Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

sábado, 3 de junio de 2017

DOS MUERTES SEPARADAS POR EL TIEMPO Y EL HONOR DE LAS QUE NO APREDIMOS NADA.



La muerte es ese estadío en el que la vida no puede ejercer diferencia alguna entre las personas, Alfredo Bullard, la señora McEvoy o este Abogado volveremos al polvo del cual venimos o devorados por los gusanos con el mismo resultado.

Alfredo Bullard escribe una nota muy sentida sobre la muerte de Jorge Villanueva* que, dicho sea de paso, sirvió para la puesta en escena de su complicada vida, ignoro el resultado económico del esfuerzo, asumo  no obstante que, dada la naturaleza del peruana medio de disfrutar de las miserias humanas para horrorizarse de lo que se hizo o dejó de hacer cualquiera sea la desgracia de la que somos testigos o invitados como la obra teatral ya referida, haya satisfecho la iniciativa de mostrarnos quién fue Jorge Villanueva *.

El fin de Alfredo Bullard como en todos sus artículos es, luego de ponernos en contacto con ciertas circunstancias, evidenciar su pensamiento que, el día de hoy sábado 03 de junio de 2017, es   lo injusta y hasta “criminal” que puede ser la pena de muerte.

Convengo “prima facie” que la pena de muerte sólo podría aplicarse si el delito y su autor (delincuente) fue probado e identificado el criminal respectivamente sin la menor duda, de hecho el único delito que merece se establezca la pena de muerte para mí, obviamente, es la violación de niñas o niños menores de once años de edad seguidas de muerte y el hecho que pueda aplicarse a un inocente es un riesgo que debemos correr y tal vez esta posibilidad en la práctica contribuya a reducir hechos  tan malévolos.

En cuanto a Faustino Sánchez Carrión, ningún héroe mucho menos un patriota hasta nuestros días ha ido más allá de la escuela en que su vida y obra es estudiada. Sin duda alguna en profesionales como la señora McEvoy seguirán vivos pero que yo sepa no existen muchas como ella en el Perú,  por tanto, la política o más bien la democracia rastrera que se practica y se ha practicado en nuestro País incluso en épocas como las de Sánchez Carrión,  no augura en los años por venir la paz que el desarrollo de una Nación demanda.

·      *Conocido como el “Monstruo de Armendariz”.





No hay comentarios: