Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

viernes, 30 de junio de 2017

Edgard Alarcón y los audios no deseados


El señor Andrés Calderón escribe en el enlace que comparto el análisis que le merece el audio difundido, en primera instancia y sólo parte de él,  en el programa que conduce el señor Beto Ortiz (“Beto a saber” Canal 9 ATV) que terminó de completar en su totalidad el día de ayer jueves 29 de junio de 2017.

Pienso que el señor Calderón realiza muy buen análisis de las diferentes posibilidades que pueden extraerse de tal hecho. Muy bien, no obstante, antes de tal análisis que recomiendo con especial énfasis que ustedes amigos y amables lectores le den lectura, debemos preguntarnos ¿Por qué el Contralor decide grabar sus conversaciones?, además ¿Los funcionarios anteriores al señor Alarcón designados para ocupar el cargo grabaron sus conversaciones?.

Las respuestas a ambas preguntas, especialmente a la segunda es meramente especulativa, el trabajo del señor Calderón en cierto grado lo, es sin perjuicio de las puntuales referencias a las leyes citadas y que el mismo reconoce al finalizar su empeño.

Bien, ¿Por qué el Contralor graba sin consentimiento de sus interlocutores -funcionarios del más alto nivel en el gobierno- conversaciones que en ningún caso debieron darse pues la independencia del control  pierde peso y se vuelve vulnerable a presiones?

La contestación “prima facie” podría ser de protección, otra opción es tener  o reunir pruebas en el caso que el cambio de ideas en su presencia pueda comprometerlo si  el resultado de la misma pudiera causarle algún perjuicio.

No nos ocupemos del tema en discusión, curiosamente el mismo que desdibujó al Gobierno ante la opinión pública y obligó a dar mil explicaciones incluyendo la renuncia del señor Vizcarra, sino las denuncias contra él después de “Chincheros”.

En principio, el Contralor NO pudo directamente realizar la grabación salvo que sus interlocutores supieran del hecho y con su consentimiento cortar la misma cada vez que le tocaba decir algo (se le escapó “catorce” precisamente la suma requerida por su institución “Catorce millones de Soles”), resulta pues IMPOSIBLE salvo que las personas con  quien hablaba fueran tan nobles y limpios de pecado que no sospecharan nada del uso que podría en el futuro  darse a esa grabación.

En concordancia con lo anterior el Contralor NO pudo grabar la conversación directamente pero alguien en su nombre o por su orden directa lo hizo, NO olvidemos que, en el primer audio difundido por el señor Beto Ortiz, en una parte de él se lee “..dirigiéndose a Vizcarra”, ¿quién pudo hacer tal precisión? existen dos posibilidades el que grabó estaba presente en la reunión (la menos probable) o que el observador  podía ver sin ser visto que indica una preparación previa o se usaba la tecnología existente y que todos los Contralores anteriores y los futuros  usaron  o usarán a discreción.

Otro punto interesante es saber la fecha de la misma, el señor Calderón asume que fue con posterioridad y comparto su apreciación que la conversación con Alfredo Thorne la confirmaría, audacia que liquida al Ex – Ministro de Economía y su presentación ante el Congreso que fue –en mi concepto- ya no un error sino una verdadera estupidez.

Agreguemos adicionalmente que el Contralor declaró días atrás que había sido presionado por el Primer Ministro y como los actos contra él no se detenían para que se vaya a su casa NO ha dudado un segundo en ordenar se filtre el audio o alguien que lo quiere mucho y autor de la grabación lo hizo para defenderlo.

Si una persona se defiende como Edgar Alarcón es probable que aun cuando lo expectoren, la Contraloría será una institución que  perdió toda credibilidad en el rol asignado por la Constitución o por el Contrario, dadas las múltiples ventajas que otorga la tecnología el Contralor y la Contraloría serán una versión moderna de “Elliot Ness y sus intocables”.

Espero que el cubil de alimañas estudie bien el tema antes de tomar una decisión,  si lo expectoran sin ninguna acción posterior a la Contraloría como sería limpiarla de sofisticados aparatos tecnológicos que permiten las grabaciones subrepticias o que se legisle respecto de la OBLIGACIÓN que las conversaciones del Contralor aun cuando hablé con el señor o señora encargada del aseo SEAN GRABADAS,  tendremos una Contraloría INDEPENDIENTE y los malsanos tendrán que idear otras formas de corrupción o presión.

A este punto tenemos que llegar pues los peruanos cualquiera su nivel, mucho más los que  detentan el poder, son sujetos en los que NO se puede confiar.

“SI NO HAY JUSTICIA PARA EL PUEBLO QUE NO HAYA PAZ PARA EL GOBIERNO” E. Zapata


No hay comentarios: