Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

miércoles, 26 de julio de 2017

Alejandro Tudela Chopitea -- ¿LA PROCURADURÍA DEBE SER INDEPENDIENTE?

Alejandro Tudela Chopitea -- ¿LA PROCURADURÍA DEBE SER INDEPENDIENTE?              


“El Procurador Público, desde que el Perú es República y sin faltarle el respeto, no es más que el funcionario encargado de la defensa jurídica del patrimonio estatal y en tal ejercicio goza de autonomía funcional pero no de independencia para hacer lo que se le ocurre o, peor, contradecir el ordenamiento legal o desacatar la política gubernamental. Intentar convertir a la Procuraduría en un organismo del sistema de justicia independiente del Ejecutivo y con rango y autonomía constitucional, es prohijar un Frankenstein con nefastas consecuencias institucionales"

El trascrito es uno de los párrafos con el que el autor de la nota justifica el despido reciente de dos procuradoras.

La Contraloría exige independencia y solicita que, las OCI, por ejemplo, de las Municipalidades pasen a forma parte de la planilla de la institución ¿Por qué? Pues porque a los auditores les paga el mismo Consejo y, por consecuencia, la independencia de su gestión estaría en “tela de juicio”.

Los abogados defensores de particulares, como lo expusiera en otro comentario en este blog, no pueden hacer lo se les da la gana, pero tampoco son empleados de sus clientes, responsables sí del caso que le hayan solicitado defender, si el cliente NO está de acuerdo con su gestión profesional lo cambia y punto.

La Procuraduría DEBE ser independiente por la sencilla razón tantas veces demostrada que un asalariado público o privado obra en función de los deseos de su empleador, poco importa si el “cliente” tiene o no razón, agreguemos que el gobierno de turno NO el Estado supuesto cliente del Procurador, nada en un mar de corrupción y requiere de abogados para defender sus espaldas.

Cuando trabajé en Provincias, en una ciudad poco desarrollada si hablamos de nuestro País, con pocos profesionales del Derecho que se rotaban en las asesorías de los Concejos provinciales y distritales no era usual “confiar” en abogados desconocidos e independientes.

El articulista piensa que una Procuraduría independiente ocasionaría oscuras consecuencias institucionales, peor si en uso de esa independencia actúan contra la ley.

Muy bien, analicemos:

¿Qué consecuencias? Pensemos en el siguiente supuesto:

El ente Estatal “x” convoca a una licitación cuyas bases se habían redactado para que el ganador de la “buena pro” sea el proveedor “A” pero en la apertura de sobres resulta que uno de los postores resultó con  mejores calificaciones que el ganador pre-establecido  (situación que pensaban haber previsto que, la verdad sea dicha, es práctica común en la Administración Pública) más el Comité de Adjudicación otorga la “buena pro” a éste.

Ante la irregularidad el postor “B” demanda la nulidad de la licitación, la entidad estatal encarga a la procuraduría tal y como está concebida en la hora actual, conteste la demanda incoada previa conversación con la autoridad responsable de la Procuraduría, por tanto se dirige al Ministro o Ministra del sector para ponerla en autos y de los “beneficios mutuos” si la demanda es declarada infundada o improcedente que sería lo ideal, la Ministra le dice a la Procuradora Jefe (en el papel) que asuma la causa y que por ningún motivo la pretensión del perdedor e impugnante de la licitación debe ganar.

Si la Procuraduría fuera independiente luego de estudiar la demanda y sus recaudos (pruebas) le contestaría al Ministro o Ministra que lo mejor es allanarse y declarar nulo el resultado y adjudicar la buena pro al reclamante.

Una Procuraduría NO independiente carece de esa posibilidad y se inicia el Juicio, luego de algunos años el Poder Judicial resuelve a favor del reclamante y el pre-concebido pudo haber cumplido con la obra, los daños subsecuentes serán importantes, pero a nadie le importa.

Este es el “Frankenstein”  que vislumbra el señor Tudela Chopitea, sus razones deberá tener y que perfectamente comprendo y van por el luminoso camino del “yo no fui” acumulando silencios.


No hay comentarios: