Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

miércoles, 22 de marzo de 2017

EL PODER DEFIENDE AL ESPECULADOR



“Si bien es comprensible el malestar ciudadano por los incrementos de precios –pese a las situaciones de escasez y encarecimiento de los costos que, normalmente, los ocasionan–, ello no necesariamente conduce a lanzar iniciativas tan enigmáticas. Pues bien, el proyecto del defensor del Pueblo deja varios misterios sin resolver: ¿Bajo qué parámetros se califica un precio como ‘especulativo’? ¿Cuándo se considera ‘injustificada’ un alza de precios? ¿A partir de qué momento el aprovisionamiento de un producto se convierte en acaparamiento? Y principalmente, ¿quién será el iluminado que reemplazará la interacción descentralizada de proveedores y consumidores para fijar todos estos parámetros?”

“En una economía de mercado no tiene sentido el control de precios ni de las cantidades de adquisición y venta, razón por la cual los delitos de acaparamiento y especulación previstos en el Código Penal de 1991 –como un remanente de un modelo controlista– quedaron derogados tácitamente con la Constitución de 1993 y explícitamente con el Decreto Legislativo 1034 del 2008. Y si bien algunos pocos países aún conservan en su legislación figuras penales como las que ahora propone el defensor del Pueblo, estas son, en el mejor de los casos, inoperantes, y en el peor, muy efectivas… pero para generar más escasez, como sucede actualmente en Venezuela.”

He extraído del Editorial estos dos párrafos y,  dos conclusiones en mi opinión.

PRIMERA.- El poder confirma lo que en mi artículo inmediatamente anterior señalara, es inmoral e hipócrita  rasgarse las vestiduras frente a la especulación PUES ES LA ACTITUD NORMAL del peruano.

SEGUNDA.- La “democracia” es enemiga del orden y el respeto de los derechos ciudadanos.

En consecuencia, nos quedamos calladitos y permitimos el enriquecimiento de todos los especuladores con mayor razón si es internacional, por tanto si se puede especular afectando a las naciones más débiles obviamente se tiene todo el “derecho" de vivir e enriquecerse con el dolor ajeno a nivel interno.

Finalmente nuestro Presidente seguirá a pie juntillas la orden del poder. ¡dejemos tranquilos a los especuladores! Total el consumidor final deberá pagar si quiere sobrevivir, Los especuladores tienen todo el “derecho” de fijar el precio que les de su regalada gana a los productos que comercializa previamente acaparados.

Cualquier añadido al supuesto precedente carece de todo sentido. No olvidemos el primer gobierno de “caballo loco” la escasez de entonces como la que atraviesa el hermano pueblo bolivariano hoy, fue, es y será -con cualquier otro Estado que amenace la "democracia"-, especulación en obsequio de la libertad, respeto y derechos de los especuladores cuya única finalidad es golpear al Gobierno de turno para voltear la tortilla de los cambios que dificultan su bienestar.

No hay comentarios: