Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

domingo, 9 de julio de 2017

LA VIDA y EL SIGLO XXI


Cuando leo, escucho o veo noticias compruebo que muy pocas son las labores distintas a la de hacer dinero, la creación, el arte, la música,  la literatura, el deporte  o el esfuerzo de  investigadores en todo el mundo natural –bueno es precisarlo-  difundiendo sus resultados para conocerlos y procurar conservar las maravillas del planeta que habitamos. Ciertamente nos enamoramos de lo que tenemos o creemos tener porqué el horizonte de nuestra mirada no llega más allá del que el poder del dinero permite, obviamente estoy pensando en el Perú y su gente, mas, seguro estoy “mutatis mutandis” (cambiando lo que haya que cambiar) las miradas de miles de millones de seres humanos soportan la oscuridad del nuevo día con los mismos argumentos usados en esta parte del Mundo.

Leo, por ejemplo, la utilización de un sentimiento tan profundo como el amor para justificar no la relación de dos personas del mismo sexo sino la legalización de tal conducta y gusto, tal razonamiento es tan absurdo como si por una ley se ordenara que el “astro rey”  salga los jueves y domingos únicamente.

Se está más interesado en conocer lo que soñó   una bailarina que la muerte absurda de dos chiquillos asados lentamente, desgracia por repetir dada la miope y confusa mirada del horizonte, las personas amantes del negocio del fútbol buscan información sobre el dinero que gana tal o cual futbolista como si fueran a compartirlo,  ni una sola mención por cualquier medio sobre la desnutrición crónica y raquitismo en el Perú y en naciones tan o más atrasadas.

Cuando reviso las notas y/o mensajes en las redes sociales de gente peruana, sólo veo copia y profunda hipocresía, no existe un gramo de creación ni de verdad, algunas cuentas son usufructuadas sólo para difundir lo que hacen, cantautores millonarios promocionando su trabajo cuando se pueden contar con los dedos de la mano los revolucionarios, los identificados con el dolor.
También nos avasallan con cuentos de éxitos y la filigrana de sus esfuerzos como si la vida se agotara en ellos.

El Mundo terminara no como fue en sus orígenes, el fin será peor sin embargo, la inmediatez del horizonte que creen ver los dirige al fútbol, farándula, moda no sólo de vestir la  de las perversiones, al dinero, deben ser “vip” para lo que sea, en fin, nunca verán su destino  este tipo de personas y en lo que están convirtiendo el planeta.

¡Han enterrado a la vida!,

su mal no tenía remedio
tampoco su mirada.

La mariposa es un sueño
y vencer el viento su destino,
infinita su presencia entre pétalos
de rosas blancas plenas de  belleza
y armonía.

Cardos y cenizas, en las horas nostálgicas 
de su historia.

Son los ríos la música
aguardando   recodos
infinitos surcando los causes,
abrazos sin preguntas y siglos
de respuestas en el alma.

Triste exhibición del tiempo
inalcanzable a la ignorancia
de la especie humana, nutrida
por una brújula enloquecida,
en medio del océano
y el horizonte perdido en la distancia

No hay comentarios: