Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

sábado, 12 de agosto de 2017

El Comercio - Editorial de 12-08-2017

El siguiente es uno de los párrafos del Editorial del Decano de la Prensa Nacional:

"Según funcionarios del ministerio, bajo el nuevo reglamento conocidas marcas de chocolate, como Sublime, perderían el derecho a esa denominación por no tener suficiente porcentaje de cacao. Al respecto, el director general agrícola del Minagri, Ángel Manero, señaló –con gran desenvoltura– que “en el Perú tenemos los chocolates más finos del mundo, y por lo tanto merecemos consumir un chocolate verdadero”, como si los chocolates con alto porcentaje de fino cacao peruano no costasen varias veces lo que cuestan las marcas más populares, y como si la prioridad del Minagri fuera corregir y guiar a los “desinformados” consumidores de los chocolates con menos de 35% de cacao. Bajo un extraviado enfoque de defensa del consumidor (uno en el que el Estado decide lo que es mejor para el comprador), el Minagri perjudica marcas, reputaciones y ventas sin ton ni son legal para hacerlo."

MI OPINIÓN

El artículo de Alfredo Bullard de hoy, sábado 12 de agosto de 2017 aborda el mismo tema y francamente me ha parecido una graciosa coincidencia.

Ambos textos defienden con uñas y dientes a la empresa Nestle y con ella a todas las que producen golosinas.

"Merecemos comer un chocolate verdadero" declara un funcionario, NO jodan replican los defensores, ¿Tienes con que pagar una golosina con 35% de cacao fino?.

De este simple y agresivo diálogo -al estilo de Alfredo Bullard- se demuestran dos cosas, los ricos son defendidos por otros ricos refregándole en la cara a los consumidores de "sublime" ¡eres pobre, NO tienes derecho a comer lo que nosotros podemos pagar!, la segunda, la importancia de la "democracia peruana",....pero que dices hombre.....si al defender determinada golosina que tiene un porcentaje escaso de cacao de segunda o tercera calidad ¡nos están defendiendo! a ¡nosotros, los pobres!, que caray hemos comido toda la vida y se nos han caído los dientes en el intento, las  golosinas elaboradas con insumos de retacería para ejemplificarlo llevándolo al terreno de la confección de ropa, el pobre puede usar una finísima seda china -retazo insignificante- en su vestido hindú con algodón egipcio, jejejejeje!!!, espero que los "chocolates peruanos" tipo sublime, no tengan en su elaboración la temible "carregenina" inocua en cantidades insignificantes pero altamente dañina si se toma constantemente como es el caso de la leche que no es leche y que nuestros hijos(de los pobres) toman, siempre que  podamos pagarla, los 365 días del año.

Ha sido una graciosa coincidencia entre el Editorial y uno de suS habituales comentaristas, pero su resultado no ha de tener el delicioso sabor de un chocolate con alto contenido de cacao fino que sólo los ricos -como el persuasivo editorial nos los hace saber- pueden pagar.

No hay comentarios: