Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

martes, 7 de marzo de 2017

La filosofía puede explicar muchas, no todas, cosas.

http://elcomercio.pe/opinion/colaboradores/raiz-todos-miedos-raul-zegarra-noticia-1973892

“Aplica porque el amor no es solo una emoción privada, sino también una emoción política. Uno ama a su país, ama los elementos que marcan la identidad del mismo, pero si las cosas se hacen bien, ama también a sus conciudadanos. Ese amor requiere ver al otro como una persona completa. Cuando uno hace eso, en lugar de tratar al otro como un mero objeto para afirmarse a sí mismo (el cholo, el maricón, la puta), uno empieza a verlo como un igual cuyos sueños y expectativas, aunque distintos en contenido, son tan humanos como los propios. Pero lograr una ciudadanía tal es una tarea inmensa y requiere de esfuerzo permanente.”

La filosofía según entiendo es explicar la visión que tenemos de las cosas (esta es mi definición).

“La filosofía (del latín philosophĭa, y este del griego antiguo φιλοσοφία, «amor por la sabiduría»)1 es el estudio de una variedad de problemas fundamentales acerca de cuestiones como la existencia, el conocimiento, la verdad, la moral, la belleza, la mente y el lenguaje”.
“Al abordar estos problemas, la filosofía se distingue del misticismo, el esoterismo, la mitología y la religión por su énfasis en los argumentos racionales por sobre los argumentos de autoridad, y de la ciencia porque generalmente realiza sus investigaciones de una manera no empírica, sea mediante el análisis conceptual, los experimentos mentales, la especulación u otros métodos a priori, aunque sin desconocer la importan,…” (Wikipedia)

Existen muchas derivaciones filosóficas según sea el pensador que la propuso y no voy a detallar ninguna.

El autor del artículo es filósofo y teólogo al que he criticado anteriormente pues proponía utilizar la religión para “comprender” la curricula en lo que toca a la igualdad, identidad o cualquier palabra que englobe el concepto “genero”, un gran pendejo este filósofo.

Muy bien pero ahora nos sale con el miedo (¡¡verdadero!! En su entender) al que se debe combatir con amor e ideas claras poco a poco si fuera necesario, con una diferencia importante acepta que la identidad de género apunta a eliminar la discriminación por tener conductas y gustos afines al sexo con el que no llegó al mundo afirmando la homosexualidad y su necesaria discusión si lo que se pretende es eliminar la homofobia.

La homosexualidad es una conducta atada a  los gustos del sexo opuesto, ciertamente reprobada en la Biblia hace más de dos mil años.

A lo largo de dos milenios lentamente se fue dejando de lado la espiritualidad sustituyendo todo por comodidades y deseos materiales, la propiedad por ejemplo, que con tanto énfasis León XIII defendiera en su Encíclica “Rerum Novarum”.

La homosexualidad, precisamente por prohibida por la Biblia debió practicarse en secreto hasta que los homosexuales empezaron a deshinbirse y en nuestro tiempo la conducta degeneró al punto que, en un acto de rebelión no sólo se exhiben sino que pretenden que su conducta ACEPTADA POR LA SOCIEDAD, acepte también los groseros disfraces utilizados como gritando al Mundo entero ¡este soy yo y exijo los mismos derechos que cualquier ciudadano común y silvestre! Dando nacimiento a la comunidad LGTBIQ, esta última sigla significa el más alto grado de libertinaje sexual.

El problema NO ha sido causado por los heterosexuales sino por los mismos homosexuales lo he sostenido y sostengo, por ello precisamente es espantoso que un hombre disfrazado de mujer porque es así como se siente, mujer, exija un trato igual  no sólo jurídico (nunca podrán ser iguales por mucho que ladren o insulten) sino que se enseñe en las escuelas que su conducta sea explicada (las preguntas en el salón de clase no cesarán y estarán cargadas de desconcierto) de suerte que en 20 años todos los humanos influenciados por la enseñanza escolar y el reconocimiento (inaceptable para mí) jurídico de sus “derechos” , nos obligue a  convivir con ellos convirtiendo a la Nación donde se alcancen “estos logros” en un grupo de humanos que pueden acostarse entre ellos sin ninguna distinción ni moral alguna, una Nación poblada por bisexuales, promiscua que sólo ha de servir para ser esclavizados por sus apetitos sexuales.

Luchemos SI, SI, SI, por la igualdad de oportunidades, por una mejor distribución de la riqueza y que se eliminan de la faz de la tierra a los hambreadores, explotadores, delincuentes de cuello blanco y surja un nuevo Perú mucho más justo donde no exista la desnutrición infantil, ni la terrorista desigualdad que atenaza todas nuestras aspiraciones y obligan a quienes no tienen conciencia de comunidad a aplastar al que está abajo por unos reales más.



No hay comentarios: