Los baños Termales en Roma

Roma, Historia y Cuna del Derecho

viernes, 14 de julio de 2017

Ignazio de Ferrari - Los Derechos de la Mujer

Ignazio de Ferrari - Los Derechos de la Mujer


Estaba leyendo la columna de Ignazio de Ferrari sobre la igualdad entre varones y mujeres que equivocadamente denomina “igualdad de género” dice este señor que el Estado debe hacer algo para que por el mismo trabajo mujeres y hombres ganen igual, digamos  dos ingenieros civiles empleados en una empresa constructora, digamos Juan y Pedro, Juan gana más que Pedro ¡¡¿Por qué, si son iguales y realizan el mismo trabajo?!!, ahhhh, en el por qué esta la explicación y estos pueden ser muchos, por ejemplo Juan es más puntual está siempre sugiriendo cambios  o innovaciones mientras que Pedro se limita a cumplir con su trabajo.

¿Por qué entonces una mujer con las condiciones de Pedro debe ganar igual que Juan argumentando su sexo?.

Obviamente el asunto es mucho más complejo y merecería un análisis diferenciado.

También es preocupación de Ignacio de Ferrari ¿Por qué los empresarios no contratan mujeres embarazadas o con hijos?, es una pregunta que deben responder los empresarios cuyo interés es ganar más con la menor inversión y por qué el sexo es una diferencia natural INEVITABLE e INVENCIBLE, todo lo demás es pura cháchara.

Me topé mientras leía con el enlace que líneas arriba compartido, ha sido muy instructivo para mí y seguramente para todos ustedes estimados amigos y lectores.

He rescatado la opinión de varias mujeres, en realidad las entrevistadas eran mujeres dado el día de la entrevista EL DÍA DE LA MUJER, reproduzco las que he considerado las más razonables e inteligentes  y descartado especialmente las opiniones lloronas carentes de otro fundamento que la queja misma.

Juguen ustedes:


Patricia del Rio, periodista

Ser una mujer independiente es un privilegio. Una mezcla de trabajo, esfuerzo y suerte se combinaron para que pudiera construir una vida con la que me siento bastante libre y realizada. Esa posición, que no es la de millones de mujeres de mi país, me hace consciente de que tengo que trabajar para que cada día más madres, más hijas, más tías tengan derecho a elegir el tipo de vida que deseen tener, la cantidad de hijos que quieren parir, el  trabajo que desean desempeñar. Lo bueno de ser mujer en el Perú es que tenemos enormes espacios por conquistar y mucho trecho por avanzar.

Alessandra Denegri, modelo

Ser mujer en el Perú es vivir con miedo y, lo que es peor, acostumbrarse a él. Miedo a que te insulten, a que te toquen, a que te peguen, a que te maten. Nos hacen sentir culpables mientras abusan de nosotras. Ser mujer en el Perú significa que el Estado, la Iglesia y el “Hombre" tienen más poder sobre tu cuerpo que tú. Ser mujer en el Perú significa tener que esforzarte más por un trabajo para terminar ganando menos que un hombre. Me duele ser mujer en este país.

Me duele, pero también amo ser mujer. Amo mi cuerpo cíclico. Amo ser dueña de mis pensamientos y de mis palabras. Amo haber visto nacer movimientos como "Ni una menos" y que mis sobrinas vivan este momento. Amo haber nacido en un país lleno de mujeres poderosas que me inspiran y me dan fuerza. Ser mujer en el Perú no es fácil, pero tengo esperanza.

Mónica Sánchez, actriz

Lo bueno de vivir en un país como el Perú para las mujeres es que con tantas condiciones en muchos casos de hostilidad, discriminación, machismo y de obstáculo, nos vuelve mujeres más fuertes, más resilientes, más creativas, más empeñosas en la conquista de nuestros sueños y objetivos tanto a nivel privado como público. Nos vuelve más empáticas y solidarias, en general, porque es un país complejo, donde no solo las mujeres vivimos en desventajas de muchas índoles.

Lo malo y el riesgo de un país como el Perú es que termine agotando las fuerzas, que una mujer termine diluyéndose y peor aun convirtiéndose en todo aquello que se supone quisiéramos no ocurra: ser una versión femenina de machismo, de la violencia, ser alguien que puede perpetuar patrones de conducta en sus hijos con un tipo de crianza. Creo que lo malo es darnos por vencidas o ni siquiera darnos cuenta que estamos encarnando todo aquello que quisiéramos cambiar.

Maricruz Arribas, artista plástica

Lo peor para mí es ver el machismo oculto en las propias mujeres, no importa su clase social ni su nivel cultural, ¡eso me enferma! Nosotras las mujeres somos las que transmitimos el machismo en nuestro medio, es loco y patético.

Natalia Majluf, directora del MALI


¿Qué es lo mejor y lo peor de ser hombre en el Perú? ¿Alguien ha hecho antes esa pregunta?

No hay comentarios: