictamente jurídico? La razón es muy sencilla, asocian el “oscurantismo” que ha perseguido a la Iglesia que representa el Papa por siglos y, desde luego, por extensión a las otras concepciones de la Biblia, signándolos con el mote de “retrógrados” para ser generoso con tan ilustres genios de la ciencia y de la inteligencia, para debatir un tema en el  campo fértil de la religión pues saben muy bien que llegar a un acuerdo tiene una data de  más de dos mil  años y sigue pendiente.

Rocío Silva Santistevan en su  artículo “El género y Dios” nos presenta estudios sobre la evolución de la conducta humana y se ampara en grandes pensadores intentando demostrar la importancia de la igualdad y que el sexo biológico es independiente del gusto que se pueda desarrollar en el individuo.
En puridad lo que se desea para imponer SI o SI la identidad de género y el “matrimonio” igualitario es encausar la discusión por el lado  religioso y el oscurantismo que lo acompaña principalmente pues desde lo filosófico la resistencia sería mayor en la medida que dada nuestra pobre educación muy pocos estarán a la altura en ese cambio profundo de ideas.

De manera que, vencedores en el debate de lo bueno y lo malo establecido en la Biblia y recursos para ganarlo no les faltan la pederastía de los Sacerdotes y sentencias como la que manda al archivo la denuncia contra un sujeto con cara de sinvergüenza abonan el lado oscuro de la Iglesia, en este caso Católica, abre el camino para proponer cambios en la Constitución que permitan el “matrimonio” igualitario y se reafirme la enseñanza en las escuelas primarias (cuatro mil inicialmente) de la identidad de género.

Muy bien, ahora es necesario preguntarnos: ¿Cuál es el proceso que sigue el Congreso para legislar? y que eventualmente la autógrafa que la contiene no sea observada por el Ejecutivo y si lo fuera insistirían en su proyecto y la norma entraría en vigencia al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial El Peruano.

Lo anterior sin embargo demanda una necesidad reclamada por la sociedad, por ejemplo, definir los límites entre un Distrito de otro debido a los enfrentamientos de los ciudadanos de uno y otro distrito que reclaman como parte de su Distrito la zona que reclaman le pertenece.

Si entendemos lo anterior las iniciativas legislativas responden a hechos tangibles a las relaciones humanas en sociedad, a su desarrollo y crecimiento, temas como la religión, salvo la mención al respeto de las mismas, NO es fundamento para dictar una ley, tampoco la felicidad que los homosexuales dicen que se les niega, las leyes no penetran la esencia humana ni forman  parte de ningún Código que no sea el Canónico y NO puede ser fundamento porque la religión se fundamenta en DOGMAS y los dogmas como comprenderán no admiten discusión sino tener FE.

Si las leyes tuvieran como fundamento la religión la “mega corrupción” que hoy agobia al Perú y  confirma la podredumbre política no de ahora sino que es parte de nuestra historia, por la Religión se abogaría por perdonar a los fascinerosos, poner la otra mejilla, y dejar que Dios resuelva el problema. Podredumbre que ha calado en toda nuestra Nación y sólo basta ver nuestro comportamiento para convenir que estoy en lo cierto.

Finalmente no se si ustedes han observado que NINGÚN  Congresista ha intervenido en el debate sobre la identidad de género ni el “matrimonio” igualitario y si existe alguna iniciativa relacionada con temas relacionados no pasa de ser la “pose para la foto”.


No hay comentarios: