Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

domingo, 2 de julio de 2017

Juan Claudio Lechin - Venezuela


El primer párrafo de este artículo refleja la situación del Perú actual, veamos que dice Juan Claudio Lechin sobre Venezuela, antes me pregunto por qué este escritor, ensayista, articulista y no sé qué más, boliviano, no  escribe sobre su País natal. Leamos  juntos el párrafo en comentario:

“En las películas de cowboys, los malos se apoderan del pueblo y liberan sus perversiones —matar y asaltar por diversión—. Luego nos enteramos de que este recurso acompaña la existencia de un negocio sucio. En el giro adicional, el verdadero jefe es alguien más malo y más ruin que actúa desde las sombras. El público acepta esta estructura y se deja llevar por la trama.”

Primero,  Raúl Castro es tan visible al Mundo como Donald Trump, ambos sometidos al escrutinio público y político de manera recíproca en las veredas que cada quien comparte, naturalmente este Abogado está en la que corresponde al líder cubano.

Atendiendo al razonamiento anterior le pregunto a Lechin que piensa de su jefe y por si lo ha olvidado, por qué no piensa en  los motivos de un grupo joven de facinerosos la mayoría con máscaras anti gas y escudos protectores, la carne de cañón de la derecha que bajo las órdenes de un jefe muy malo representado en el País caribeño  por un títere que los impulsa a generar violencia y destrozos esperando que mueran para exhibir el  trofeo y reclamar a su jefe, cumplida con obediencia sus disposiciones la intervención en Venezuela pues es inaceptable la muerte de gente “inocente”.

Me pregunto por qué Lechin no se formula esta pregunta: ¿No saben los jóvenes impulsados a destruir que pueden morir en el intento? O ¿Piensan que, tirar bombas “molotov”, destruir instalaciones públicas, NECESARIAMENTE generará una respuesta igual de violenta incluida la muerte por error en las refriegas o  han sido aleccionados o les han prometido que se yo algún beneficio personal o familiar y agreguemos a lo anterior que,  HASTA EL MOMENTO NO SE HA PROBADO QUE ESTAS HAYAN SIDO RESPONSABILIDAD DE LAS FUERZAS REPRESORAS, los exonerará de toda responsabilidad incluido ser considerados “héroes de la democracia”?

No le preocupa a Lechin que, no obstante los casi cien muertos en tres meses de violencia sigan los revoltosos (siempre jóvenes) causando un estado de zozobra  en varias ciudades de Venezuela, ahhh…si…a Lechin NO le preocupa pero le encaja a esos jóvenes, lo que el llama: “el bravo pueblo”.
Jamás gente como este escritor boliviano o el líder norteamericano comprenderán el significado de la palabra REVOLUCIÓN, revolucionar señor Lechin NO es sinónimo de matar, SINO DE CAMBIOS, pero usted fiel representante de su jefe y seguramente por convicción propia, considera que un régimen como el actual en el Perú, donde no se necesita jefe aunque él esté observando “entre las sombras” la calamitosa situación de mi patria y de muchas naciones hermanas de nuestra región, es la única forma de gobernar, de suerte que NO PUEDEN comprender que la distribución menos desigual de la riqueza es un grito de los pobres en el medio de un puente diciendo ¡¡BASTA YA!! Y si hay que morir en el intento existe un propósito superior cuyo fundamento es el cambio, evitarlas pasa por comprender que los ricos han cumplido un ciclo de casi seiscientos años que finalmente terminará por grandes que sean los lamentos de Lechin y sus iguales.

No hay comentarios: