Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

martes, 1 de agosto de 2017

Juliana Barbassa y la Juventud

Juliana Barbassa y la juventud

“La historia de Maynor y su generación es, antes que nada, una historia de posibilidades. Hay 156 millones de jóvenes entrando al mercado laboral en América Latina y el Caribe que representan el 25% de la población, el porcentaje más grande en la historia de la región. Esta cosecha abundante de jóvenes trabajadores, que se benefician de un contexto demográfico en el que hay menos bebés para alimentar y menos jubilados para mantener, puede ser un poderoso motor de crecimiento económico.”

MI OPINIÓN

Un artículo que revela la realidad de nuestra región en el concierto mundial, aun cuando discrepe del párrafo resaltado pues si en algo destacamos es en la juventud de nuestra gente, en cuanto a los jubilados no entiende la referencia,  ¿Se mueren los viejos más rápido que antes como sugiriera la señora Christine  Lagardé? O ¿No reciben  pensión alguna?, además, el término “mantener” no me parece muy feliz, los viejos se ganaron a pulso ese derecho.

La  autora reconoce que muchos de los jóvenes que cada año   se incorporan a la fuerza laboral con la siguiente frase: ”…. Más grave todavía, un tercio de quienes trabajan lo hacen en el sector informal, estancados en empleos sin futuro, con salarios bajos y sin prestaciones. En El Salvador, el 50% de los jóvenes están en esa situación.”.

Pareciera que no consideró al Perú en el que los que no trabajan ni estudian representan un porcentaje nada despreciable de esa masa de laborantes que ha saturado la oferta de mano de obra hace décadas atrás agravada en la actualidad porqué gobiernos como el actual NO aprovecharon el crecimiento para sentar las bases del desarrollo industrial, hoy otra sería nuestra situación. Olvidó la autora también la esclavitud de la que nos hemos enterado hace muy poco, práctica que sin duda irá en aumento y es posible este replicada en otras naciones del Continente con ese u otro nombre.

Pueden acusarme de pesimista, en el mejor de los casos, y de creerme la última pasteurina del desierto por qué maltrato la capacidad de pensar de los peruanos, especialmente de los jóvenes reducidos a niveles de los simios más atrasados de su especie, NO me importa porqué si consigo que uno sólo de esos seres humanos reconozca su condición se habrá dado un paso importante para vencer el atraso mental de los ciudadanos peruanos.

Seguramente las personas que piensan –los menos- no han reflexionado del daño inmenso que le hace a la juventud la farándula y no sólo la nacional, la información internacional de esa práctica embrutecedora más dañina incluso que el negocio de fútbol y que la prensa “democrática” se encarga de recordarnos todos los días y a toda hora, es alimento principal de jóvenes mujeres y hombres también las madres que viven en un mundo de porquería novelera transmitiendo esa tara a sus descendientes.


Mientras se mantenga a la mayoría de jóvenes en un estado como el expuesto que no nos asombre el aumento del sicariato, de los atracos, y  el potencial  de convertirse en luchadores por su libertad NO de la que los “gobiernos democráticos” dicen que defienden sino la de ser escuchados y reivindicados.

No hay comentarios: