Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

sábado, 15 de julio de 2017

HUGO COYA y EL RACISMO


HUGO COYA  y  EL RACISMO


He tomado del amplio artículo del señor Hugo Coya los párrafos que, a mi juicio son muy interesantes por contener argumentos contrarios a  lo que defiende.

Imagino que el señor Hugo Coya está ya pensando en postularse al congreso o a otro puesto de importancia inclusive mayor.

Ruego lean detenidamente estos párrafos o el artículo completo haciendo click en el enlace.

“En ese momento, se transforman en anatema. Nos horrorizamos, pontificamos, censuramos y, al cabo de un tiempo, los dejamos pasar hasta que surja otro hecho que repita el mismo guion, aunque con diferentes actores y distinto escenario”.

Una versión discriminadora pues el antecedente no es reflejo del consecuente. Un tema menor dentro del artículo.

“Cuando alguien me apunta con el dedo, me escudo, con total desparpajo, en que han entendido, leído o escuchado de manera distinta a mis verdaderas intenciones. Que, en realidad, se trataba de una vieja muestra de afecto, que siempre nos hemos tratado de esta manera, que todos tenemos de “inga y de mandinga”, por lo que nunca segregaría a nadie y, si el incidente pasa a mayores, apareceré ante las cámaras compungido para lamentar el suceso, amenguando mi condena moral o judicial.”

“De esta manera, conseguimos que se sientan avergonzados de su propia cultura o lugar de origen, sumado a los medios de comunicación que normalizan la burla al distinto o la publicidad que reverbera la belleza como un valor ajeno a quienes no poseen determinadas características físicas.”
“Olvidamos que nuestra grandeza radica en los diversos tonos de piel que nos caracterizan; en los diversos acentos y lenguas que empleamos; en los diversos lugares de este vasto territorio donde hemos nacido; en los diversos modos en que amamos, en que salimos adelante y enfrentamos la vida, en medio de tantas adversidades.”

“----------Solo así habremos dado un paso decisivo para acabar estas terribles taras que no nos dejan avanzar como país.”

¿Por qué la preocupación legítima contra el racismo, en mi concepto, contiene precisamente argumentos contrarios al sentimiento que el señor Coya defiende?, veamos:

PRIMER y ÚNICO ARGUMENTO: Definamos discriminación: Fuente Wikipedia.

Luego de su definición agregaré la idea que tengo sobre el tema:

Discriminación: La discriminación es toda aquella acción u omisión realizada por personas, grupos o instituciones, que produce y reproduce desigualdades en el acceso a recursos y oportunidades (como la salud, la alimentación, la educación o el empleo) en favor o en contra de un grupo social y sus miembros, con base en la pertenencia a una determinada categoría social en lugar de las cualidades o méritos individuales. Para la psicología social la discriminación es entendida como la dimensión conductual de un prejuicio; es decir, el trato diferencial del que es objeto un individuo, como manifestación de actitudes despectivas e injustificadas hacia los grupos y estereotipos que a éste se le puedan atribuir.

En filosofía moral se ha definido la discriminación como un trato o consideración ''desventajosa. Esta definición es comparativa. Una persona no tiene que ser dañada para ser discriminada. Simplemente tiene que ser tratada peor que otros por razones arbitrarias.

Los afectados en la mayoría de los casos son los individuos pertenecientes a las denominadas minorías. Estas minorías son pequeños grupos dentro de una sociedad. Hay casos en que estos grupos no son pequeños pero aún así son rechazados.4
Formas de discriminación Una de las principales fuentes de la desigualdad es la discriminación. Según Cesar Rodríguez, en su texto titulado Derecho a la igualdad, «los ingresos, la clase social y la raza, factores tales como el género, el origen étnico, la nacionalidad, la afiliación religiosa o la ideología política» dan lugar a las formas de discriminación.

Existieron ciertos grupos minoritarios que no están efectivamente incorporados en la sociedad. Estos grupos están discriminando y se encuentran en una posición de «subordinación perpetua» (expresión tomada de Derecho y grupos desaventajados de Gargarella), lo cual se ve reflejado en la economía (clases menos favorecidas), en la política (estos grupos no tienen representación política) y en la vida social. Este tipo de discriminación es la más evidente, pues es la que se ve en el día a día; por ejemplo, la violencia física racial entre pandillas que se da en los Estados Unidos o en Europa.

El derecho (sistema judicial) ha sido utilizado como elemento de control por parte de los grupos predominantes, con objeto de mantener el statu quo. La discriminación ha sido una de las principales fuentes de desigualdad, debido a que, como ciertos grupos están marginados de las decisiones, se les priva de ciertos derechos fundamentales, tales como la salud, la seguridad social y la educación, entre otros muchos.

Según Islas (2005) el lenguaje juega un papel muy importante en la discriminación, ya que este no sólo son las palabras sino también las emociones, afectos, preferencias, decisiones, etc. A través del lenguaje aprendemos a discriminar ya que «aprendemos a nombrar a las cosas y a las personas a partir de nuestro entorno; al mismo tiempo, integramos prejuicios, matices despectivos, atribuciones arbitrarias».

En las diferentes lenguas abundan términos que son utilizados con connotaciones racistas, clasistas o nacionalistas. También se utilizan las palabras para crear y mantener estereotipos. Existen muchas frases que expresan discriminación a las que estamos tan acostumbrados que no nos damos cuenta. Por todo esto, podemos decir que el lenguaje es una forma de discriminación y que hace que estas actitudes se vayan permeando por la sociedad que utiliza el lenguaje.

MI OPINIÓN

El señor Hugo Coya tiene la posibilidad de escribir sin que exista la menor posibilidad de quienes leemos los medios de contradecirlo u opinar en tal o cual sentido y por favor no confundir el pensamiento sobre un tema que ocupa una buena parte de la página con los espacios de  comentarios otorgados a los lectores en muy contados casos o cuando al poder le interesa sondear con el pueblo el tema.

Esta práctica está difundida en todos los medios o engarzada con la obligatoriedad de pertenecer a una red social, a mi NO me da la gana de pertenecer a ninguna red social y se me DISCRIMINA por ese hecho como a todo que no tenga una cuenta activa en ellas.

Los medios DISCRIMINAN y el señor Hugo Coya debiera saberlo, poco importa si tiene o no razón, lo importante es que por SER DISCRIMINADO no puedo opinar en el mismo medio y debo reducirme al pequeño mundo del blog que no le hace ni cosquillas a tanto “hombre bien intencionado” defendiendo derechos que el mismo no practica mucho menos al poder.

Por otro lado, es un insulto a la inteligencia decir que los serranos e indígenas son discriminados por el color de su piel sin reconocer que ellos también discriminan, el ejemplo de lo sucedido en  el Bus del corredor de la Av. Arequipa en este blog bajo el título:  “Diario La República” un País que da vergüenza” es prueba de lo que afirmo.

Defender subliminalmente a los estafadores, falsificadores y asesinos en potencia, más conocidos como “emprendedores” es de tal desfachatez que dice mucho del interior del señor Coya.


En el Perú los hipócritas con intereses están diseminados en los medios, no los mencionaré pues el señor Hugo Coya es un digno representante de esa élite que con tanto empeño ataca.

No hay comentarios: