Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

miércoles, 5 de abril de 2017

EL ÉXITO


Este artículo ha sido publicado en el Diario “Voces” de la ciudad de Tarapoto, en esencia la responsable cita a un multimillonario estadounidense proponiéndonos que cambiemos de actitud respecto de cómo hacer dinero eliminando las trilladas frases, “poderoso caballero es don dinero”,; “pobre pero honrado”, ¡”Acaso estoy hecho de dinero”!, “el dinero no crece en los árboles” y pensamientos como el siguiente: “Si quieres cambiar el fruto primero debes cambiar las raíces”.

Nos explica también la autora que en  toda nuestra vida –desde que nacemos- acumulamos infinitud de experiencias ellas son la base de nuestro desarrollo futuro y por ende del dinero que, a la luz de lo anterior es sinónimo de éxito.

La pregunta es entonces ¿Sólo el dinero determina el éxito en un ser humano?, pensemos por ejemplo, en un sastre cuyos diseños y confección de ropa masculina atraen muchísimos clientes y el sastre poco a poco acumulará dinero gracias su capacidad de innovar en el vestir varonil, éste es su  éxito en mi opinión, el dinero sólo una consecuencia, ¿Por qué? Sigamos con el sastre, este personaje no le da la misma importancia a su poder creativo que al dinero que cobra por su talento de suerte que, siempre vive  al día; otros miembros de su oficio sin alcanzar la brillantez ni creatividad de la que goza tienen mucho más dinero, ¿Podrían amigos decirme quién es más exitoso?

Soy Abogado no innovo nada pero bueno en lo que hago, me encanta mi profesión pero soy pobre material y ello me asusta ¿Por qué?, antes de responder les contaré una película que vi con Jhon Travolta y muy buenos actores, el argumento REAL era la historia del Estudio Legal dirigido por Travolta, El drama empieza con el éxito del Estudio Legal en un caso que no se reseña pero por el cual obtiene una estupenda reparación civil para su cliente.

Gracias a su reputación  el Estudio Legal es contratado por una comunidad afectada por la contaminación de las aguas, su oponente en el caso era Robert Duvall quien en determinado momento del juicio le propone conciliar ofreciendo una nada despreciable compensación, sin consultar a sus asociados rechaza la oferta y los convence que podría obtener muchísimo más y que debían invertir el patrimonio del Estudio para conseguirlo, el asunto es que pierde, sus socios lo abandonan y de pronto se encuentra en la mismísima calle, sin Estudio y lleno de deudas, es sometido a juicio para pagarlas, la Juez que conoce de las deudas (Kathy Bates, extraordinaria actriz) le pregunta, ¿tiene usted..años en el ejercicio de la profesión y me dice que en su cuenta bancaria sólo existen $200.00 (no recuerdo exactamente, pero era una suma irrisoria) donde está su patrimonio, los bienes que ha debido adquirir? El Abogado se encoge de hombros, no sabía que decir….bueno la película continúa y termina precisando que el Abogado ejercía en un Estado “x” en una oficinita de mala muerte y que seguía defendiendo a quienes se encontraban afectados por problemas de contaminación.

Cuando ví esta película me hice las mismas preguntas que la Juez le formuló a Travolta, después de 31 años de abogado ¿Qué he obtenido materialmente?, nada fue la conclusión ¿Por qué me asusta no tener nada? Tal vez el qué dirán, la valoración que se hace de un profesional con Estudio Jurídico en San Isidro, automóvil del año y otros bienes propios del confort y otro sin Estudio, bienes que a los ojos de los potenciales clientes significan éxito y garantía de estar bien defendidos, sin perjuicio de la aparición mediática para absolver tal o cual dilema jurídico.

He pensado muchas veces en mi realidad y estoy convencido aun sin tener un solo sol que soy un Abogado exitoso, no me leerían de tantas partes del mundo incluyendo al Perú sino lo fuera, quienes me leen no tienen idea (ahora sí) de los signos exteriores del éxito (materiales), les interesa lo que escribo las razones pueden ser infinitas ninguna de ellas relacionadas con el fracaso.

No puedo cambiar mis raíces pues si tal cosa fuera posible daría los mismos frutos.


No hay comentarios: