Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

miércoles, 22 de marzo de 2017

MARCO AURELIO DENEGRI y LA HOMOSEXUALIDAD


Por razones de economía al escribir, en lo sucesivo las mayúsculas MAD identificarán al gran pensador peruano.

Hace apenas unos instantes, son las nueve de la noche con siete minutos, terminó el programa de MAD “La función de la palabra” trasmitido por la señal de TV Perú.

Vi tres entrevistas, por lo menos dos recortadas, la de María Luisa del Río y Violeta Barrientos, continuando con un joven escritor  hasta el final del programa.

Sentí la incomodidad de MAD con las damas sin que estuviera o no de acuerdo con la modernidad sexual, es más, citó estudios sobre  el tema que datan de por lo menos 80 años atrás, incluso  la falta de información en ambos lados al momento de  fijar un criterio o definir su posición frente a la homosexualidad, situación que varió notablemente frente al joven escritor.

MAD es mi mayor, celebro dos veces su amplitud de actualización constante, su capacidad inagotable para entender y trasmitir conocimientos; la señora Del Río habló de la bisexualidad i de tener más de una pareja, ambas conductas eran totalmente normales para ella y destino inevitable de la humanidad en la medida que el sexo no puede agotarse con la conducta heterosexual heredada de nuestros padres, debe experimentarse y más aún educar a nuestros hijos para que puedan probar ambas alternativas y después definir su futuro sexual. A tono con el señor Ignazio De Ferrari quien ha vaticinado para el futuro y junto con él otros de su mismo linaje, “hablar de hombre, mujer y sus variantes” será una verdadera cojudez.

Violeta Barrientos a favor de la comunidad o del gremio al que sin duda alguna pertenece, comentó que en el mundo hay por lo menos 80 tipos de familia, en nuestro País  muchos se casan dos o tres veces y tienen hijos por todas partes, atacando la “familia tradicional”, como si quienes la conforman fueran marcianos, naturalmente exigió los mismos derechos, la posibilidad de adoptar, MAD replicó que se tienen pre-juicios respecto a este tema, si dos homosexuales adoptan es seguro que el hijo será homosexual cuestión que sólo se puede saber posteriormente.

Completó MAD su intervención añadiendo, en tono de pregunta, ¿Por qué complicar las cosas, cuanto nos costaría debatir y demás temas relacionados con el asunto?

El ser humano es complejo y la vida matrimonial o de hecho entre un varón y una mujer llega en lo sexual a cansar, desaparece lentamente la atracción física siendo sustituida por la comprensión, el apoyo mutuo, la preocupación por los hijos, el amor, PERO EL SEXO ESTA AHÍ PRESENTE y si no lo encuentro en casa lo busco fuera de ella vale para la mujer como para el hombre, resulta inexplicable en este contexto que por el paso del tiempo tengamos que desatender a nuestra pareja y ésta decida acostarse no con el sexo opuesto sino con su igual o que se proponga incentivar las artes amatorias introduciendo un tercer personaje donde cualquier cosa puede pasar, imagino que la señora Del Río estaría encantada con esta última opción.

No estoy de acuerdo con MAD respecto del pre – juicio, la prevención ausente en la desgracia climática que nos afecta es buen motivo para el pre juicio indicado.

Cómo sería una “familia homosexual”, en principio los homosexuales y lesbianas no son alienígenas y tienen en contra, como humanos que son, un problema de conducta que se ubica en la mente, un niño que tiene dos padres o dos madres con problemas de conducta y gusto en lo sexual ¿Qué podrá trasmitir al niño (a) que adopten,  le permitirán como sostiene la señora Del Río experimentar la bisexualidad y que luego decidan, ¿Cómo sería tal decisión, si sus padres o madres le dicen con sus actos que lo que hacen es lo correcto?, y ¿Qué pasaría si a pesar de todo el adoptado (a) sale bien macho o bien hembra?.

En fin la locura de los De Ferrari, Del Río, Bruce, De Belaunde, Ricardo Morán y tantísimos más, nunca pasará de ser eso una locura, que la practiquen como les dé la gana (la homosexualidad y todas sus variantes) que NO exijan derechos que como ciudadanos –hombre o mujer- la Constitución les reconoce y todos estaremos felices viviendo en paz.




No hay comentarios: