Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

martes, 4 de julio de 2017

Mirkp Lauer, la vida en la tercera edad

http://larepublica.pe/impresa/opinion/892026-papapa

Los peruanos somos especialistas para elegir a lo peor de la especie humana y no hablo sólo de los gobernantes también y  especialmente de las personas que llenan de inmundicia el hemiciclo donde acaso alguna vez se escuche la voz del pueblo.

Este es el último párrafo del artículo que encontrarán en el enlace.

"Si lo del indulto no es un bulo, entonces la FP keikista hace bien en irse preparando para una nueva era. Aunque opiniones como las de Letona no parecen la mejor manera de empezar esa nueva relación. Si el achacoso preso se repone, entonces los nietecitos van a tener que buscar a otros abuelitos para jugar."

MI OPINIÓN

Lauer es un año mayor  y Fujimori diez respecto de este Abogado, los tres estamos en la tercera edad y los tres seguramente tenemos nietos.

Escribir sobre la vida después de los setenta, me faltan ocho meses, cobró interés hace muy poco y al leer la columna  compartida  me da  la oportunidad de hacerlo.

En primer lugar les diré lo que NO ES VIVIR DESPUÉS DE LOS SETENTA

.Jugar con los nietos NO es vivir, es una satisfacción en cada una de nuestras vidas. No podemos vivir atados a los nietos, ellos están empezando esta larga lucha mientras la de nosotros llegará en cualquier momento  a su fin, NO es justo desperdiciar su tiempo y el poco que nos queda a nosotros.

Viajar con nuestras mujeres por el Mundo si acaso se pudiera, es una consecuencia de haber vivido.

Sentarse en  la ventana y ver la vida pasar tampoco, es resignarse a morir sin luchar.

Leer el periódico y comentar la noticia con otros viejos menos, es un pasatiempo anodino peor que el anterior pues si se puede contribuir a mejorar y no intervenimos  es morir viendo luchar a otros.

Mirar el horizonte sin ver los costados cuando se viaja en bus o se es muy rico y el chofer de nuestro Rolls Royce nos transporta a una cita con el médico y en el trayecto  no reflexionamos sobre la sucia manera en que nos hicimos millonarios, es morir con el odio que siente todo humano por el que ha agraviado para justificarse o esperar  que el horizonte, hay tantos en un viaje, no sea el último, para los del bus.

Entonces que es vivir después de los setenta:

Participar, participar, participar, proponer ideas, señalar errores (podrían serlo para nosotros), impulsar el cambio, oponerse a ciertos "avances" que  en realidad son  involución de la especie humana y por qué  son sólo poses hipócritas, participar con la misma fuerza y vehemencia de nuestra juventud, ser viejo tiene sus limitaciones NINGUNA reñida con la lucha por reducir la desigualdad distribuyendo mejor la riqueza, NINGUNA que nos impida REVOLUCIONAR el País con la fuerza de las ideas y si estas no bastan con la fuerza de las armas y la ayuda de Dios.

Vivir después de los setenta es aspirar como cuando éramos niños, levantarse tantas veces como sea necesario si una persona o miles de personas hechas basura por la hediondez de sus palabras traspasando las barreras que en nuestra niñez no teníamos que utilizar, desean vernos morir sin reclamar o aquellas otras que señalan la vejez anodina y piden hacer algo  ¡YA! para evitar que sigamos consumiendo recursos que algunos viejos no necesitan y mejor están muertos.

Esto es para mí vivir la tercera edad.







No hay comentarios: